26 de enero de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Varios países europeos reabren parcialmente su espacio aéreo

18 de abril de 2010
18 de abril de 2010

Hoy, en la estación de trenes de Lyon.  Miles de pasajeros decidieron viajar por tren ante la cancelación de sus vuelos. Foto: AFP

En España, la autoridad aérea Aena reabrió hoy todos los aeropuertos cerrados previamente por la columna de ceniza volcánica.

Los aeródromos reabiertos para el tráfico aéreo son los de Barcelona, Gerona, Reus, Sabadell, Logroño, Huesca, Zaragoza, Palma de Mallorca, Menorca, Son Bonet, Asturias, Santander, Bilbao, San Sebastián, Vitoria y Pamplona.

Inicialmente, Aena había dispuesto que esas terminales aéreas españolas permanezcan cerradas hasta las 20:00 horas.

Las autoridades estiman ahora que el tráfico aéreo tardará en normalizarse. También las autoridades alemanas levantaron hoy parcialmente la prohibición de vuelo en varios aeropuertos, entre ellos la terminal internacional de Fráncfort, la principal del país.

En Berlín-Schönefeld, Berlin-Tegel, Erfurt, Leipzig y Hannover serán permitidos algunos vuelos hasta las 20:00 horas local, dijo a dpa la portavoz de la autoridad alemana de aviación Kristina Kelek.

Poco después se reabrió también el aeródromo de Fráncfort, para el cual se permitirán vuelos con dirección al norte del país provisionalmente hasta las 20:00 horas.

La medida también rige para el segundo aeropuerto de la zona, el de Fráncfort-Hahn. Hamburgo, en cambio, permaneció cerrado, en contra de lo informado en un principio.

De los demás aeropuertos se permitirá operar vuelos en dirección este. Aún no se ha decidido cómo se procederá después de las 20:00 horas, agregó la portavoz.

Los demás aeropuertos alemanes permanecerán cerrados hasta entonces. Mientras, en Noruega las autoridades de aviación anunciaron para esta tarde una posible apertura del aeropuerto internacional de Oslo Gardemoen, aunque no será hasta las 21:00 locales que se confirme la decisión final.

Además, podría ser desbloqueado el espacio aéreo en la región sur del país escandinavo, dependiendo de los pronósticos en la madrugada del lunes.

En los aeródromos de Trondhoeim y Tromso, en la vecina Suecia, los aviones comenzaron ya a aterrizar y despegar en el área de Kiruna, en el norte del país. En cambio, las autoridades en Dinarmarca y Finlandia mantuvieron el cierre completo de sus respectivos espacios aéreos hasta el lunes.

Caos aéreo en Europa

Las aerolíneas europeas piden una revisión de las restricciones en el espacio aéreo

KLM y Lufthansa se plantean restablecer parcialmente sus operaciones tras realizar varios ensayos para evaluar los efectos de la ceniza.- Las autoridades esperan que mañana operen el 50% de los vuelos

EL PAÍS, MADRID

Los vuelos de prueba de varias aerolíneas europeas a través de la nube de cenizas volcánicas continúan teniendo resultados positivos mientras el caos en el espacio aéreo europeos se extiende por cuarto día consecutivo. Ni Lufthansa, ni KLM, ni Air France han observado daños en sus aviones tras realizar más de una decena de vuelos sin pasajeros, lo que ha llevado a las principales compañías continentales a cuestionar la proporcionalidad de las medidas adoptadas por los organismos de control y seguridad del tráfico aéreo. Los pilotos de diversos países también han solicitado que se les tenga en cuenta antes de tomar decisiones.

La Asociación de Aerolíneas Europeas y la sección europea del Consejo Internacional de Aeropuertos han pedido la "inmediata reevaluación de las restricciones aéreas". Ambas organizaciones, que representan a las 36 mayores aerolíneas y a 400 aeropuertos del continente, han señalado que "las aerolíneas y aeropuertos europeos consideran que la seguridad es una prioridad, pero cuestionan a la vez la proporcionalidad de las restricciones impuestas actualmente a los vuelos".

"La erupción del volcán islandés no es una situación sin precedentes y los procedimientos aplicados en otras partes de todo el mundo por erupciones volcánicas no parecen requerir el tipo de restricciones que se están imponiendo ahora en Europa", indica el comunicado, que puede consultarse en la web de la Asociación de Aerolíneas Europeas.

Algunas aerolíneas también han emitido comunicados de queja a título individual. "Estamos asombrados de que los resultados de los vuelos de prueba realizados por Lufthansa y Air Berlin no hayan tenido ninguna relación en las decisiones de las autoridades de seguridad aéreas", ha indicado en otro comunicado el presidente de Air Berlín, Joachim Hunold.

Más espacio abierto mañana

Las objeciones planteadas por las aerolíneas ya han encontrado las primeras reacciones oficiales. El comisario europeo de Transportes, Siim Kallas, ha reconocido que la situación actual "no es sotenible". "No podemos esperar hasta que el flujo de cenizas desaparezca", ha indicado Kallas, quien ha señalado que espera que mañana el 50% del espacio aéreo europeo esté abierto mañana.

La previsión del comisario de Transporte no implica, sin embargo, un cambio en los protocolos seguidos hasta ahora ya que se basa en las predicciones meteorológicas. "El pronóstico del tiempo indica que posiblemente mañana operarán el 50% de los vuelos. Será difícil y por eso tenemos que coordinarnos", ha indicado el secretario de Estado español para la Unión Europea, Diego López Garrido, al término de la reunión de responsables europeos de tráfico aéreo en la sede de la Organización Europea para la Seguridad Aérea (Eurocontrol).

Mientras, el ministro alemán de Transportes, Peter Ramsmauer, ha defendido la prohibición de volar en declaraciones recogidas por los medios alemanes. "Hacer cualquier otra cosa sería irresponsable", ha dicho Ramsauer, quien ha añadido que las restricciones podrían prolongarse varios días en función de las condiciones meteorológicas.

En Londres, un portavoz del Met Office, del que depende el Centro de Avisos de Cenizas Volcánicas encargado de emitir alertas sobre volcanes del norte de Europa, ha insistido en que su predicción se basa en observaciones hechas desde tierra y satélites para detectar la presencia de partículas de ceniza en el cielo que no son visibles por el ojo humano. "Va a haber áreas libres [de cenizas], pero eso no significa que esas áreas vayan a quedarse estáticas en el mismo lugar", ha indicado a Reuters el portavoz, quien ha respondido a las declaraciones de Air Berlin que "porque ellos tengan una zona clara no significa que la nube no siga allí".

La Asociación Internacional del Transporte Aéreo (IATA) estimó el pasado viernes que el cierre del espacio aéreo tendría un impacto financiero sobre las aerolíneas de 150 millones de euros en pérdidas diarias, sin incluir los costos adicionales por los desvíos de vuelos, por la atención a los pasajeros afectados y por el mantenimiento de las aeronaves en tierra.

Los pilotos piden que se les tenga en cuenta

Pese a estar entre los principales afectados, las aerolíneas no son las únicas que han reclamado voz a las autoridades encargadas de seguridad aérea en la toma de decisiones. La Asociación Británica de Pilotos de Aerolíneas (BALPA, por sus siglas en inglés), ha pedido a las autoridades británicas de encargadas de aviación que consulten con los responsables de otros países con más experiencia en este tipo de situaciones. "Esta no es la primera erupción volcánica que ha habido en el mundo, pero es la primera vez que se cierra una espacio aéreo tan extenso durante tanto tiempo, sin que se vea el final", indica el comunicado, recogido por la agencia Efe.

El sindicato que representa a los pilotos se pregunta "si el NATS [organismo que regula el tráfico aéreo en Reino Unido] y la Oficina Meteorológica han contrastado sus conclusiones con la de sus colegas en otras partes del mundo, muchas de las cuales tienen una mayor experiencia práctica en tratar con nubes de ceniza causadas por erupciones volcánicas".

Un portavoz de BALPA ha asegurado, a requerimiento de EL PAÍS, que la postura de los profesionales en el Reino Unido es "de máxima cautela". Este portavoz ha señalado que el deseo de sus asociados es que "el espacio aéreo en toda Europa se abra completamente lo antes posible", pero ha añadido que "la situación es preocupante y han de tomarse todas las precauciones posibles" pese a los vuelos de prueba que se están realizando, informa Manuel Cuéllar. El sindicato británico ha pedido además una reunión de todos los sectores afectados y solicitará "ayuda financiera" a las autoridades para paliar las pérdidas que las compañías han sufrido por culpa de las suspensiones de vuelos.

También la Asociación de Pilotos Holandeses (VNV) ha apostado por una revisión de las decisiones adoptadas hasta ahora. "La concentración de partículas en las atmósfera es con toda probabilidad muy pequeña y no supone una amenaza para el transporte aéreo", ha indicado el presidente de VNV, Evert van Zwol. Su asociación cree, junto con otras asociaciones hermanas, que es posible una reanudación parcial de vuelos con algunas restricciones, ha indicado Reuters.

Vuelos de prueba

Hasta ahora, la última de las grandes aerolíneas europeas en anunciar un vuelo de prueba es British Airways. Un Boeing 747 de la compañía británica ha despegado a las 18.58 (hora peninsular española) del aeropuerto londinense de Heathrow y navegará entre dos y tres horas sobre Gran Bretaña, Irlanda y el Atlántico antes de aterrizas en Cardiff, donde British Airways tiene un centro de mantenimiento de aviones. A bordo de la nave van dos pilotos, dos ingenieros y el director general de la compañía, Willie Walsh, ha indicado un portavoz de la aerolínea.

Horas antes, Air France ha anuncia que el primer vuelo de prueba realizado para comprobar el comportamiento de un A320 en la situación meteorológica actual se hizo en "condiciones normales". El avión de prueba la aerolínea francesa ha despegado del aeropuerto de París-Charles de Gaulle -cerrado al tráfico comercial y ha aterrizado en el de Toulouse (sur). Se trata del primero de los cinco vuelos de prueba anunciados por la compañía con el fin de "definir las condiciones operativas particulares que permitirían a Air France reanudar con total seguridad un parte de su actividad comercial".

La compañía holandesa KLM, asociada con Air France, fue una de las primeras en iniciar vuelos de prueba. El resultado de los mismos ha sido satisfactorio, según ha anunciado la compañía, que confía en obtener permiso para restablecer parcialmente sus operaciones, ya que quiere que siete de sus aviones vuelen de Alemania a Ámsterdam este domingo. "Los vuelos sobre los Países Bajos han sido seguros, al igual que los que hemos realizados en otros espacios aéreos", señaló un portavoz del Ministerio holandés de Transportes.

La alemana Lufthansa ha realizado pruebas con diez aviones entre Francfort (uno de los mayores aeropuertos europeos, cuya reapertura ha sido anunciada esta tarde) y Múnich. Un portavoz de la aerolínea ha precisado que las naves han volado a una altitudes de 3.000 y de 8.000 metros. "Todos los aviones han sido inspeccionados en Francfort y no hemos encontrado daños sobre las lunas o el fuselaje ni tampoco hemos observado ningún efecto en los motores", ha precisado.

KLM ordenó que un Boeing 737-800 volase sobre Holanda a una altitud normal de diez kilómetros -13 como máximo- y a otras altitudes. "No hemos encontrado nada inusual, ni durante el vuelo ni durante la primera inspección una vez en tierra, ha indicado el director ejecutivo de la compañía Peter Hartman, que participó directamente en el vuelo de prueba. Según la aerolínea, si los exámenes técnicos lo confirman, se reestablecerán los siete vuelos de Dusseldorf a Ámsterdam.

Según Eurocontrol, la Organización Europea de Seguridad Aérea, los despegues o aterrizajes no están permitidos en la mayoría de los países del norte y centro de Europa debido a la ceniza que escupe el volcán en Islandia, todavía en erupción.