27 de enero de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

La ‘vía lenta’

9 de abril de 2010
9 de abril de 2010

En Marsella se quiere revertir la tendencia. Para eso, la Sociedad de Mejoras Públicas y la comunidad –con la ayuda de la Gobernación, el Sena, el Comité de Cafeteros, la UTP y la Alcaldía de Pereira-  avanzan en el Modelo de Gestión Vial Integral para la Carretera Pereira-Marsella-Chinchiná. La idea es prevenir  los daños  producidos por el aumento de las lluvias  debido al cambio climático y  superar las  trampas  de pobreza  de quienes  habitan a lo largo de la vía.
La iniciativa está en marcha. Es un proceso de desarrollo económico con una visión de futuro. Sus impulsores están en la tarea de activar cadenas productivas y redes de organizaciones  sociales.
La Visión para el año  2020 es la  Vía Lenta, definida como  el “Corredor Vial  del Bienestar –o del Buen Vivir- del Eje Cafetero”. También se promueve una comunicación alterna entre Pereira y Chinchiná. Una  ruta para  quienes  disfruten de la tranquilidad.   
Su concepción nace del movimiento  Cittá Slow, una red mundial de ciudades que pretende proteger el patrimonio cultural. Conservar el paisaje natural.  Defender la identidad  regional. Reglamentar un turismo no masivo y sostenible. Otorgar calidad de vida a sus ciudadanos y hacerlos  responsables  frente al entorno.
La Vía Lenta  mostrará los macizos  del Tatamá, Caramanta y los Nevados. Y también, los valles de los ríos Cauca, Risaralda y San Francisco. Ofrecerá  vistas nocturnas de las localidades del occidente y del fenómeno de los resplandores del  Chocó.  El viajero tendrá  sitios en donde parar tales  como fondas camineras, mercados veredales, restaurantes de gallina campesina, miradores, fincas demostrativas, senderos y posadas rurales. Podrá  comprar artesanías de madera con un certificado de “sumideros de carbono”, flores tropicales, productos agroecológicos, cafés especiales y el Huevo de la Gallina Feliz.
Es posible que intentos como este  sirvan para detener  el declive  de los municipios. Para ello es clave el despertar cívico local y unamanito del sector privado pereirano que debe mirar más allá del ombligo del  área metropolitana.La Tarde.