22 de noviembre de 2019
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina
Aguas de Manizales. Banner octubre de 2019.

Colombia no halla la vía

25 de noviembre de 2010
25 de noviembre de 2010

bolilloPara qué engañarnos: en estos momentos, el fútbol mayor de Colombia sigue alejado del nivel que debería tener para jugar la Copa América del 2011  e iniciar las eliminatorias hacia el Mundial del 2014.

Al cabo de ocho encuentros informales (el técnico Hernán Darío Gómez dijo que no habría juegos amistosos, y de ahí el eufemismo), el saldo rojo resulta inocultable, no hay manera de maquillarlo. Con 2 victorias, 4 empates y 2 derrotas, 7 goles a favor y 6 en contra, se llega a 10 de los 24 puntos posibles, para un magro promedio del 41.66% en materia de rendimiento general.

No son sólo las cifras, a que a veces pueden distorsionar la realidad. En el fondo de la cuestión se encuentra un desempeño flojo, que algunas veces alcanzó a tener picos prometedores (ante Venezuela y México), aunque sin llegar lejos. Gómez, quien comenzó labores en el mes de mayo, ha hecho varios ensayos, y para ello dispuso de 45 jugadores, 42 de los cuales fueron a la cancha.

Al principio, con el apoyo de los jugadores experimentados, dio la sensación de que tenía resuelto el problema defensivo, algo tradicional en el equipo tricolor, aferrado a la tendencia de conservar el cero en su arco. Hoy habría que pensarlo dos veces antes de dar un fallo rotundo.  ¿Hay relevos confiables para los centrales Iván Ramiro Córdoba, Mario Alberto Yepes y Luís Amaranto Perea, casi todos sobre el borde de los 34 años?  Habría que mirar más allá de Jhonier González y Carlos Valdés. Quizás Aquivaldo Mosquera pueda dar una mano. Digamos, en vía de debate, que de todas maneras siempre habrá manera de resolver los problemas defensivos. En esa zona, Colombia se ve favorecida por una tradición decorosa. Ahí, de nuevo, aparecen las estadísticas.

Las dificultades comienzan en firme cuando llegamos a los terrenos del medio campo y el ataque. Antes del partido contra Perú en El Campín, una crítica recurrente aludía a la falta de creación. Se pedían jugadores con talento y capacidad  organizadora, indicados para imponer orden y dejar el balón en posición de anotar. Gómez atendió las insinuaciones e hizo la convocatoria de Giovanni Hernández, un centrocampista de tales características. No hubo cambio estructural y de nuevo fue notoria la orfandad ofensiva.

De poco sirvió el apoyo del otro Giovanni, Moreno, porque su tendencia individualista lo sitúa lejos de una función necesariamente colectiva.

Algunos críticos dijeron que Colombia no tiene memoria táctica, que se adquiere con el ensayo y el trabajo continuos, y en consecuencia habrá que persistir contra viento y marea para romper la talanquera antes de que se vengan la Copa América y las eliminatorias. Otros fueron unánimes al señalar que el panorama es gris.

En fin, por ahora, Gómez se halla en deuda en sus pretensiones de armar un equipo compacto y altamente competitivo, eficaz y contundente.  Se estima que tiene por lo menos hasta el mes de mayo próximo para realizar los últimos ajustes y alcanzar la meta propuesta.  Se verá abocado a probar nuevos valores, hacer descartes y a tomar decisiones radicales en la búsqueda del grupo ideal.

Una tarea colosal e indispensable  lo debe llevar a la solución del atascamiento entre la función de los centrocampistas y la eficacia del ataque. Colombia reúne hoy a varios delanteros de categoría comprobada, goleadores en el exterior, y nada justifica que se les moje la pólvora cuando vistan el uniforme tricolor.  La misión del técnico será ponerlos en carrera.

La Copa no es paseo

futbol femeninoCuando se leen o escuchan declaraciones de Hernán Darío Gómez sobre la Copa América 2011, y advierte que no piensen en echarlo si le va mal en ese torneo, porque deberán esperar las eliminatorias, queda un tufillo desagradable, la sensación de que abre el clásico paraguas de la excusa anticipada sobre la base de que el certamen continental es para el ensayo y no para la competencia seria.

En primer lugar debe quedar establecido que la Copa es un certamen obligante, al que no se debe ir de paseo. En todos los continentes, la cita de selecciones constituye un reto de honor y se encara con el mayor empeño y determinación. Ganar ese trofeo, en África, Asia, Oceanía o Europa, encierra un enorme significado. Ningún país que se respete sale a expresar que asiste a la Copa para buscar el camino hacia el mundial.

Con esa precisión, resulta inaceptable que se venga otra vez con el cuento del trampolín. Colombia no puede eludir el bulto y el deber de ir a la Copa América con la firme intención de realizar una campaña digna.  Desde luego, no existe manera de garantizar victorias, pero al mismo tiempo es indeclinable el compromiso de batallar por ellas. Ese precepto tampoco varía. Si Gómez quiere ir a la Copa con la idea de encontrar el equipo para las eliminatorias, está en su derecho. Lo que no debe admitirse es que, de antemano, se le abra espacio a un desempeño mediocre sobre el supuesto de que lo importante es la actuación mundialista.

Lo uno no excluye lo otro. Por eso, insistimos, Colombia tendría que afrontar el torneo continental con entereza y responsabilidad. El objetivo no puede ser otro que la victoria, y de ahí a la conquista del título. Es preciso que se dejen atrás los subterfugios baratos y faltos de imaginación de anticipar golpes sin efectos.

La Copa América se llevará a cabo en Argentina entre el 1 y el 24 de julio, mientras que las eliminatorias apenas arrancarán a mediados de octubre. Eso quiere decir que ni siquiera por fechas se anteponen.

¿El reto mayor es la eliminatoria? ¡Claro! ¿Quién podría negarlo? Sin embargo, no por ello conviene entrar en el juego de un que un fracaso en la Copa sería cosa de poco impacto. A otro perro con ese hueso.

Nuevo taconazo

Se repiten las destacadas ejecutorias del fútbol femenino. Ahora en la categoría de mayores (aunque con base en varias de las jugadoras que vienen de triunfar en las divisiones juveniles), Colombia acaba de conquistar (no encontramos una palabra más apropiada) la clasificación simultánea para el campeonato mundial en Alemania 2011 y los Juegos Olímpicos de Londres 2012.  Queda por definirse la asignatura para los Juegos Panamericanos del año próximo en Guadalajara, México. A Colombia y Brasil se unirían Argentina y Chile.

El auge del encanto comenzó con el título suramericano para menores de 17 años, que se llevó a cabo hace dos años en Chile. Enseguida vino el mundial en Nueva Zelanda, primero para esta rama, y Colombia fue eliminada en la ronda inicial tras empatar ante Dinamarca (1-1) y Canadá (1-1) y perder con las dueñas de casa (3-1). El técnico era Pedro Ignacio Rodríguez. Para el torneo universal del 2010 no hubo éxito. El equipo nacional Sub 17, orientado entonces por Juan Carlos Sarria, no pudo repetir clasificación en el suramericano de Sao Paulo, donde le ganó a Uruguay (3-1) y Argentina (3-1) pero perdió frente a Venezuela (0-1) y Chile (0-2).

La cadena de triunfos regresó con el segundo puesto en el suramericano Sub20 de Bucaramanga y un clamoroso cuarto lugar en Alemania 2010,  bajo la dirección técnica del bogotano Ricardo Rozo, quien se anota otro notable acierto tras la clasificación múltiple en Ecuador.

Un proceso en alza

En modo alguno se trata de victorias producto del azar. El proceso en firme arrancó hace ocho años, pero el fútbol femenino ya pasó de los seis lustros en su historia.

Diez de las jugadoras que estuvieron en canchas ecuatorianas, vienen de las categorías menores. La centrocampista Hazledy Yorelli Rincón Torres, considerada la figura clave del conjunto, fue campeona en Chile, segunda en Bucaramanga y cuarta en el mundial de Alemania. Lo mismo cabe señalar de la delantera Ingrid Vidal Isaza. Van para su tercera cita universal. Una carrera vertiginosa.

La experiencia competitiva también corre por cuenta de la portera Paula Forero Cabrera, las defensas Daniela Montoya Quiroz y Yulieth Paola Domínguez, las centrocampistas Melissa Cepeda Rodríguez y Carolina Arias Vidal, y la delantera Katerin Castro Muñoz.  En Alemania completarán dos mundiales.

Rozo, un profesional dedicado a su oficio, amplio conocedor del medio, también puede reclamar honores. El año entrante, si no se comete una injusticia monumental, asistirá a su segundo clásico FIFA desde el banco colombiano.

El sorteo para el campeonato del 2011 se cumplirá el 29 de noviembre en curso en Fráncfort. Se integrarán los cuatro grupos para los 16 países que buscarán la corona. Los partidos tendrán lugar entre el 1 y el 24 de julio.

Como suele ocurrir por razones obvias, a Europa le corresponde la mayor representación con cuatro clasificados y el país sede, además de un posible sexto rival por la vía de la repesca, mientras sorprende que Asia logre tres cupos.

La lista de honor, que está pendiente del resultado de la serie de repesca entre Italia y Estados Unidos, comprende la siguiente distribución continental:

América del Sur: Brasil y Colombia. América del Norte, Centro y el Caribe: México y Canadá. Estados Unidos podría incrementar la cuota. Asia: Australia, Japón y Corea del Norte. África: Nigeria y Guinea Ecuatorial. Europa: Francia, Noruega, Suecia, Inglaterra y Alemania (sede). Candidato adicional: Italia. Oceanía: Nueva Zelanda.

Por sus antecedentes, los favoritos serían Alemania, Brasil, Estados Unidos (si confirma el cupo), Noruega, Suecia y Nigeria.       

Será el sexto mundial  de mayores. Estados Unidos y Alemania suman dos títulos cada uno. El otro galardón  lo ganó Noruega. Brasil, que tiene a Marta,  aclamada como la mejor jugadora del mundo,  ya se asoma con fuerza entre las potencias. Fue tercero en 1999 y segundo en el 2007. Es pentacampeón suramericano. Para Colombia será el estreno.

En el resumen del taconeo y el fútbol seductor, sobresale el hecho excepcional de haber logrado clasificaciones para tres mundiales en menos de tres años. Un punto de oro que debe servir para que en el lado del sexo opuesto se pongan las pilas. Las damas señalan el camino.

Tiros cortos

*Real Madrid y Barcelona van camino de escribir un nuevo capítulo en la historia del fútbol español. Si mantienen el impresionante ritmo actual, será difícil, por no hablar de una misión imposible, que los demás equipos se les acerquen. La forma como dominan a sus rivales es implacable y demoledora, casi humillante. Entre el portugués Cristiano Ronaldo y el argentino Leonel Messi  se ofrece una especie de duelo explosivo con nefastos resultados para los marcos rivales. El primer clásico de la temporada 2010-11 se jugará el lunes 29 de noviembre en el Nou Camp, el imponente fortín catalán, y desde hace rato están las apuestas sobre la mesa. Será el asalto inicial en la lucha por el título para los técnicos Pep Guardiola (Barcelona) y José Mourinho (Real Madrid).

*El polémico José Mourinho, entre otras cosas, acaba de demostrar en Ámsterdam, donde el Real Madrid se impuso sobre Ajax por 4-0, que además de una poseer una reconocida capacidad histriónica, parece que no se anda por las ramas a la hora de soslayar su actitud ante la ética deportiva y los alcances de las normas del fútbol.  A pesar de negarlo y de afirmar en la rueda de prensa y sin rubor alguno que “no he gustado lo de las tarjetas”, hay evidencias físicas que  lo muestran en acción mientras todo indica que ordenaba la trama para que los jugadores Xavi Alonso y Sergio Ramos provocaran una segunda amonestación y se fueran a las duchas. De esa manera, ambos podrán llegar sin cargas disciplinarias a los octavos de final de la Copa de Campeones, tras quemar la sanción automática contra el Auxerre de Francia, en un partido que ni quita ni pone porque los merengues ya están clasificados. Ahí está el motivo. Como mensajero de la tramoya es señalado el portero suplente Jerzy Dudek, quien a su vez habló con el titular Iker Casillas. Así se habrían movido todos los hilos para redondear la artimaña. La dudosa conducta de Mourinho produjo diversas reacciones, pero sorprende que en la mayoría de los casos la encuentren justificada, sobre la base torticera de que todo se vale mientras no desborde el reglamento. Golpe al espíritu del juego limpio.

*Una explosión de pésimo gusto, mala educación y humor insultante se produjo en las entrañas del equipo Santa Fe. En un arranque de ingenio de quinta, a los jugadores se les ocurrió la idea elaborar una pancarta ofensiva para dizque motivar a sus seguidores. Al utilizar como pretexto de fondo el infortunado y grosero dicho al que ya había acudido el técnico Diego Edison Umaña, en un momento delirante, con la madre a bordo, no sólo le hacen apología a la ordinariez sino que se apartan por completo de lo que debe ser el deporte como instrumento de desarrollo social y cultural. No hay que posar de pacato para entender que, con ese tipo de invitaciones, a cualquiera se le quitan las dan ganas de ir al estadio. Nada tiene de gracioso el episodio, y esperamos que apenas sea producto de una desquiciada temporal. En vez de actuar como publicistas baratos, los jugadores tendrían que enfocar sus energías hacia el ansiado título que Santa Fe no goza desde hace 35 años.  Esa sí sería una buena propaganda para convocar a la afición.     

*El tumaqueño Leider Preciado mostró su voluminoso abdomen después de convertir el gol del triunfo del Atlético Quindío sobre Nacional, en el comienzo de las semifinales del torneo de cierre en el fútbol colombiano. Fue una manera poco sutil (y nada estética) de expresar su inconformidad (o burla)  ante quienes lo critican por el exceso de libras, bastante notorio por cierto. “Quiero que me digan flaco”, declaró a los medios en tono irónico. Preciado, por encima de sus kilos de más, es uno de los hombres vitales para el trabajo del técnico Fernando Pecoso Castro, quien tomó las riendas del cuadro cafetero cuando  se enfilaba hacia el descenso y en corto tiempo logró salvar la cosecha, amparado en el desempeño de algunos veteranos. Quindío da señales alentadoras, se mete en la cueva de los favoritos y devuelve la ilusión a sus seguidores.

*El episodio que puso fin a la gestión del argentino Ricardo Bielsa en el fútbol chileno tiene sus bemoles. Nadie discute los méritos del temperamental entrenador y su aporte a la nueva cara de la “roja”, pero otra cosa es que se sintiera emperador y pretendiera imponerle candidatos a la Federación del país austral. La elección de Jorge Segovia como nuevo presidente, en remplazo de Harold Mayne-Nicholls, el mismo que llevó a Bielsa, provocó la inmediata salida del estratega tras admitir que no se entendía para nada con Segovia. La decisión de irse es incuestionable. Lo que les molesta a los chilenos es la actitud de que “aquí se hace lo yo quiera o me voy”. Al fin y al cabo, ya están hartos de las dictaduras. Segovia, a pesar de su triunfo electoral, todavía no ha podido cantar victoria porque sus rivales “políticos” quieren desplazarlo. Ciertos vínculos contractuales con la Asociaciòn Nacional de Futbol Profesional (ANFP) sirven de pretexto ideal para empedrarle el camino.

*Al samario Radamel Falcao García ya no le dicen El Tigre en Portugal. El apodo que le puso la prensa argentina parece diluirse en los medios lusitanos, que en cambio lo llaman El Feroz. Se podría concluir que encierra apenas una  cuestión de matices, porque la ferocidad es propia del felino. Tal vez se pretenda situarlo en una dimensión distinta por su habilidad y potencia dentro del área. Falcao, en todo caso, no ha perdido su elegancia para jugar. A la fuerza que le ven en las canchas portuguesas, le agrega una elevada dosis de talento, sagacidad y eficacia. Ya se acerca a los 50 goles con el Porto y la prensa deportiva de Europa  lo ubica en la carpeta del Milán de Italia. El monto de la operación estaría por encima de los 26 millones de dólares. De lejos, una cifra superior a la que pagaron los dragones al River Plate de Argentina. Excelente negocio.

*¿Por qué las mujeres no han podido alcanzar el mismo nivel salarial de los hombres?,  se preguntan en una consulta de opinión de la W Radio, tras ampararse en un estudio sobre el tema de la revista Time. La respuesta clásica de los oyentes colombianos indica que el machismo es la causa determinante, con lo que sin duda dan en el clavo.  Esa tendencia, inclusive, se pone de manifiesto desde las propias ondas de la frecuencia modulada, cuando anteponen la belleza física sobre los méritos personales o académicos. Al hablar de una dama en un puesto de alto nivel, tal parece que lo primero que le miran es el rostro para establecer su atractivo, como si la inteligencia, la capacidad de mando, iniciativa y liderazgo, fueran condiciones de poca monta. Por estos días parece extraño que no hayan dicho que las jóvenes futbolistas que acaban de clasificar para el Mundial de Alemania y los Juegos Olímpicos, además de practicar buen juego, son hermosas y por ello se destacan. El complejo hedonista convierte una encuesta seria en un simple ejercicio de la ligereza y la banalidad. Una lástima.

*Los problemas del delantero Teófilo Gutiérrez, expuesto a una sanción internacional por su negativa de volver al fútbol turco, no son de orden etílico, como alcanzaron a deslizar en algún medio radial bogotano. Hasta donde sabemos, Teófilo, quien creció en el duro barrio de La Chinita, puede mostrarse terco e inconsecuente con sus compromisos profesionales, pero no como un incondicional de la parranda desenfrenada o de la indisciplina en general. Es necesario y justo hacer la precisión, para evitar equívocos desagradables. Su problema parece estar en otros frentes del entorno, y sería triste verlo sometido a una larga inhabilidad por no entender que los contratos son para cumplirlos. Gutiérrez es un goleador nato, y Colombia podría extrañarlo en sus compromisos de Copa América y las eliminatorias mundialistas. Esperamos que tome la mejor decisión para su presente y futuro como jugador.