15 de enero de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Pangloss (haber, enderezar), renderizar, apócopes

13 de abril de 2010
13 de abril de 2010

Antonio Panesso Robledo, Pangloss, nació en Sonsón, Antioquia, en 1918. Su infatigable carrera periodística empezó en 1949, pero se puede afirmar que escribió toda su vida y para todos los medios de comunicación, entre ellos, El Tiempo (del cual fue director) y El Espectador.  Es el columnista colombiano por excelencia. Lo menciono, porque hace poco cayó en mis manos su artículo “Diálogo de la lengua” (Temas de nuestro Tiempo, El Espectador, 1944), y en él se refiere específicamente al verbo ‘enderezar’ y al solecismo ‘hubieron fiestas’. Además, porque, coincidencia afortunada, leí en LA PATRIA esto: “No habrán audiencias para emergencia social” (Colprensa, III-25-10). “Nos enseñaron –dice Pangloss en su escrito, quizás con sorna- que se dice “hubo fiestas” y no “hubieron fiestas”. La regla es ilógica, como suelen serlo casi siempre las reglas, y el espíritu casi mecánicamente sigue la línea natural de hacer coincidir un plural con otro plural. Por eso nuestros gobernantes ya dicen que “no habrán leyes contra la libertad de expresión”, aunque ya ‘han habido’ intentos de amordazar a los periodistas…”. Lógica o ilógica, la norma ha sido, es y será (¡ojalá!) ésta: “Este verbo ‘haber’ no puede usarse sino en singular cuando se emplea para significar la existencia: ‘hay, hubo, habrá, había, habría temblores de tierra’; ‘haya, hubiera o hubiese temblores’. (…). Esto mismo se entiende de los verbos que van combinados con ‘haber’ en el sentido de que tratamos: ‘puede haber desgracias’, y no ‘pueden’; ‘comienza a haber opiniones’, y no ‘comienzan’ ” (R. J. Cuervo, Apuntaciones Críticas sobre el Lenguaje Bogotano, 378).

El señor Panesso inicia la citada columna de esta manera: “Cuando se habla de ‘enderezar’, se dice en nuestro idioma: “con tal de que esas medidas se enderecen a proteger a los campesinos”. Este giro salió en esta columna de esta manera: con tal de que esas medidas se enderezcan a proteger a los campesinos”. Y añade: “No fue error de los correctores ni transcriptores. Así hablan nuestros campesinos, que instintivamente encuentran las derivaciones más naturales o que más se parecen a otras que se emplean  comúnmente en palabras como ‘padecer, comparecer, amanecer’, que se conjugan ‘padezca, comparezca, amanezca’ ”. Llama ‘analogía’ a esta tendencia, y dice que él mismo ha caído en ella. Y muchos de nosotros, como alguien que dijo: “No le interesco a nadie”. Pero este uso no ‘endereza’ lo torcido. Primero, porque el verbo ‘enderezar’ pertenece a la primera conjugación y es regular (se conjuga como ‘amar’), como lo es ‘aderezar’; segundo, porque ‘padecer, comparecer y amanecer’ son irregulares (del primer grupo, que conforman todos los terminados en ‘acer, ecer y ocer’), se conjugan como ‘conocer’ y tienen dos raíces: la regular, y la irregular, que termina en ‘azc, ezc, ozc’. De aquí, la ‘lógica’ de las reglas gramaticales y la hermosa irregularidad de muchos de nuestros verbos, don Antonio.**

Peculiar, muy peculiar, este verbo ‘render’. Los diccionarios lo asientan, pero advierten que es anticuado, que hoy decimos ‘rendir’. Y es cierto, porque ni siquiera Cervantes echó mano de él, como se puede ver en este ejemplo: “Pero toda su gentileza y buen donaire y todas sus gracias y habilidades fueran poca o ninguna parte para rendir la fortaleza de mi niña, si el ladrón desuellacaras no usara del remedio para rendirme a mí primero” (Don Quijote de la Mancha, II-XXXVIII). Aquí, ‘rendir’ tiene el significado de “doblegar la voluntad, someter”. Significa también ‘entregar’. Estos mismos significados los tiene el inglés ‘to render’, cuya acción es ‘rendering’ (interpretación artística o gráfica,  descodificación, desciframiento, traducción, presentación o representación de una idea, exhibición, espectáculo, ilustración, diseño, actuación, producción, ejecución, ofrecimiento, etc.). Por esto, me pareció extraño e inútil este anglicismo de Alejandro Samper Arango: “…y me hago a la idea de que las fotos son renderizaciones…” (LA PATRIA, III-27-10). Extraño, porque el inglés no tiene este sustantivo; e inútil, porque el castellano posee muchos vocablos, como los antes enumerados, que lo pueden traducir, según la necesidad. Encontré, sí, en un diccionario Larousse, Inglés-español, ‘renderizado’, que, en el argot informático (computación gráfica, por ejemplo), sería “una imagen generada desde un modelo”, idea que con un poco de buena voluntad y respeto por nuestro lenguaje se puede expresar con un término castellano.**

‘Apócope’ consiste en la supresión de la última sílaba de una palabra, como en ‘cien’ (de ciento), ‘san’ (de santo) y ‘gran’ (de grande). Pero ella sólo se puede aplicar cuando la palabra que se apocopa precede inmediatamente al sustantivo que acompaña. Carlos Arboleda González escribió: “Con doña Ruth Peñaloza (,,,), una gran y talentosa mujer” (LA PATRIA, III-29-10). En este caso, don Carlos, la conjunción ‘y’ obliga a utilizar el adjetivo en su forma completa: “…una grande y talentosa mujer”. Como cuando algunos despistados dicen o escriben “tan o más”. Lo castizo es “tanto o más”. De lo que no hay duda.