1 de marzo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Clara Rojas cargó contra Ingrid y la llamó “infame”

21 de septiembre de 2010
21 de septiembre de 2010

Con esas palabras, la también ex rehén de la guerrilla de las FARC, Clara Rojas, expresó a Clarín su rechazo al libro de Ingrid Betancourt que saldrá al mercado hoy, martes. Según Rojas, entonces candidata a vice de Betancourt para la época del secuestro –febrero de 2002–, Ingrid le envió ayer un correo electrónico disculpándose, pero para ella no es suficiente, espera unas disculpas “cara a cara” y no descarta una demanda penal contra la autora de “No hay silencio que no termine” y contra la editorial que lo publicó.

“Ya varios abogados me llamaron para ofrecer sus oficios. Piensan que aquí cabe perfectamente una demanda pero no he tomado una decisión aún. Este episodio, como todos con Ingrid, me duelen mucho. Cuando vi lo que escribió sobre mí, me sorprendí. Me desveló y en la madrugada me levanté a repasar el capítulo de mi libro, lo que yo escribí sobre ella. Y ví que me refería a ella con tal respeto que no entiendo dónde nace lo que ella escribe sobre mí ”, precisó Clara, mortificada porque Betancourt escribió que ella pidió autorización a un jefe rebelde para concebir un hijo con uno de sus captores.

“Yo no pedí permiso a nadie. Yo concebí un hijo con un muchacho (rebelde) de la guardia. Un muchacho que era amable conmigo y con ella. Muchas veces yo vi a ese muchacho conversando con ella, solitos, y no pasó nada, pero cuando él hablaba a solas conmigo, ella se molestaba mucho”, añadió Rojas, madre de Emmanuel, un niño que tras nacer en condiciones adversas en la selva, le fue arrebatado de su lado, por varios años.

Según la versión de Betancourt, Rojas planeó su embarazo en cautiverio y, al contrario de ella, “ya no quería escaparse porque quería tener hijos (…) Y el esfuerzo de la huida podía perturbar su capacidad para concebir”, señaló, según apartes del libro publicados por la prensa local.

“Yo no tengo resentimiento contra Ingrid. Es más, me gustaría tenerla de frente, para preguntarle por qué se empeña en decir todo lo que está diciendo sobre mí. Cuando me liberaron tomé la decisión de proteger mi privacidad, y mi familia y mis compatriotas lo entendieron y lo han respetado hasta el momento. No sé con qué derecho viene ahora Ingrid a tratar de violarme ese derecho. Y lo que es peor, con mentiras”, puntualizó.