16 de enero de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Germán Mejía denuncia presiones indebidas del presidente del Once Caldas a la prensa

3 de junio de 2010
3 de junio de 2010

Dijo que en la comunicación "Vásquez deja claro su deseo de intervenir directamente en el manejo del canal Une, e irresponsablemente le indica a su director, Felipe Cardona Arcila, cómo debe proceder y actuar con los periodistas que acá laboramos".
"Dicho escrito es un verdadero atentado contra la libertad de opinión, expresamente consagrada en nuestra Constitución Nacional, y defendida en varias sentencias por las cortes colombianas", anotó Mejia.
La carta es la siguiente:

Manizales junio 3 de 2010
 
Señor
Felipe Cardona Arcila
Director Canal Une                                              
                                    
Respetado Jefe, colega y amigo,

Recibí copia de la misiva enviada a nuestro canal por el Gerente de la Corporación Deportiva Once Caldas, Duván Vásquez,  en la que deja claro su deseo de intervenir directamente en el manejo del Canal UNE, e irrespetuosamente le indica a usted cómo debe proceder y actuar con los periodistas que acá laboramos. Eso es como si usted estuviera pendiente de si él paga cumplidamente  los impuestos a la DIAN, los aportes a la salud o si mantiene la disciplina de sus jugadores, responsabilidades que son de él como administrador y no de nadie externo a la empresa.
Dicho escrito es un verdadero atentado contra la libertad de opinión, expresamente consagrada en nuestra Constitución Nacional, y defendida en varias sentencias por las cortes colombianas.
El Gerente del Once Caldas confunde la información y la noticia con la opinión, y pretende ahora darnos la orientación de cómo debemos darla y expresarla.
Más grave aún es la insinuación que hace, intimidatoria por lo demás, sobre lo que debe  ser nuestro comportamiento con el Once Caldas, a raíz de ser UNE un aliado comercial de esa entidad.
Me tilda el mencionado dirigente en su carta, como un periodista falso, destructivo, desinformado, malintencionado y dañino, calificativos todos que hacen incurrir a quien esto escribe, en el delito de injuria consagrado en el código penal colombiano.
Estas falsas imputaciones en nada se asemejan a las afirmaciones fundamentadas que expresé, con el único propósito de evitar que al Once Caldas le suceda lo mismo que a aquellas empresas manejadas por algunos  de los hoy dirigentes de la entidad deportiva más valiosa que tuvo el departamento de Caldas.  
Me pregunto, ¿seré falso por que  digo que la gran mayoría de esos directivos vienen de fracasar en el manejo de sus empresas?, acaso no se quebró la empresa Máximo Exportadores (la misma del Gobernador de Caldas, su gran socio y amigo), bajo la orientación del mismo Vásquez, dejándola con pérdidas cercanas a los 20 mil millones de pesos?
¿Seré destructivo por que les recuerdo a varios de los que hoy están nuevamente en la institución, el manejo y proceder que le dieron en el pasado? Será que no recuerdan que le tocó intervenir al Alcalde de la ciudad en su momento, para salvar al equipo de la desaparición definitiva y reemplazarlos por gente más competente e idónea? ¿Acaso no tienen en sus archivos la Auditoría realizada en la que  quedó plasmado el desgreño y anarquía que tenía la entidad?
¿Estaré desinformado por que no le consulto a él que debo decir y cómo decirlo?
¿Soy malintencionado por que recuerdo los procederes equivocados, que  generan enormes dudas, de varios de los dirigentes que hoy están al frente de nuestra más preciada institución deportiva?
¿O seré dañino porque comparo la gestión de hoy, con las de un hombre como Jairo Quintero Trujillo, protagonista de los más grandes logros del equipo en su historia?
Estimado Felipe, no me queda ninguna duda del propósito del Gerente Vásquez. Quiere acallar a como dé lugar, voces libres e independientes, que no se compran con nada, que no venden sus principios, y que lo único que buscan es defender la ciudad y sus instituciones.
Mi trayectoria de más de 25 años en el periodismo no tiene macula y jamás cederá a presiones de ninguna índole, cuésteme lo que me cueste, por encima de todo, la verdad.
El ejercicio del periodismo obliga a la defensa de los intereses de la sociedad, aun cuando nuestras críticas sean rechazadas sin fundamento alguno por quienes nos invitan a la complicidad de sus acciones indefensables.
Con todo respeto, haré pública esta carta, por estar convencido de que no se trata de nada distinto a un atentado contra la libre opinión de un periodista que lo único que ha hecho en su vida es defender la pulcritud, la decencia, el manejo recto y transparente de lo que le pertenece a la ciudad y sus gentes, independiente de que existan quienes crean que son instituciones privadas.
Cordial saludo,

GERMAN MEJIA GALLO