3 de marzo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Pacto ciudadano por el espacio público

28 de septiembre de 2010
28 de septiembre de 2010

Necesitamos actuar, y esto no puede ser un problema sólo del sector público, que si bien está en la obligación de proceder, tiene que encontrar en todos los sectores sociales, productivos y ciudadanos el respaldo, con una actitud proactiva y constructiva. Todos debemos comprometernos en la búsqueda de soluciones. Esto es lo que nos llevó a proponerle a la administración municipal la necesidad de elaborar un gran pacto ciudadano por el espacio público, respondiendo a la figura que se ha aplicado en otros proyectos donde el trabajo en equipo es la solución.

Este pacto ciudadano por el espacio público debe ser la brújula, la hoja de ruta que marque el trayecto de las decisiones que se deben implementar para garantizar medidas efectivas. La política existe en el papel, pero tenemos que ponerla en práctica, definiendo compromisos de cada una de las partes para que se genere la apropiación que requiere algo tan serio.
En el pacto ciudadano por el espacio público deben estar presentes: la administración municipal con cada una de las dependencias que están comprometidas con esta labor; la policía; los comerciantes informales; el comercio organizado; los ciudadanos y las instituciones locales. Cada uno adquiere un rol y un compromiso puntual, el cual debe ser valorado y monitoreado de manera permanente por una junta central que deberá reunirse periódicamente para revisar el avance de los procesos.

Un pacto ciudadano tiene que estar acompañado por una agresiva campaña de cultura ciudadana, que nos permita incluir a todos los habitantes, para que ellos sientan como propio el tema así no tengan actividad alguna en el sector afectado por el espacio público. Es necesario generar entre los ciudadanos el deseo de pasar de un papel pasivo a un rol más activo, constructivo, que sume y que ayude a ejercer control sobre lo público. Los comerciantes y habitantes del sector son los protagonistas clave en el propósito de hacer un control y veeduría permanente. Las instituciones con la suma de esfuerzos y recursos deben estar ahí representadas y también desarrollando labores concretas, previamente determinadas dentro del pacto que se suscriba.

Esta iniciativa debe adquirir una dimensión tal, que se vuelva una norma ciudadana que esté por encima del tema político. No puede llegar dirigente alguno a desbaratar lo que la ciudadanía ha construido, por eso es que el modelo es fundamental a la hora de blindarlo de las prácticas politiqueras.

Gracias a este pacto ciudadano, los vendedores logran ser reconocidos como actores y no como responsables o víctimas. Con el mismo valor que los demás integrantes del pacto, hecho que reivindica la posición y motiva un modelo horizontal de participación donde no existan jerarquías, y por el contrario se generen responsabilidades compartidas.
Quedamos atentos a la respuesta de la administración municipal. Ojalá podamos avanzar en la solución de este problema que no puede generarnos mas enfrentamientos y violencia.

[email protected]