13 de abril de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

La armonía llega a países andinos

28 de noviembre de 2010
28 de noviembre de 2010

En la IV cumbre de la Unión de Naciones Sudamericanas (Unasur), realizada anteayer en Guyana, marcó el restablecimiento total de la relaciones diplomáticas entre Ecuador y Colombia, y también los lazos binacionales entre Colombia y Venezuela.

Los desencuentros de las tres naciones se iniciaron en marzo del 2008, luego de un ataque de las fuerzas militares y policiales de Colombia a un campamento clandestino de las FARC ubicado en Ecuador. Eso desencadenó una ráfaga de acusaciones entre los mandatarios de los países.

En ese duro escenario, la llegada de Santos a la presidencia de Colombia cambió las cosas. Él ejecutó una política de buena vecindad en la región. Esto es considerado un logro de la política exterior de su administración.

“En las crisis con Venezuela y Ecuador, afortunadamente, el presidente Santos ha asumido una actitud distinta a la de su antecesor Álvaro Uribe. Gracias a eso, los tres países han entrado en una etapa diferente de cordialísimas relaciones”, dijo a el analista José Gregorio Hernández.

“Independientemente de las diferencias ideológicas de los presidentes Correa, Santos y Chávez, y también Uribe, la diplomacia debe primar porque los pueblos son los que sufren las consecuencias de las desaveniencias de los gobernantes", complementó.

Hernández cree que ahora Ecuador y Colombia tienen una agenda pendiente de acciones. “No se puede ignorar que en la frontera común hay actividades de los grupos colombianos armados y ambos países deben juntar esfuerzos para acabar con la violencia que causan daño”.

Para Guillermo Fernández de Soto, la recomposición de las relaciones de Colombia con sus dos vecinos es el reflejo de la “política de buena vecindad” y del giro en la política externa que ha impuesto el Ejecutivo de Santos.

El ex Canciller colombiano y también analista, enfatizó en que el desafío de Ecuador y Colombia, que “han sido socios políticos en múltiples escenarios”, ahora se centra en aparcar en el pasado “las visiones encontradas” en torno a temas como el de la seguridad fronteriza.

“Efectivamente, hay un nuevo estilo en la Presidencia colombiana”, expresó Marta Ramírez, ex ministra de Defensa durante el primer gobierno de Uribe.

No obstante, piensa “que hay que pasar de los abrazos a los hechos” y que el encuentro amistoso de los gobernantes en Guyana, en realidad, debe marcar el punto de partida de una relación bilateral que incluya una agenda concreta de trabajo en temas sensibles entre Ecuador y Colombia.

Ella cree que dos son los temas prioritarios. Uno, la inseguridad en la zona limítrofe y el segundo será generar espacios y condiciones para que los miles desplazados colombianos que se hallan en Ecuador puedan volver a su país.

“Obviamente, ambos gobiernos deben crear más oportunidades de desarrollo en la frontera, porque es muy lamentable ver la pobreza en las poblaciones de esa zona, tanto del lado colombiano como del ecuatoriano”.