25 de enero de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

El oropel se cotiza muy bien

28 de abril de 2010

…o que el tan publicitado debate que organizó la cadena Caracol T.V., fue de tal altura que no fueron suficientes las escaleras para poder ascender las brillantes e inteligentes preguntas que hizo lo más selecto del periodismo colombiano.

Simplemente se estaría dando la espalda a la realidad que nos agobia, y seguir creyendo que lo “más selecto de la intelectualidad colombiana” está en los actuales designados a la Primera Magistratura.

Tíldenme de pesimista, o acudan a los adjetivos que más rabia les suscite, pero lean primero estas consideraciones, que podrán ser tenidas o no en cuenta.

Actualmente, es decir, de unos 20 años hacia acá, la gran mayoría de empresas exitosas lo han sido, porque han incluido en sus nóminas personas con un perfil gerencial alto, aplicable esto a sus asesores, lo cual es un valor más que agregado. No miremos el tamaño de la  empresa, independientemente de este asunto, entre los requisitos gerenciales que se piden, y que son los más comunes, están una importante experiencia, un suprabagaje académico, gran capacidad de supervisión y de negociación, buscando, con esto y más, darle  la responsabilidad a la persona capacitada para el oficio.

Me he venido preguntando, muchas veces, si esto se hace con una empresa, que de llegar a quebrar, pues se lleva solamente a un número muy pequeño de personas, pero no quiebra al Estado, ¿por qué razón estas exigencias no se han aplicado a quienes van a ‘gerenciar’ la empresa llamada Colombia , pidiéndole solamente que sean colombianos de nacimiento, ciudadanos en ejercicio y mayores de 30 años?

Además, si con el principio de exigencia en las empresas, se han visto los resultados positivos y crecientes, ¿por qué diablos esto no se ha traducido en la elección de candidatos Presidenciales?

Para dar una buena respuesta, bien vale citar ejemplos, no tan lejanos, en Latinoamérica.

La Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, vigente desde el año de 1.999, establece en su articulo 227, que para “ser elegido Presidente o Presidenta de la República, se requiere ser venezolano o venezolana por nacimiento, no poseer otra nacionalidad, ser mayor de 30 años, y no estar sometido-(a)  a condena mediante sentencia definitivamente firme y cumplir con los demás requisitos de la Constitución.”

En Argentina, la Constitución, sancionada en 1.994,exige en su articulo 89, como requisitos, “haber nacido en el territorio argentino, o ser hijo de un ciudadano nativo, habiendo nacido en país extranjero, y las demás calidades exigidas. ¿Será que a estos países les ha ido bien con el perfil de los presidentes que han tenido? 

La Constitución Política de Colombia, correspondiente al año de 1.991 en su articulo 191, exige, para ser Presidente de Colombia, “ser colombiano por nacimiento, ciudadano en ejercicio y mayor de 30 años. Claramente se observa que estas constituciones pertenecen a la última década del siglo XX, precisamente cuando, ya hacía muchos años, y a escala mundial, se estaban haciendo las Selecciones  de Gerentes de grandes empresas,  con exigencias en Competencias y su desarrollo, la valoración de los conocimientos y la agregación de valor, sugiriendo un  paradigma sustentado más bien en las prácticas políticas de los países ya mencionados. No me enfrascaré en polemizar ni crear discusiones que no llevarían a ninguna parte, pero ¿por que razón las exigencias en los perfiles de los candidatos presidenciales, los que son un poco desapercibidos, quizás por la inmediatez o la estupidez rampante, está presente la ausencia total de las más rigurosas exigencias, ya que los países deben ser vistos como grandes Emporios industriales, cuya finalidad será el poder económico y el bienestar de su gente, pues resulta muy pobre, desde el punto del Recurso Humano, el perfil que se le exige al  “futuro Gerente de semejante organización y de todos los que de una u otra manera o nos beneficiamos o nos lleva el que nos trajo?

Es posible que en el pasado reciente las cosas medio hubiesen marchado, pero a qué precio.

¿Acaso el perfil de Pastrana le permitió conseguir el propósito casi que único, que era lograr la paz ,mediante un proceso iniciado con las F.A.R.C.? Casi cuatro años, y el país se despelotó totalmente, y la poca gobernabilidad que existía, se esfumo.

¿Acaso el perfil de Samper lo llevó a acabar con el narcotráfico? Más bien, se vio bien enredado con eso.

¿Acaso el perfil de Gaviria le dio para medir las consecuencias de la Apertura Económica, que condujo a la quiebra de muchas empresas, el campo colombiano quedó en la inopia, y él, siendo economista de la U. de los Andes, desconocía el tema?

Se necesitan perfiles de alto reconocimiento, de mucha exigencia, y nosotros, todos, debemos exigir que si queremos un país altamente desarrollado en su economía, con un nivel alto de bienestar integral y mucha, pero mucha justicia social, y erradicación de la corrupción en todas sus formas, esas mismas exigencias las debemos aplicar a quienes regirán los destinos de este país, es decir, con altísima capacidad gerencial.

Ya lo dice el gran Chiavenatto: ”No hay países subdesarrollados sino mal administrados”.

La verborrea ya no debe tener cabida como condición de un aspirante:  Esto que lo tenga un encantador de serpientes o un vendedor de específicos.

[email protected]