16 de enero de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Deshielo de nevados será antes de 30 años, asegura documento del Ideam

23 de junio de 2010
23 de junio de 2010

El documento, revelado ayer, señala que las nieves perpetuas del Ruiz, Tolima y Santa Isabel, y aquellas situadas en la Sierra Nevada del Cocuy, desaparecerán antes del 2040.

El informe indica, igualmente, que el ascenso del nivel del mar, que podría subir un metro antes del 2100, por el calentamiento, afectará con inundaciones al 41 por ciento de la población del Pacífico. Las zonas que se clasificaron como críticas en esta parte del país fueron Tumaco y Buenaventura. Sin embargo, se presume que una situación similar vivirán Nuquí y Juradó (Chocó).

En el Caribe, aproximadamente el 55 por ciento de la población estará expuesta a los efectos directos de las inundaciones marinas. Los centros urbanos que más población presentan en zonas de amenaza corresponden a San Juan de Urabá y Turbo (Antioquia), Puerto Colombia y Barranquilla (Atlántico), Cartagena y Santa Marta. Otros sectores vulnerables están en la isla de San Andrés, que perdería el 10 por ciento de su territorio, incluidas zonas residenciales.

En el interior del país, el clima de algunas regiones de Bolívar, Tolima, Cundinamarca, Huila y Valle del Cauca cambiaría y dejarían de ser húmedas o superhúmedas para volverse áridas.

Bogotá, por ejemplo, deberá intensificar el cuidado de sus páramos, básicos para darle agua potable a la población, ya que estos ecosistemas enfrentarán una reducción de las precipitaciones y tenderán a la sequía.

Esta segunda comunicación, que actualiza la situación del país frente a este fenómeno climático (la primera se conoció en el 2001), se convierte en una hoja de ruta para que el Gobierno pueda crear o intensificar estrategias de mitigación y adaptación, y evitar que el cambio climático se transforme en una tragedia para los departamentos.

En este sentido hay proyectos piloto en el páramo de Chingaza (Cundinamarca), San Andrés y Providencia y el Macizo Colombiano.

Una de esas acciones es el control del dengue y la malaria, dolencias cuyos casos podrían multiplicarse ante el aumento de la temperatura del país, que podría subir en dos grados centígrados en promedio en los próximos 50 años.

JAVIER SILVA HERRERA
REDACCIÓN VIDA DE HOY