24 de enero de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

El ex Ministro que cobraba duro

13 de mayo de 2010
13 de mayo de 2010

OTRAPARTE
Por Óscar Domínguez G. (*)  

oscar dominguezHace muchos aguaceros le envié un correo electrónico (nunca contestado) al presidente del BID, Luis Alberto Moreno:

La presente para darle un cordial saludo, declararle mi envidia de la buena por sus éxitos, y trasladarle una preguntica (si es el destinatario de ella).

Encontré su nombre en el libro que escribió en su cautiverio el hace siete años sacrificado ex ministro Gilberto Echeverri Mejía (Bitácora desde el cautiverio, editorial Eafit. (También asesinaron al gobernador Gaviria y a ocho militares. Los recordamos con "rabia en el corazón" por lo que les hicieron). Le sugiero que compre el libro en su próxima quincena.

Es toda una lección de vida, humor, amor por los suyos, por su país. Hay mucho de esperanza, entereza y frustración en su bitácora.

Pues bien, allí el irrepetible Ratón sugiere que se le pregunte por el nombre de un sujeto que le cobró a usted una comisión de medio millón de pesos, por lograr que el entonces ministro de Desarrollo Echeverri lo recibiera en su despacho.

Como el sacrificado ministro no prohíbe que otro bípedo implume le haga la misma pregunta yo se la formulo: ¿Puede darme el nombre -dárselo al país- de aquel individuo? Porque el hombre parece ser de los que "se enriquece primero y se honradece después".

Luego de dar cartilla sobre la forma como debe comportarse una persona cuando es llamada al servicio público, Echeverri sugiere en su Bitácora "tener los ojos muy abiertos, no abrir puertas ante las lisonjas y adulaciones en Bogotá, ciudad en la cual viven personajes de todos los pelambres, desde ex ministros, quienes ofician como "abogados telefónicos", intermediarios comerciales y ratas de la peor calaña".

Y agrega: "Nunca le he explicado a mi familia por qué, cuando he trabajado en nuestra capital, siempre he procurado vivir a ratos un poco "monacal". La razón es evitar las trampas, como la que me tendieron algunas personas. Todos ellos encontraron una muralla que no se dejó perforar. Algún día pregúntale a Luis Alberto Moreno quién le cobró 500 mil pesos por una cita con el ministro Echeverri y él se los pagó. Mi sueldo en ese entonces era de 32.000 pesos. Ese mismo personaje les cobró lo mismo a otras personas que le pagaron. Cuando me enteré, le cerré las puertas del ministerio, pero él ya se había guardado su millón de pesos y esperó a otros ministros para solicitarles citas a las cuales asistía acompañado de más "marranos" para explotar. Es bueno recordar que yo siempre he contestado todas las llamadas telefónicas, y las citas las concedía después de escuchar y evaluar al solicitante, pero ese señor era tan famoso e importante que le di las citas de inmediato".

Colega: usted tiene la palabra. Y que le vaya bien en su destino de banquero. (Lo de colega es porque soy gerente de mi propio banco: el marrano-alcancía).