3 de marzo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

La banca al revés

15 de septiembre de 2010
15 de septiembre de 2010

Esa es la mejor demostración de que en la ciudad hemos vivido durante 147 años de espaldas a nuestros ríos, y que a menos de 3 años de celebrar el sesquicentenario, nada más apropiado que haber escogido trabajar sobre los afluentes para conmemorar tan importante efemérides.
Es de allí de donde tomamos el agua más de 500 mil habitantes, es una fuente no sólo de vida, sino de esparcimiento y diversión para cientos de Pereiranos y podrá convertirse en mucho más que eso si definitivamente le apostamos de manera contundente a su desarrollo y sobre todo a su protección.
Los pereiranos vivimos en medio de dos importantes fuentes hídricas, pero además tenemos la fortuna de estar rodeados de naturaleza sin igual, hasta el punto que lo que para nosotros ha sido rastrojo, para los extranjeros es el más bello paisaje.
Ya alguna vez les conté lo que el Dr Javier Ramirez me envió sobre la ladera del Otún que está detrás del hospital San Jorge, cuadro que para nosotros es simplemente un monte normal y para los médicos de una misión extranjera era la más bella pintura natural jamás vista.
Pues de esas cosas es que debemos empezar a apropiarnos los pereiranos con el fin de sacarle jugo y gusto, pero además explotarlo como verdadero atractivo turístico.
Hace años las uchuvas eran maleza, lo mismo que la albahaca y hasta la guasca que hoy valen plata. El agua del Otún y del Consota y los bosques y parques que tenemos a nuestros alrededores, seguramente serán nuestra más rica reserva, nuestro mayor tesoro, nuestra mejor cara.
Así pues que ni tenemos rastrojos, ni mucho menos la bancas al revés, lo que tenemos que empezar a enderezar es el pensamiento y valorar eso que tenemos y siempre le hemos dado la espalda.

La Tarde, Pereira