27 de febrero de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

La liberación de rehenes se prevé para el fin de semana

24 de marzo de 2010
24 de marzo de 2010

El anuncio lo hizo  ayer la senadora liberal Piedad Córdoba, luego de una reunión  con la Cruz Roja Internacional y los familiares de los uniformados plagiados por las FARC. Luego, a través de un comunicado,  Córdoba informó que las FARC, finalmente, aceptaron el protocolo de seguridad suscrito por el Gobierno colombiano, con el fin de facilitar la operación.

A través de una carta, la guerrilla comunicó a la senadora que los helicópteros brasileños que participarán en el operativo deben estar el viernes en el aeropuerto de Villavicencio, departamento del Meta.  La idea es que el sábado por la mañana se realice la liberación  de Calvo, quien está en poder de las FARC desde abril del 2009.

La operación continuará el domingo, cuando la insurgencia entregue a su secuestrado más antiguo: el cabo Moncayo, quien está en cautiverio desde el 21 de diciembre de 1997.  Ese día también está previsto que se entreguen los restos del mayor Guevara, quien fue plagiado en 1998 y murió en cautiverio en 2006 en el departamento del Putumayo.

La información de la senadora fue confirmada en la Casa de Gobierno por Frank Pearl, el alto Comisionado de Paz del Gobierno, quien reiteró que si las FARC cumplen su palabra las liberaciones empezarían el sábado.

Por la tarde, el general Freddy Padilla, comandante de las FF.AA. colombianas, reiteró que el Gobierno está dispuesto a cumplir el protocolo de seguridad. Por ello, responsabilizó a la guerrilla en la demora de la entrega de los rehenes.

De acuerdo con ese protocolo, la guerrilla alertará 36 horas antes del operativo el municipio en que las Fuerzas Militares deben suspender sus operaciones
para viabilizar las liberaciones.

Piedad Córdoba advirtió que el operativo humanitario está “supeditado” a las condiciones del clima y al acondicionamiento de los helicópteros que serán
empleados por la misión.

El grupo humanitario estará conformado por el Agregado Militar brasileño, un representante de la Iglesia Católica, un miembro de la Cruz Roja  Internacional y la senadora Córdoba.