16 de enero de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

¡Ay Manizales del Alma!

5 de mayo de 2010
5 de mayo de 2010

Qué vergüenza tener que admitir también, que la bancada parlamentaria de Manizales y de Caldas, en el período legislativo que termina,- con unas pocas excepciones-, se encuentra en la cárcel por diferentes delitos. Son también varios los funcionarios municipales y departamentales, que están corriendo la misma suerte, muchos de ellos, huyendo de la justicia por diferentes delitos contra la administración pública.

Vuestros monumentos de “fiel surtidor de hidalguía” y de “Manizales Primorosa”, obra de grandes personajes nacionales e internacionales, que al pasar por esta bella tierra los han construido en su corazón, están degradados a su más mínima expresión. Su dignidad y altruismo, factores fundamentales que nos enorgullecen, son constantemente pisoteados por quienes dicen ser sus líderes y orientadores. Infortunadamente, los autores de todos estos desmanes son elegidos por votación popular por sus propios habitantes, que no han querido entender que a la Administración Pública, hay que llevar ciudadanos honestos, que honren el pasado de las regiones que pretenden gobernar, y jamás mancillar la memoria de quienes fueron sus fundadores; ni ser inferiores a los buenos ejemplos de sus antepasados. 

Cada vez que escuchamos el pasodoble feria de Manizales, nuestra alma se enaltece de alegría y patriotismo. El solo recorrer la majestad de sus paisajes; admirar el señorío, hospitalidad y finura de sus gentes; la belleza y donosura de sus mujeres; – así sea mentalmente en noches de insomnio-, despierta  sentimientos poéticos en el más frío de los mortales; afina los instrumentos de  escultores y pintores paisajistas, que se inspiran delicadamente en las más profundas vivencias, de quienes con amor e hidalguía construyeron la ciudad de Manizales y el departamento de Caldas, sobre los cimientos de principios y valores, para que sirvieran de estandarte y de ejemplo permanente a presentes y futuras generaciones.

Manizales y Caldas, son dos administraciones, que por sus continuos escándalos nos están preocupando, no solamente a los Caldenses, sino a todo el País. Unas administraciones, que si bien conservan su dignidad y prestancia en el pasado; en las últimas décadas se han visto obnubiladas por los nichos de corrupción ejercidos vergonzosamente por quienes dicen descender de la estirpe procera, que con sus grandes acciones desde diferentes escenarios de la vida nacional, han escrito las páginas más bellas de su historia, por la infinidad de obras realizadas.

Nadie ha podido saber, si el cerebro de la corrupción de Caldas; está en la gobernación, o en la alcaldía de Manizales. Lo cierto es que, tanto Alcalde, como Gobernador, en los actuales momentos se encuentran en el ojo del huracán. Los Organismos de Control que investigan, ya tienen serias evidencias de lo que ocurre, no de ahora, sino de hace varias décadas. Lamentablemente no se ha llegado al final de las investigaciones para que se tomen los correctivos necesarios, con diagnóstico de urgencia y calamidad moral, en la administrativa y pública.

No se justifica que el señor Mario Ariztizabal, al inscribir su candidatura a la gobernación, lo haya hecho como un empresario eficiente y exitoso, cuando por debajo del puente estaba corriendo todo un lodazal de aguas turbulentas, que arrasó a los pocos meses de posesionado con semejante pantomima, que sinceramente da vergüenza escucharlas en reuniones sociales y políticas. Quienes lo proclamaron, si no están arrepentidos, es por qué son sus cómplices y debería investigárseles con todo el rigor de la Ley. Sin embargo, no ha tenido el valor civil, ni la vergüenza de renunciar a su cargo, prefiere continuar frenando el progreso de nuestro departamento y creando mal ambiente administrativo para sus municipios y gobernados.

Al señor Alcalde de Manizales, hace pocos días le fue notificado pliego de cargos que le corrió la Procuraduría General de la Nación. También, desde los inicios de su posesión se viene rumorando, que se encuentra seriamente cuestionado por los malos manejos ejercidos en las diferentes instituciones que ha tenido a su cargo.

¿Hasta cuando, señor: Procurador General de la Nación; Señor Contralor General de la República; y Señor Fiscal General de la Nación, tendremos que esperar los Caldenses, para que se desentrañe todo este maridaje que desde hace varias décadas se cuece, en las dos administraciones señaladas, con graves perjuicios para el desarrollo y progreso de Manizales y de Calda?

[email protected]
[email protected]