18 de enero de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Niña peruana: Con ocho años y parece de 80

31 de mayo de 2010
31 de mayo de 2010


Aracely tiene 8 años pero parece de 80. Vive con sus padres y sus seis hermanos en Puente Piedra, a dos horas del hospital de la Solidaridad, donde semanalmente acude a hacerse sus chequeos médicos por la extraña y terrible enfermedad que padece, la progeria.

Con cataratas, artritis y demás enfermedades propias de las personas de la tercera edad, Aracely Díaz parece no ser consciente de todo eso y le sonríe a la vida.

En el último reportaje emitido por el programa de TV “Panaroma”, la pequeña dio una enternecedora lección de vida al dar a conocer las razones por las que una persona podría sentirse feliz. Razones sencillas como las de ella: “Amo a mis hermanos, amo a mi mamá”.

El amor de Aracely hacia sus padres y hermanos hace que pueda sonreír pese a los dolores que padece y pese a que la gente la mira extrañada por las calles.

La progeria es la mutación de un gen ubicado en el cromosoma 1, encargado de la codificación de una glicoproteína llamada progerina, una proteína crucial para la conformación normal del tejido conectivo.

Todavía no existe tratamiento contra esta enfermedad y según se conoce, las personas que padecen este mal viven entre 10 y 19 años.El Comercio, Lima.

Versión de Taringa

La pequeña Aracely Díaz, de tan solo 8 años, natural de Cajamarca, sufre de una extraña enfermedad llamada progeria, que la hace ver como una persona de 80 años y sufrir todos los padecimientos propios de un anciano.

En un reportaje del programa ‘Prensa Libre’, su madre, Elvia Rojas, contó que su hija nació como una bebe normal, pero cuando tenía dos años se dio cuenta de que su aspecto físico era distinto al de las demás niñas.

Tras infructuosas pruebas médicas en Cajamarca, llegaron a Lima para más chequeos. El diagnóstico del Hospital del Niño reveló que sufría de progeria, el cual afecta a uno de cada 8 millones de nacidos. Según el Ministerio de Salud, se trata del segundo caso en el Perú.

Desde su nacimiento, Aracely ha envejecido entre 8 y 10 años por cada año de vida. Es decir, ahora que tiene 8, parece de 80, por lo que está expuesta a sufrir un ataque cardíaco y osteoporosis.

Incluso la debilidad en sus articulaciones le impide mover las manos y las piernas con normalidad. Tiene cataratas y ya perdió la visión de uno de sus ojos. Su capacidad mental, sin embargo, es la de una persona de su edad.

Cabe indicar que aún no existe tratamiento contra esta enfermedad y los pacientes son medicados para cada mal que lo aqueja. Los galenos indican que las personas que sufren de progeria viven entre 10 y 19 años.

Puede ayudar a la pequeña Aracely comunicándose con su madre, Elvia Rojas, al teléfono 997-820-032. Ellas se encuentran radicando en Lima.