21 de octubre de 2019
Aguas de Manizales. Banner octubre de 2019.

Oferta laboral

13 de marzo de 2010

Debe también acreditar que es experto en contratos, contraticos, comisiones, adendos, porcentajes, comisiones, retribuciones, honorarios, premios, coimas y participaciones, principalmente en el sector público.

Igualmente deberá certificar que es práctico en pactos, convenios, tratos, negociaciones, alianzas, acuerdos, componendas, entendimientos, uniones y transacciones. Si acredita que las hizo con elementos al margen de la ley, mucho mejor pues ganará más puntos y tendrá más posibilidades. Si uno de esos pactos lo firmó en Ralito, se colocará automáticamente con la primera opción, aunque también sirven otros pactos de menor significación.

 El aspirante tendrá que acreditar también su experiencia en actividades de enredador, trapisondista, taimado, urdidor, tramposo, complotado, maquinador y conspirador.

Tendrá que demostrar que gracias a sus maniobras y ardides, enredos y chanchullos, ha logrado colocar en el sector público a inútiles e ineficientes parientes o amigos, quienes – eso sí – cada que hay elecciones le aportan votos de sus amigos imbéciles cercanos.

Será un factor a favor del aspirante,  si consigue demostrar que llegó al Congreso de la República como sustituto de alguno de los tantos congresistas que por ahora deliberan en la cárcel de La Picota, debido a sus nexos non sanctos.

Si por otro lado manifiesta que le queda sumamente difícil vivir con $71 millones de pesos, los $21 de su sueldo y los $50 restantes que reparte según su gusto y libre albedrío  entre sus amigos y amigotes en la famosa UTL, también gana puntos y seguramente su opción al empleo se acrecentará.

Máxime si añade que aspira disfrutar en el futuro de una pensión de $16 millones de pesos, gracias a ese bienhechor proyecto presentado por algunos senadores al que sólo le falta su aprobación en la Cámara para convertirse en ley.

Como el empleo en oferta es en realidad bastante apetecible, habrá que demostrar que se hicieron ingentes esfuerzos para conseguirlo, esto es, probar que se adquirieron tejas y cemento en buena cantidad; se conquistaron líderes caros y baratos; se hizo una significativa inversión en la compra de votos, inclusive con parte del pago adelantado, y se tiene una buena provisión de tamales, empanadas, cerveza y aguardiente para distraer a los imbéciles.

Un último pero esencial requisito: ser tránsfuga, desertor, traidor, infiel y desleal.

Empleo ofrecido: politiquero tradicional en Colombia.