17 de enero de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Caída de ventas de Ron Viejo de Caldas se compensa con comercialización de alcoholes

26 de junio de 2010
26 de junio de 2010

 La caída de las ventas de su producto estrella, el Ron Viejo de Caldas, ha sido sustituida por la comercialización de alcoholes, lo que en algunos sectores es un verdadero 'trago amargo'.

Al subrayar que la destilería no está en crisis, su gerente, Carlos Arturo Fehó Moncada, explica que la venta de alcohol extra-neutro -con el cual se fabrican licores y es demandado por la industria farmacéutica- está siendo estigmatizada, aunque admitió que es mucho más rentable el negocio de sus marcas propias.

"En Colombia, el año pasado, se importaron 20 millones de litros de alcohol; treinta empresas del país necesitan de este producto y nosotros podemos buscar un pedazo de ese mercado", afirmó el Gerente.

Fehó aclaró que su objetivo no es darle prelación a la venta de alcoholes, en detrimento de la destilación de ron y aguardiente, sino aprovechar los excedentes, precisamente, de alcohol y compensar la caída de las ventas de sus productos.

Incluso, en este momento, la planta para producir ron y aguardiente está paralizada.

Sin embargo, el diputado de la Asamblea de Caldas, Jorge Luis Ramírez Agudelo, no está convencido de la explicación del Gerente. Para él, al vender alcohol la ILC está cediendo su 'know how', es decir, su conocimiento para elaborar licores exitosos como el ron.

Además, el legislador anotó que el objeto de una empresa licorera es el monopolio rentístico de los licores, esto es, producir y vender licores para generar valor agregado, y no dedicarse a comercializar insumos o materia prima que dejan poca rentabilidad.

Advirtió que la destilería tiene problemas serios de liquidez y ha tenido que acudir a créditos en la banca comercial.

Fehó admite que se ha recurrido al endeudamiento, pero asevera que esto no ha afectado las finanzas de la empresa.

Un plan de añejamiento de tafias -para producir ron- le cuesta a la ILC 89 mil millones de pesos y se está buscando un préstamo comercial por 40 mil millones.

El secretario del sindicato de trabajadores de la destilería, Víctor Bustacara, señala que "no podemos esperar a que la empresa sea inviable para prender las alarmas. Estamos en el momento preciso para corregir muchas cosas y que la licorera vuelva a ser lo que era antes, líder en el mercado de sus principales productos".

Bustacara se quejó de las políticas de mercadeo y comercialización, las cuales, según él, se deben revisar para que se incrementen las ventas de ron y aguardiente, lo cual hará que se disminuyan los excedentes de alcohol.

Fehó acepta que las expectativas de crecimiento de mercados no se han dado, pero prometió que se seguirá trabajando para buscar otros clientes.
 
De otra parte, el Gerente de la ILC anunció el retiro del patrocinio al equipo profesional de fútbol Once Caldas. La explicación que Fehó dio es que "algunos periodistas han criticado el apoyo económico al equipo".

MANIZALES