17 de enero de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Colombia supera al Perú en producción de hoja de coca y en hectáreas de cultivo, aclaró la ONU

23 de junio de 2010
23 de junio de 2010

 

Imagen
(El Comercio / Archivo)

Los representantes en Colombia del organismo de la ONU hicieron público hoy en Bogotá un informe según el cual el Perú se convirtió en 2009 en primer productor mundial de hoja de coca, al registrar 119.000 toneladas métricas frente a las 103.000 de Colombia.

Sin embargo, aclararon las fuentes en Lima, estas cifras se han obtenido midiendo conceptos distintos: los colombianos miden la hoja secada al horno (que es como trabaja habitualmente el narcotráfico en ese país), mientras que en el Perú se midió la hoja secada al sol.

Si se midiese en ambos casos el volumen de hoja secada al sol, Colombia, con 149.391 toneladas, estaría por delante del Perú, con 128.000, según el cálculo que hoy mismo realizó el director del Programa de Monitoreo de Cultivos Ilícitos de UNODC en el Perú, Humberto Chirinos.

En cuanto a las distintas cifras disponibles sobre la producción en el Perú, la UNODC insistió en que la producción total fue de 128.000, de las que 9.000 toneladas de hoja fueron destinadas al llamado “consumo legal” (mascado o como infusiones), lo que explica la cifra de 119.000 toneladas reportadas en el informe de Bogotá.

COLOMBIA TAMBIÉN SUPERA AL PERÚ EN HECTÁREAS CULTIVADAS
Las fuentes reconocieron que la discusión sobre el tipo de hoja que se cuantifica es demasiado técnica y se presta a distintas interpretaciones, por lo que insistieron en que el único dato objetivo e indiscutible es el número de hectáreas.

En este sentido, el Perú registró en el 2009 59.900 hectáreas de hoja de coca (lo que significa un aumento del 6,8% con respecto a 2008), frente a las 68.000 hectáreas de Colombia.

Pero en referencia a la producción de droga, es decir, de clorhidrato de cocaína, que podría zanjar definitivamente la discusión, la ONU ha preferido no hacer público en este caso sus últimas cifras, pues reconocen que la mayor pericia de los narcotraficantes y la eficacia de los insumos químicos aconsejan nuevos métodos de medición antes de pronunciarse.

En el Perú la planta de coca es legal, lo mismo que en Bolivia y al contrario que en Colombia, pero la hoja de coca que se consume legalmente no representa ni el 5% del total de hoja cosechada, siendo el resto mayormente destinado al narcotráfico.