19 de enero de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Ell voto es una decisión muy seria

13 de abril de 2010
13 de abril de 2010

Aunque las encuestas de los últimos días muestran al candidato Juan Manuel Santos muy fuerte en un primer lugar de preferencia, seguido por Noemí Sanín Posada en un segundo lugar, aún la gente encuentra algunos detalles que no le acaban de convencer para depositar su voto a favor del primero.

Uno de los principales escollos para Santos (transcurre en los mentideros políticos) es su fórmula vicepresidencial. 

Muchos colombianos no entienden (ni yo tampoco) el motivo de la designación de Angelino Garzón.

Garzón fue ministro de Trabajo de Andrés Pastrana, dirigente sindical, Vicepresidente del partido Unión Patriótica y uno de los mayores defensores de la guerrilla de las FARC, para que se diera el “despeje” para los subversivos de los municipios de Pradera y Florida en el Valle del Cauca, como condición para un diálogo con el gobierno que condujera a la paz en nuestro país. (Agosto del 2006).

Esa posición asumida en su momento siendo Gobernador del Valle del Cauca lo mostró como contrario al modelo de gobierno del presidente Alvaro Uribe y contrasta hoy con el señalamiento que de su nombre hizo el aspirante Juan Manuel Santos para mostrarlo como su fórmula vice presidencial, si se tiene en cuenta que Santos ha insistido en que seguirá la línea “uribista” de lucha contra la guerrilla, en caso de llegar a ser presidente.

Todo parece indicar que su escogencia obedece al gran respaldo que Angelino Garzón tiene en el Valle del Cauca, que traducido a votos pondría un güarismo muy interesante y nada despreciable en favor de Juan Manuel Santos.

Es (así lo entiendo) por parte de Angelino Garzón, un cambio de la izquierda a la derecha de un día para otro.

De la candidatura de Noemí Sanín Posada (segunda en las encuestas) hay algunas cosas para analizar.

Cuántos conservadores la acompañarían en su aspiración?

Mirando la deserción del embajador de Colombia en España, Carlos Rodado Noriega, de extirpe conservadora quien se sumó a la campaña de Juan Manuel Santos como su jefe de debate, deja pensar que dentro de las huestes conservadoras las cosas no andan muy bien, de acuerdo con el resultado de las elecciones parlamentarias.

En mi columna anterior titulada “EXISTE DIVISIÓN CONSERVADORA?”, casi se presentía este juego de situaciones que finalmente de continuar así, dejarían contar en los comicios del 30 de Mayo cuántos son los verdaderos adeptos del Partido Conservador fieles a su candidata.

No hay que perder de vista el millón de votos que obtuvo el ex ministro Andrés Felipe Arias en la Consulta del partido conservador para escoger el candidato de esa colectividad.

Los que votaron por Andrés Felipe Arias, lo hicieron en contra de Noemí Sanín.

La pregunta interesante es:

Para dónde irá ese millón de votos, si se tiene en cuenta que Arias es conservador, pero de la misma corriente e ideales de su ex compañero de gabinete Juan Manuel Santos?

Claro que de producirse alianzas entre candidatos, los cálculos en los resultados finales pueden variar pero la experiencia enseña que no será por muchos dígitos.

El periódico EL TIEMPO acaba de abrir un foro entre sus lectores donde se pregunta:

Pueden los conservadores votar por un candidato que no sea de su partido?

Uno de los foristas (Hugo Rodríguez Giraldo) respondió:

“Claro que pueden. El pertenecer a un partido no es condición, para hipotecar las decisiones de conciencia que tiene cada ciudadano. Yo soy liberal y voté y seguiré votando por Uribe. Cuando existió el Frente Nacional no fue pecado votar por un conservador, así lo hubiesen pactado los partidos. Tampoco lo será ahora. En las decisiones de conciencia nadie se debe meter”.

LAS OTRAS CANDIDATURAS

Salvo que suceda un imprevisto con los otros aspirantes a la presidencia de Colombia, no será mucho lo que vaya a ocurrir.

Las encuestas con base en sus resultados, demuestran que los colombianos por ahora poco creen en el Partido Liberal, en los Verdes de Mockus, en Sergio Fajardo, en el Cambio Radical o en el Polo Democrático Alternativo.

Mockus es muy enredado en sus conceptos y del Polo Democrático es muy poco lo que la gente quiere saber, gracias a la deficiente gestión de Samuel Moreno y Lucho Garzón en la Alcaldía de Bogotá.

Si así manejaron la capital colombiana, cómo serían manejando el país?

Desde luego que ellos sacarán votos en las elecciones del 30 de Mayo, pero no creo que sean los suficientes para competir en una segunda vuelta.