21 de abril de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Emergencia invernal Vs elecciones enero 2011

11 de diciembre de 2010
11 de diciembre de 2010

El presidente Santos dividió en tres fases la atención a los sinnúmeros de damnificados que ha generado esta ola invernal. La primera es la atención humanitaria de 330 mil familias, la segunda es la rehabilitación de vías, escuelas, redes eléctricas y obras de infraestructura y la tercera, que es la más compleja, es la reconstrucción de lo que quedó destruido o inservible.

El Gobierno según el artículo 215 de la Constitución Nacional, puede dictar decretos con fuerza de ley, amparados en esta figura. Puede inclusive decretar impuestos de manera transitoria, modificar los existentes o crear nuevos tributos. Existe una proposición presentada por la senadora Martínez, en donde se le sugiere al Gobierno que se grave al sector minero energético, ya sea en su producción o en su exportación. Esta es una idea viable puesto que los precios del petróleo y el carbón  han subido considerablemente en los mercados internacionales. Este próspero sector indudablemente resiste un impuesto para contribuir a esta grave calamidad pública.

No se tiene un cálculo exacto sobre cuanto produciría, pero el Gobierno y el Ministerio de Hacienda tendrán que estudiar este aspecto y otros para poder arbitrar los recursos necesarios para solucionar este problema .

Las elecciones del 23 de enero

El artículo 215 de la Constitución es muy claro cuando dice que deben referirse a materias con una relación directa y especifica con el Estado de Emergencia. Se sabe que se han producido propuestas en estos días en el Valle del Cauca, para suspender las elecciones del próximo 23 de enero, según las cuales se debe elegir Gobernador. Desde el punto de vista del artículo 215, no es fácil jurídicamente decir que existe una congruencia entre los decretos que se pueden proferir o las materias sobre las cuales versa el Estado de Emergencia.

Se dirá que al cambiar de destino 18 mil millones (costo de las elecciones), para remediar el estado calamitoso de muchos coterráneos, va a resolver el problema; esta cifra es mínima comparada con el gran volumen financiero que exige atender esta calamidad; pero también se dice que la gallina se llena el buche de maíz  en maíz o de grano en grano, lo que es cierto.

Consideramos que se debe estudiar jurídicamente por parte del Gobierno Nacional, quien fue el que metió al Valle del Cauca en un laberinto electoral que muchos consideran inoficioso y costoso puesto que se hubiese podido conseguir un gobernante transitorio de consenso para darle al departamento un mandatario hasta el final del periodo. Pero ya es tarde, el tiempo se agotó, ya no hay tiempo de llorar; estamos ante la inminencia de celebrar una elección atípica, por voluntad del Gobierno Central.

La suspensión de estas elecciones pedida por el alcalde de Cali, coreada por muchos como el Gobernador actual y el candidato y ex diputado Jorge Homero Giraldo, sin duda alguna es  una salida decorosa para ellos, porque en verdad, si el Gobierno Nacional haciendo uso de esta Emergencia Social, económica y ecológica y resolviendo el problema jurídico existente suspende las elecciones, es la manera de evitar una inminente “paliza” electoral y una catástrofe política electoral mayor que la catástrofe invernal, para todos los seguidores del ex diputado Jorge Homero Giraldo.

El Gobierno Nacional es el que tiene en sus manos la solución.  Si es que se quiere suspender las elecciones, sin duda alguna se trata de desviar unos recursos que pueden servir en algo para paliar esta enorme catástrofe que al Valle del Cauca le afecta. Por ejemplo el dique que contiene las aguas del rio Cauca Distrito Asorut en el Norte del Valle, que ya cedió y colapsó inundando veredas, corregimientos y muchas hectáreas de tierra cultivada.

Hace unos meses alertamos sobre este problema delante del aquel entonces Ministro de Transporte, Andrés Uriel Gallego, y no se hizo nada, por lo tanto vamos a pedir la investigación correspondiente porque se advirtió y quedo en oídos sordos.