25 de enero de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Diego Forlán le dedicó el campeonato a su novia, Zaira Nara

14 de mayo de 2010
14 de mayo de 2010

zaira

El nombre de Diego Forlán pasará a la historia del Atlético de Madrid, ya que gracias a sus dos goles, consiguió el campeonato de la Euroliga. El uruguayo no perdió el tiempo e inmediatamente después de besar la copa y consagrarse como el “jugador del partido”, fue a dedicarle el campeonato a su novia: la infartante argentina Zaira Nara, con quien está comprometido.

“Este partido lo merecimos ganar desde el principio, me tocó hacer los goles y lo disfruté mucho. Se lo dedico a la afición, amigos, familia y, especialmente, a mi novia”, confesó el uruguayo en el portal del diario AS de España.

No cabe duda de que antes de alcanzar el título de la Euroliga, el uruguayo ya era campeón con esta belleza. El Comercio, Lima.

Galerías Chicas de Portada de Interviú

 

‘Miss Ourense’ en 2009 se ha pasado al porno

Irene López

Cuenta Irene que nunca se le había pasado por la cabeza hacer porno. “A lo más que había llegado –asegura– era a mirar alguna escena por internet, o en vídeo, como todo el mundo”. Pero hace menos de dos meses tuvo ocasión de sustituir al representante de Dinio durante una actuación pornográfica de este último en Asturias. “Me quedé impresionada, porque nunca lo había visto en directo”, dice. La impresión fue mutua, se enamoraron y aquí están ahora, convertidos en la pareja porno española más solicitada del momento. Tres días a la semana actúan en directo en Bagdad, la célebre sala erótica barcelonesa.

 

Espartaco anula su viaje a África

Paloma Barrientos
Vanitatis/El Confidencial

Espartaco anula su viaje a África
 

El grupo de amigos con los que había planeado las vacaciones cinegéticas de las que informó Vanitatis ha volado ya hacía el continente africano. El torero se ha quedado en tierra y las jornadas de caza deberán esperar. Parece que bien aconsejado y dada la situación complicada que rodea su vida afectiva, ha preferido estar al pie del cañón que no poner tierra por medio dejándole todo el marrón a su ex mujer.

Las huídas nunca son buenas y menos cuando el conflicto del divorcio no ha hecho nada más que empezar. Patricia Rato ha sido hasta hora la única que ha tenido que enfrentarse a los reporteros. Y, como siempre, lo ha hecho con educación aunque sin facilitar ninguna información que revelara los tristes momentos que está viviendo.

Tras conocerse que el torero no ha querido ratificar un convenio regulador que ya estaba rubricado desde hace tiempo y que resultaba muy favorable para él, ahora tendrán que ir a un divorcio contencioso. El temporal lo ha tenido que capear la madre de sus hijos.

El viaje a la reserva africana estaba ya cerrado y con el equipaje preparado. La cancelación la decidió ayer. Este cambio de parecer seguramente tiene que ver con algún buen consejo pues aún tiene por solventar con la madre de sus hijos el tema de la Primera Comunión de Juan. Aunque se ha retrasado la ceremonia, dado el cariz que han tomado los acontecimientos, las amistades comunes han asegurado a Vanitatis que es una cuestión que hay que solucionar porque el niño no tiene la culpa de nada.

En principio estaba previsto que se organizara en el campo igual que hicieron las hijas. Por cierto; la segunda ya está en Inglaterra estudiando. Con dieciséis años lo mejor es estar fuera del foco informativo. La mayor ya ha sufrido en propia carne lo que significa convertirse en noticia. En este caso, y como ya adelantó Vanitatis, hay amistades comunes del ex matrimonio que no entienden cómo no ha sido Espartaco el que ha dado explicaciones. Al fin y al cabo el que mantiene relación con el mundo del toro es él y no Patricia, que ha ejercido desde que se casó con veinte años de ama de casa.

De ahí que tampoco entiendan que Espartaco, que ha sido siempre hombre generoso, trate en estos momentos de prorratear el convenido económico. Seguramente, y como ha ocurrido con la cancelación de viaja a Africa, el torero anteponga su responsabilidad de cabeza de familia a cualquier otro canto de sirena.