16 de abril de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Las fallas del transporte a La Enea

3 de diciembre de 2010
3 de diciembre de 2010

Hasta aquí, todo muy bien. El beneficio para los estudiantes que desde distintos sectores de la ciudad deben llegar hasta este lugar es grande toda vez que les impide el desplazamiento a pie desde el puente de acceso al barrio La Enea, construido sobre la vía panamericana, facilitándoles la llegada hasta el propio lugar donde estudian.

Lo que uno no entiende es por qué la Secretaría de Transito y Transportes no permite que esas busetas que llegan hasta el campus la Nubia continúen su ruta por la carrera 36 y tengan que devolverse para tomar la Avenida Cumanday. Los pobladores de ese sector del Barrio La Enea se beneficiarían en su facilidad de llegar hasta sus residencias si a la empresa se le ordena que continúe su ruta por la carrera 36 hasta la esquina de la iglesia. La ruta por esta vía mejoraría el servicio de transporte urbano para muchas familias que habitan en la parte baja del barrio, exactamente cerca a la pista del aeropuerto. Estas personas deben descender de las busetas en la Avenida Cumanday y caminar muchas cuadras para llegar hasta sus casas.
 
Vecinos de este sector nos han pedido que expongamos públicamente este problema. Desde el sector del Campus La Nubia, en la entrada al aeropuerto, hasta la Iglesia, por la carrera 36, pueden transitar sin ningún problema las busetas. Se les evitaría, así, a los usuarios del servicio, ascender por unas escalas que en las horas de la anoche significan peligro porque se prestan para que las personas sean atracadas. Desde el ingreso al barrio La Enea, después del puente, hasta el sitio donde se encuentra el Cai, no hay ningún paradero. Así las cosas, los habitantes del sector que aquí hemos mencionado sólo tienen dos opciones para descender de  los vehículos. Pero para llegar hasta sus residencias deben caminar hasta cinco o seis cuadras.

¿Por qué la Secretaría de Tránsito no autoriza que las busetas que llegan hasta el campus la Nubia continúen su ruta por la carrera 36 hasta la iglesia y allí tomen de nuevo la Avenida Cumanday? Dejamos en manos del señor Secretario de Tránsito y Transporte, Diego Franco Molina, esta inquietud. Se lo agradecería una comunidad que se ha visto perjudicada por la cantidad de cuadras que deben recorren para llegar hasta sus casas. Sobre todo porque al ascender, en las horas de la noche, por unas escaleras solitarias, están expuestas a poner en riesgo su integridad física si son víctimas de un atraco. Si está permitido a las busetas que desde el paradero en La Enea llegan hasta el Campus La Nubia transitar por esta vía, ¿Por qué no se les permite hacerlo en el sentido contrario?

La Administración Municipal está en la obligación de hacerle fácil a los usuarios del transporte urbano la llegada hasta su residencia. No sabemos por qué razón, en el caso aquí mencionado, no se ha tomado la decisión de autorizar el desplazamiento de las busetas por la ruta indicada. Sobre todo cuando tenemos conocimiento de que en varias oportunidades los pobladores del sector han dirigido a la Secretaría de Tránsito y Transporte memoriales solicitando que la ruta sea autorizada. Se lo agradecería una comunidadque, una vez se baja de las busetas, está obligada a caminar hasta seis cuadras para llegar a sus casas.