25 de febrero de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Los caminos de la creatividad

7 de octubre de 2010
7 de octubre de 2010

sonia aycardiLuego, y con el paso de los años,  se incrementó su fascinación por la creatividad cuando llegó a sus manos el primer modelo a escala, un carro, que fue seguido de un barco y de un avión que, por cierto,  fue el que más le gustó.

Pero la vida de Sonia no ha girado solamente en la órbita del modelismo. Esa inquietud por conocer y por experimentar distintos caminos, esa creatividad que ya desde niña existía en ella, la ha llevado a explorar diversas experiencias que han enriquecido su vida y, claro está, su labor como modelista.

Su padre también le enseñó a conocer el coraje. Cuando apenas tenía 7 años él puso frente a ella el volante de su automóvil, y decidió enseñarle a manejar a pesar de que ella no alcanzaba con sus pies los pedales. Luego, cuando cumplió 12 años, su padre no solo le enseñó el coraje sino la increíble sensación de sentirse libre cuando le presentó la que se convertiría en una de sus grandes pasiones: Las motos, pero en especial, la que ella considera como la representante más importante de su clase, la Harley-Davidson. Gracias a esta experiencia, Sonia conoció importantes valores como la responsabilidad, la disciplina y el trabajo en equipo, pero más que nada ella aprendió el respeto por los demás y los sentimientos de fraternidad.

En su adolescencia, descubrió la arquitectura. Un arte mezclado con ciencia al servicio de los seres humanos. Comprendió, más allá de sus múltiples gustos y aficiones,  que ese era el camino a seguir profesionalmente. Imaginar, crear, dar forma y construir espacios, adaptándolos a las necesidades de sus habitantes, involucrando el entorno y la naturaleza.

En su trabajo actual como arquitecta en el Ministerio del Interior y de Justicia, ha comprendido que el cuerpo puede estar encerrado en un espacio,  pero el espíritu no conoce ninguna contención, por lo tanto sus propuestas arquitectónicas buscan propiciar esa libertad del alma, buscando espacios ventilados, iluminados, con buena circulación y color sin descuidar, claro está, la esencia y carácter de la edificación.

Estas tres artes, el modelismo, el motociclismo y la arquitectura, se han concatenado en su vida, desde la creatividad y la libertad, buscando siempre el poder compartir con los amigos y con la sociedad, partiendo del desarrollo individual.

Las tres son elementos de juego y de diversión y las combina con otras aficiones como la fotografía, que pone en práctica en sus frecuentes viajes y con deportes extremos como el buceo y el rappel. Ella los considera como procesos placenteros que dan sentido a su vida, y aunque sean un ejercicio individual en apariencia, se proyectan a sus congéneres en la colectividad.

“Haber tenido la fortuna de poder ahora disfrutar el ser harlista, modelista y arquitecta, es haber tenido la posibilidad de brindar lo que quiero, lo que me gusta  y lo que amo. Es poder poner mis sueños en un escenario público que genera energía y entusiasmo”, concluye Sonia.

Sonia Aycardi Donado nació en Barranquilla. Comenzó a los 7 años con el modelismo estático plástico como pasatiempo, más tarde esto le permitió recrear la arquitectura, el arte, la historia y la geografía en una colección con más de 650 modelos en plástico. Ha realizado más de 35 exposiciones con sus modelos a escala.
 
En su campo profesional como arquitecta, desde 1985, ha desarrollado obras civiles, diseños arquitectónicos, y asesorías profesionales. Ha do investigaciones en el campo de la construcción, en geobiología lo que le ha permitido encontrar la mirada estética para el diseño de las edificaciones y el bienestar de sus habitantes.

Para la autora, el modelismo estático es un hobby que la ha acompañado en diversos momentos, pero los más importantes son los que le ha brindado a niños, jóvenes y adultos contándoles que este pasatiempo existe en nuestro medio, que está al alcance de todos y puede convertirse en un estilo de vida.

¡Ármalo, píntalo, gózalo! es un texto para descubrir y recrear las historias de mundos imaginarios que actualmente vemos en la ficción del cine, pero que con el modelismo estático plástico se acercan más a nosotros, se le puede encontrar encima de una repisa, o adornando el lugar privilegiado en el estudio de la casa.

La arquitecta de profesión Sonia Aycardi posee la segunda colección de modelismo estático plástico más grande en Colombia.

Sus más de 40 años de experiencia en este arte son condensados en el nuevo libro ¡Ármalo, píntalo, gózalo! publicado por Panamericana Editorial.

La autora compartió sus conocimientos en el taller que se realizó el 2 de octubre en Panamericana de Metrópolis.