6 de marzo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Menos aranceles para más competitividad

29 de octubre de 2010
29 de octubre de 2010

Se trata de una reforma al sistema arancelario colombiano, es decir, a los impuestos que se cobran por las importaciones de materias primas, bienes de capital y de consumo, para cerca de cuatro mil de las siete mil partidas que conforman dicho sistema.

Una reducción en los aranceles de materias primas y bienes de capital les permite a las empresas colombianas, en especial a las pequeñas y medinas industrias, acceder a insumos y equipos más baratos, que en su gran mayoría no son elaborados en Colombia, lo que mejora su competitividad para exportar y vender bienes y servicios en el mercado nacional a precios competitivos beneficiando así a toda la población.

A manera de ejemplo, tomemos el sector de manufacturas de yeso, cemento y cerámica, compuesto principalmente por materiales para la construcción.

Entre el 72 y 82 por ciento de las importaciones de estos capítulos corresponden a bienes que no se producen en Colombia.

Gran parte de estos productos tienen aranceles de 10 por ciento. Al ser materias primas para la industria de la construcción se definió su rebaja a cinco por ciento.

Este cambio en los aranceles se traduce, sin duda, en un beneficio para la construcción, que es uno de los sectores más intensivos en mano de obra, principalmente no calificada.

Con la reducción de los aranceles a bienes de consumo ganan todos los colombianos, que pueden acceder a más productos de calidad con precios más bajos.

Por ejemplo, en el caso de harinas, alimentos procesados, azúcar y confitería gran parte de estos productos tienen aranceles de 20 por ciento. Al ser bienes de consumo se bajarían a 15 por ciento.

Entre el 70 y 90 por ciento –con excepción de las harinas con 20 por ciento– las importaciones de los productos de este sector no registran producción en Colombia y son esenciales para la producción de bienes de consumo de los hogares colombianos.

Los beneficiados de esta rebaja son los consumidores y sectores como las panaderías que son en su gran mayoría pymes intensivas en empleo y producen bienes no transables (pan fresco).

Y como se trata de una reforma arancelaria integral, las empresas colombianas de este sector como los ingenios tienen beneficios, ya que se les reducen los aranceles de la maquinaria agrícola, herbicidas, plaguicidas y fertilizantes y la maquinaria para la industria azucarera. A los confiteros se les reduce el arancel del azúcar y maquinaria para envolver y empacar confites.

A las harineras se les baja los aranceles de las máquinas y aparatos para molienda de cereales. Se reducen los aranceles de la maquinaria y aparatos de panadería, pastelería y galletería, maquinaria para pastas alimenticias.

Esta reducción de aranceles tendrá otro impacto muy positivo para las empresas exportadoras, que son grandes generadoras de empleo.

Al estimular las importaciones de bienes, en su gran mayoría no producidos en Colombia, aumenta la demanda por dólares y contribuye a frenar la revaluación del peso, que tanto afecta el ingreso de los empresarios y amenaza la generación de empleo.

Se estima que el escenario base de la reforma arancelaria aumentaría la demanda de importaciones en aproximadamente 2.500 millones de dólares.

¿Por qué es importante la reforma arancelaria?

*Los países de la región tienen hoy aranceles más bajos que Colombia. El sesgo anti exportador de los aranceles altos lo muestra la alta correlación negativa entre el arancel promedio y la participación de las exportaciones en el PIB.

*El Foro Económico Mundial en su reporte para 2010 – 2011 muestra que Colombia, en materia arancelaria, ocupa el puesto 101 entre 139 países. Cabe anotar que en el ranking general Colombia ocupa el puesto 68. Entre los indicadores de peor calificación están los relacionados con el comercio internacional: Colombia ocupa el puesto 134 entre 139 países por la prevalencia de barreras al comercio.

*El reflejo de las barreras al comercio se observa en la posición relativa de la participación de las exportaciones e importaciones respecto el PIB, donde Colombia se ubica en los puestos 125 y 131 respectivamente de una muestra de 139 países.

*La comparación internacional del arancel nominal ponderado y clasificado según el uso económico del bien confirma que en Colombia los bienes de capital y las materias primas tienen aranceles relativamente elevados. En Colombia los aranceles nominales promedio ponderado por comercio son: 20 por ciento para bienes de consumo; 10 por ciento para materias primas; y 8 por ciento para bienes de capital, que son mayores al promedio de países con similar nivel de desarrollo: 15,4 por ciento, 6,1 por ciento y 6,3 por ciento respectivamente (Fuente: UNCTAD Trains).

*La OCDE sugirió una reducción de los aranceles para incrementar la competitividad de la economía (Posición de Colombia en el WEF 134 en barreras al comercio internacional). La estructura arancelaria actual es muy dispersa generando ineficiencias en la asignación de recursos dentro de la economía y complicando la administración y el control aduanero. La dispersión de los aranceles le resta competitividad al productor nacional, especialmente en el mercado interno.

*Los aranceles de las materias primas y de los bienes de capital son muy altos y perjudican la competitividad del aparato productivo, principalmente a las Pymes por su bajo poder de negociación frente a algunos proveedores. Una reducción general de aranceles beneficia tanto a los productores, por los menores costos de producción, como a los consumidores con un impacto importante en la lucha contra la pobreza y bienestar general. Una rebaja arancelaria contribuye a reducir la presión por la revaluación del peso.

*La reforma arancelaria no es una medida aislada, es complemento de las políticas que se vienen adoptando para mejorar la competitividad de Colombia, como son el fortalecimiento de la institucionalidad del Sistema Nacional de Competitividad y el programa de transformación productiva.

¿Por qué es importante la reforma?

*Los altos aranceles colombianos se traducen en precios más altos que los internacionales que los asumen los consumidores nacionales. Las reducciones arancelarias deben inducir bajas en los precios domésticos y, por ende, un aumento del ingreso real que se traslada al bienestar del consumidor. Esto es especialmente relevante en el sector de alimentos. Los estratos bajos gastan una proporción mayor de su ingreso en alimentos y las altas protecciones al sector agropecuario se traducen en menor acceso a los alimentos por parte de los estratos bajos.

*La reforma arancelaria que se presenta, la rebaja de cinco puntos porcentuales para los bienes de consumo, aumenta la capacidad adquisitiva de los consumidores. Beneficiará principalmente a la producción que se destina al mercado doméstico. Como es sabido los exportadores pueden eliminar el sesgo anti exportador del arancel mediante instrumentos como el Plan Vallejo. De este modo, la reforma trata de proteger el empleo que produce bienes para el mercado interno y que compite con las importaciones, que es el 80% del empleo total.

*La reforma beneficia también a las empresas exportadoras, principalmente Pymes, que no utilizan los mecanismos como el Plan Vallejo por su capacidad institucional o sus requerimientos administrativos.

*La dispersión de las tarifas arancelarias complica la administración de aduanas y ante la presencia de bienes similares con aranceles diferentes genera estímulos al contrabando técnico.

*Una reforma arancelaria contribuye a simplificar la administración de los flujos comerciales y el cobro del recaudo correspondiente.

¿Por qué mejora la competitividad de Colombia?

*La estructura arancelaria colombiana es escalonada siguiendo dos criterios. El primer criterio es que el arancel aumenta con el valor agregado. El segundo, la estructura arancelaria busca proteger la producción nacional. El resultado es que una proporción importante de las materias primas y bienes de capital tienen aranceles relativamente altos. Más del 50 por ciento de las importaciones de materias primas y bienes de capital tienen aranceles nominales alrededor de 15 por ciento.

*Sobre las materias primas y los bienes de capital recae la principal carga arancelaria, que va en contra de la competitividad del productor nacional y de la generación de empleo. Por ejemplo, en 2009 las importaciones de materias primas ascendieron a 14.243 millones de dólares con un arancel promedio nominal de 10,1 por ciento, de los cuales 8.024 millones de dólares corresponden a materias primas no producidas en el país.

*En general, las Pymes son más vulnerables a los altos costos de las materias primas y bienes de capital por su bajo volumen de compra y bajo poder de negociación, lo que aumenta los costos de producción y va en detrimento de la generación de empleo.

*Entre las recomendaciones sobre la competitividad del documento de evaluación económica presentado al Gobierno Nacional por la OCDE dice “La competencia en todos los sectores debería mejorarse i.e. reduciendo los aranceles de las importaciones…”

¿Cuál es el efecto sobre la revaluación?

*El fortalecimiento del peso ha abaratado las importaciones de bienes que compiten con la producción nacional y ha disminuido la rentabilidad de los exportadores. No obstante las medidas adoptadas por el Banco de la República y Ministerio de Hacienda se pueden tomar medidas adicionales para contrarrestar la tendencia del peso.

*Una rebaja de aranceles aumenta la demanda de importaciones y, por ende, la demanda de dólares, que le resta presión al fortalecimiento del peso. Los resultados de la balanza comercial (1.786,6 millones de dólares entre enero y agosto de 2010) muestran que las importaciones tienen un margen amplio para aumentar.

¿Se puede cuantificar el impacto de la reforma?

Partiendo de los resultados del modelo de equilibrio general del Departamento Nacional de Planeación, se estiman los siguientes beneficios de la reforma propuesta:

*Un aumento permanente en el crecimiento anual del PIB de 0,22 por ciento

*Un aumento del Consumo Privado del 0,24 por ciento.

*Un crecimiento de la Inversión del 0,24 por ciento.

*Se calcula con esta reforma una generación de 150 mil empleos lo que contribuiría a la reducción a un dígito de la tasa de desempleo.

¿Habrá medidas adicionales?

*En coordinación con la DIAN se expedirá una reforma en el Estatuto Aduanero antes de finalizar el 2010, que estará orientada a reducir la discrecionalidad de las autoridades aduaneras y facilitar los trámites de comercio exterior.

*Se trabajará en un paquete de medidas y acciones de lucha contra el contrabando focalizado en los sectores más sensibles como alimentos textiles, confecciones, calzado y marroquinería.

*El Ministerio de Comercio, Industria y Turismo trabajará en promover el uso efectivo de los instrumentos de defensa comercial (antidumping o salvaguardias) ante prácticas desleales del comercio internacional. Se trabajará de la mano de los empresarios y gremios de la producción en el desarrollo de de las investigaciones y acciones respectivas.