18 de enero de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Jennifer López y su Plan B, madre, esposa y actriz

25 de abril de 2010
25 de abril de 2010

Fotos de La Prensa/ Sony International Pictures

En su primera aparición pública desde que tuvo a los mellizos Emme y Max, Jennifer López dejó por un momento su papel de madre y esposa (de Marc Anthony), para hablar de su rol en la nueva comedia romántica The Back-Up Plan… aunque hoy en día, su carrera profesional bien parece ser el Plan B, teniendo en cuenta que las prioridades personales de la familia evidentemente figuran en un primer plano, por encima de Hollywood.

¿Antes de conseguir el éxito profesional, había pensado en algún “plan B”, por si la música o la actuación no llegaban a funcionar tan bien como ahora?

No. Nunca tuve otro plan. En mi carrera no se puede dudar. Si era algo que quería hacer, tenía que ser único. Creo que es necesario ese estilo de enfoque serio para conseguir el éxito, porque nuestro negocio es extremadamente brutal.

¿Y está orgullosa de todos sus trabajos o se arrepiente de alguno en particular?

Estoy orgullosa de muchos trabajos que tuve. Y trato de hacer lo mejor que puedo, siempre. Pero la película que más me enorgullece es El Cantante . Sé que no tuvo demasiado éxito comercial, pero yo sentí que fue el mejor rol de mi carrera. Tratar de producir una película que nadie quiere hacer no es para nada fácil. Pero la hicimos. Al día de hoy, con Marc nos sorprendemos cuando la gente se nos acerca diciendo que también les gustó El Cantante .

Hablando del cantante… ¿Le da tanta importancia a los CD de música en inglés como los de español?

Ahora estoy trabajando en un álbum de inglés y recién cambié de compañía. Pero también estuve hablando con mi productor para grabar otro CD en español. Él terminó de grabar otro CD con Marc (Anthony) y yo le dije: “Genial, ahora podemos empezar con el mío”. Dijo que necesita vacaciones primero, pero también tiene cinco ideas para mí. Espero empezar pronto. ¿Quién sabe? A lo mejor el año que viene lo terminamos.

¿El trabajo como madre resultó ser el plan B de la carrera profesional?

No. Definitivamente no es el plan B. El trabajo en casa es mi prioridad. Ser madre y esposa viene primero y el resto, después. Por muchos años mi trabajo profesional, honestamente, fue mi única prioridad, pero la vida cambia.

¿Y los cambios no fueron tan fáciles?

Siento que todo pasó como tenía que pasar. En mi mente, en cierto punto de mi vida, me hubiese gustado que hubiera pasado antes. Hubo un momento en que llegué a pensar que no iba a pasar. Y cuando se cumplió, me di cuenta de que había un plan divino para mí, mucho mejor.

Justamente hay una frase en la película Plan B donde su personaje dice que ya no puede esperar más para quedar embarazada, porque tiene miedo de perder la oportunidad. ¿Quiere decir que alguna vez también pensó así?

Sí, aunque yo no forcé nada. Todo sucede por alguna razón, pero alguna vez pensé que a lo mejor no me iba a pasar.

En la película Plan B su personaje también cuenta la experiencia del primero y el mejor beso. ¿Se animaría a contarnos cómo fueron los de la realidad?

(Riendo) No.

¿Recordó al menos la época de embarazada para el rodaje de la película?

¡Mi Dios! Sí. Ayudó bastante porque el director era hombre y el guion lo había escrito una mujer. Con ella, las dos, recién habíamos salido del embarazo y estábamos obsesionadas con el tema. Sé muy bien lo que se siente.

¿Y el tema de la inseminación artificial? Yo también viví un proceso parecido y es mucho más complicado que el que muestra la película.

En la película, para mi personaje todo es mucho más fácil. Y es una sorpresa porque sabemos que no es así. Es un proceso complicado y no siempre se logra un resultado positivo en el primer intento. Por eso hay una frase en la película que dice: ¿Te das cuenta la suerte que tuviste? Es algo que casi nunca pasa.

En otra escena de la película, alguien dice que tener hijos es algo horrible, muy horrible, con momentos mágicos que lo transforman todo. ¿Piensa igual?

Absolutamente, claro ¿No es así como funciona la vida? Es difícil, difícil, difícil, después genial y después difícil, difícil, difícil, y después genial. Eso es lo que me gusta de esta película, tiene esas pequeñas verdades que la gente ya no tiene miedo de decir. Así es la vida y tener hijos también es así. Es duro, duro, duro, hasta que se produce un milagro que te hace olvidar todo lo malo… y todo te parece perfecto.

¿Qué consejo le daría al personaje de Plan B, que recién va a tener mellizos, teniendo en cuenta que usted ya los tuvo?

Todos me preguntan si es difícil, pero es lo único que conozco. A lo mejor si hubiese tenido un solo bebe primero, y después mellizos, hubiera sido diferente. Pero mi madre tuvo tres hijas siendo muy joven y muy cerca una de otra. Incluso me dijo que tener las tres bebés no fue tan complicado como cuando me vio a mí con los mellizos. Ella dice que criar mellizos es más difícil.

Yo también tuve mellizas. Y los primeros dos años son los peores…

Es muy duro, sí, pero ya mejoró. Ahora corren por todos lados y les gusta moverse solos, ya hablan. Los dos primeros años son los peores, por el poco sueño. Pero más allá de eso, también estuvo bueno.

¿A quién se parecen más? ¿Al padre, Marc Anthony, o la madre?

Es gracioso, porque justo ayer estuvimos hablando de eso. Estaban comiendo en la sillita alta y con Marc los mirábamos cuando él me dijo: “Max se parece cada vez más a ti, cuando yo siempre creí que se parecía a mí”. Y otra persona también ya me había dicho que mi hija es una imagen exacta a mí. Yo no lo podía creer. Le dije a Marc que a mí me parecen la combinación perfecta, en diferentes sentidos. Tienen características de los dos, pero se ven completamente distintos.

¿Qué diferencias, por ejemplo?

Se ven diferentes dependiendo con quién hables.

¿Por ser varón y mujer, hay demasiada diferencia?

Son muy diferentes. Ahí es donde te das cuenta de la diferencia entre el hombre y la mujer que existe en el mundo. Y es así desde el día que nacieron. La mentalidad es completamente diferente. Emme es mucho más cuidadosa y sentimental. Y Max es muy bravo y hace lo que sea, no le importa lo que pase. Ven al mundo de una forma diferente.

¿Y ya cantan tan bien como los padres?

De nuevo, ayer, cuando se estaban despertando, escuchamos con Marc en el monitor que Emme estaba cantando. Tal cual. Estaba en la cuna cantando y cantando. Marc dijo: “Mira, es difícil lo que hace”. Yo dije que no era para nada difícil y él insistía que sí.

¿Es muy diferente la maternidad a los 40 años?

Bueno, bueno… yo me imaginaba que iba a ser madre mucho más joven. Pero no sé, era demasiado egoísta, aunque eso cambia cuando se tiene un bebé. Antes me interesaba mucho más mi carrera y lo que quería hacer con mi vida. Para mí, llegó en el momento perfecto, porque estaba bien preparada. Era algo que quería desde hace mucho tiempo. Fue perfecto. ¡Perfecto! Mentalmente estoy perfectamente preparada para ser la mejor madre que puedo ser.

¿Los mellizos hablan en inglés o en español?

Los dos. Ellos saben los dos idiomas. Esta mañana, Max me dijo: “Mommy, look: I’m eating my huevos”, que significa: “Estoy comiendo huevos”. Pero sí, hablan inglés y español.

¿El matrimonio y la maternidad afectan su carrera?

Afecta mucho, porque hay que encontrar un balance que todavía estoy tratando de descifrar. Mis hijos apenas tienen dos años, y es todo un desafío. No facilita las cosas. Todo es mucho más difícil. Pero así es mucho mejor.

¿Cómo comparten la paternidad, si los dos trabajan, lleva a los bebés al estudio?

Sí. Pienso que necesito tenerlos mejor conmigo. Ya sabes cómo son los hombres. ¿Para qué te voy a mentir?

¿Se considera una persona muy romántica?

¡Vamos! Me conoces desde hace muchos años.

Y después de haber pasado por otros matrimonios que no funcionaron, ¿qué tiene de especial Marc Anthony?

Los dos trabajamos bastante en el tema de la “pareja”. Y no creo que nadie te diga algo así sobre cualquier relación, especialmente el matrimonio: Se supone que tiene que ser como un cuento de hadas. Será por eso que me gustan tanto las comedias románticas. Se supone que todo es fácil, pero la vida no es así. En la realidad hay que preocuparse por mantener el matrimonio. Y con Marc nos amamos lo suficiente como para mejorar como personas, el uno con el otro. Supongo que se puede amar a diferentes personas en una sola vida. Y yo también amé a otras personas, pero la diferencia es que hoy queremos mejorar. Es lo que buscamos y creo que ahí está la diferencia.

¿También ayuda el éxito que los dos comparten?

Sí, cualquier compatibilidad ayuda, creo. Sabemos cómo es nuestra vida y nos entendemos bastante.

¿Qué aprendió de Marc Anthony, para mejorar en el matrimonio?

Mucho. Cosas que me hacen feliz a mí, cosas que lo hacen feliz a él. Y los dos hacemos ciertos ajustes. Puede ser algo tan simple como ciertos tipos de bromas, cuando a él le encantaba hacerme sentir incómoda, hasta que se dio cuenta y dejó de hacerlo. Son esas pequeñeces que facilitan la convivencia. Y si algo te importa, te preocupas por hacer esos ajustes. Así funciona todo mejor.

¿Ayuda que los dos sean latinos?

No. Tuve otros novios latinos y fueron un desastre. Pero es grandioso compartir las mismas raíces. Yo conozco dónde nació y él sabe dónde yo nací. Nos entendemos muy bien. Comemos lo mismo. Nuestras familias hablan igual. Todo eso, de verdad, ayuda. Y no sólo por ser latino, pero latinos de Nueva York, somos animales diferentes. Eso ayuda mucho. Somos puertorriqueños criados en Nueva York, porque incluso en Miami, la crianza es diferente. Como en países o nacionalidades distintas, cada región tiene ciertas costumbres específicas. Y si ves un puertorriqueño de Nueva York lo reconoces por la forma que habla o como se viste. Y eso es lo que ahora estamos criando, en cierto sentido: pequeños latinos de Nueva York.