28 de febrero de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Juan Crisóstomo Osorio Londoño

20 de septiembre de 2010
20 de septiembre de 2010

Dimensiones que caracterizan, una época, pero que a la vez por su dinamismo, alteran la realidad social permitiendo que el compositor con azaro, vislumbre los profundos cambios que la sociedad acoge a medida que avanza el siglo XX representados en la expansión de las comunicaciones, el comercio y la movilidad poblacional que posibilitan los emergentes mercados de la radio, la prensa, la televisión, y el crecimiento presente en las vías de comunicación aunados al desmesurado incremento demográfico.

El compositor toma conciencia del incierto futuro y por ello, de manera pragmática, precisa que todo esfuerzo creativo de su parte se justifica en el servicio desinteresado hacia su comunidad y su cultura.

Se asiste al ideal romántico, que atribuye a la organización política y social de los pueblos, insertos en las culturas tradicionales un intenso matiz histórico y nacionalista, que se funda en las solidaridades por semejanza, ya sean en la lengua, en la cultura, lo histórico o psicológico (Delos: 1948).

Nace el 14 de diciembre de 1898 en Aranzazu departamento de Caldas, hijo de Rafael Osorio de profesión peluquero y Felipa Londoño.

La niñez del compositor transcurre en las calles de un pueblo en que la mayoría de sus vías se encuentran sin empedrar, donde el ideal característico es el idílico amor por lo pastoril, y el respeto por las instituciones de la vida pueblerina. Es un ámbito de limitaciones no equiparable a las complejas sociedades y ciudades de hoy.

Las primeras experiencias musicales se le presentan por la influencia de músicos trashumantes que deleitaban en galerías y plazas, siempre en espera de monedas y por los conglomerados que se daban en algunas viviendas pueblerinas y campesinas para disfrutar de las músicas a son de pífanos, tamboriles y flautas, o en otras ocasiones por la presencia de tiples, guitarras y bandolas.

 

En 1916 Juan Crisóstomo ingresa a la banda de músicos de su pueblo natal bajo la dirección musical del maestro Ramón Antonio Hernández Valencia, experiencia que marca su vida al encontrarse en identidad plena con la experiencia estética y al descubrir un horizonte que da sentido a su proyecto de vida.

Juan Crisóstomo es un músico de pueblo que logra acceder con dificultad a los recintos y tendencias musicales de las primeras décadas del siglo XX que hacen presencia en el mundo urbano y académico manizaleño.

Su obra compositiva refleja una intensa labor y disciplina, matizada por los valores y el sentimiento de la vida pueblerina que se debate entre lo romántico campesino, la tradición religiosa, y la emergente sociedad urbana.

El músico incursiona en la composición religiosa, la canción romántica y patriótica, el arreglo vocal, la canción popular y la instrumentación para banda, dejando una obra importante en el discurrir histórico del municipio de Aranzazu.

La obra musical de Juan Crisóstomo concita el interés del músico manizaleño Marco Tulio Arango quién arregla cuatro de sus composiciones para formato de grupo de cámara y que son interpretadas por la agrupación “Perla del Ruíz” de la cual fue director.

Fallece en Manizales el 18 de marzo de 1965 a los 67 años, dejando un legado compositivo importante y significativo en la historia musical del departamento de Caldas. Entre sus obras más popularizadas se encuentran: hojas de papel, himno a Aranzazu, ecos del norte, serenata, año nuevo, flores marchitas y piedad mujer.