27 de febrero de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

La ‘Dama de hierro’ de Vargas Lleras

23 de marzo de 2010
23 de marzo de 2010

A pesar del cansancio normal tras un día de campaña, Elsa colaboró con la sesión de fotos y se prestó para todo.

Dentro de la casa había —entre otras cosas— un cuadro que ocupaba toda la pared, un comedor de seis puestos y un sofá blanco que se teñía de negro con las sombras producidas por las luces de un estudio fotográfico. En una esquina, estaba este humilde servidor, quien confiesa que tenía nervios por interrogar a la mujer que es considerada como la Dama de Hierro de las finanzas de Barranquilla y que además ostenta un título de economista, un MBA en finanzas y un diplomado en negocios internacionales.

En el momento en que Elsita, como cariñosamente la llaman, puso sus ya célebres muletas sobre el sofá blanco todo cambió. Una sola frase de la ex Secretaria de Hacienda del Distrito, “vamos a tomar las fotos en vestido de baño antes de que se vaya el sol”, rompió cualquier barrera de hielo que pudiera existir en ese momento. Luego, sólo tuvimos que sentarnos a charlar.

¿Cómo está conformada tu familia? ¿En cuál colegio estudiaste?

Soy hija de Vicente Noguera y Elsa De la Espriella. Tengo dos hermanos: uno mayor, Vicente, y uno menor, Daniel. Como el jamón, yo estoy en el medio de ese sándwich —risas—. Estudié primero en el Parrish, pero a los seis años me pasé al Marymount. Esa fue una buena decisión, pues todavía conservo a mis amigas del colegio. Somos inseparables.

Y después vino la Universidad del Norte, ¿por qué no terminaste ingeniería industrial?

Me gradué en 1989, año en el que mataron a Galán. Era una época muy peligrosa. Yo quería estudiar economía en Bogotá, pero mi papá no me dejó. Entonces, me matriculé en Barranquilla y estudié ingeniería por dos años. Después, mi papá cedió y pude cumplir mi sueño.

¿Allá fue tu primer accidente?

Sí. Estaba en quinto semestre y me caí de unas escaleras. Me fracturé el fémur derecho y me tuvieron que operar. Fueron tres operaciones durante la carrera. Desde ese entonces uso las muletas.

¿Esas fracturas tienen algo que ver con el problema de crecimiento que presentaste en la infancia?

Digamos que en ese momento me di cuenta de que tenía huesos delicados y que debía cuidarme mucho más. Sin embargo, con las muletas y con mucho cuidado me gradué de la universidad, hice mi MBA y entré al sector público.

Seguramente, durante la campaña todos querrán tocarte, ¿qué vas a hacer para que no te lastimen?

Ese es un tema que no me preocupa. Claro que me voy a cuidar, pero la gente es muy cariñosa y cuando lo ven a uno con muletas lo protegen.

 

Ya que llegamos al tema de la política, ¿cuéntanos cómo y cuándo te enteraste de que Vargas Lleras te quería de Vicepresidenta?

Yo ya había escuchado rumores, pero nunca había hablado con él personalmente. La noche de la Batalla de Flores, en la fiesta del Country Club, Germán Vargas se me acercó y me dijo que lo que la gente estaba diciendo era cierto. Yo no le creí, pues pensé que estaba tomado.

¿Esa noche dormiste?

Como siempre, perfectamente. Te repito, yo pensé que eran cosas de rumba. Aunque estoy convencida de que Germán es un tipo muy serio.

¿Serio o bravo?

Más bien yo diría que es una persona muy estricta. A él le gusta que las cosas se hagan lo mejor posible. Esa es una virtud muy grande, sobre todo si se quiere llegar a ser Presidente de la República.

Si la fórmula Vargas-Noguera llega a la Casa de Nariño, ¿qué podemos esperar los costeños?

Muchas cosas buenas. El doctor Vargas me buscó porque tiene un decidido compromiso con la Región Caribe. Él es consciente de que existen desigualdades e inequidad en nuestras ciudades.

Cambiemos de tema, ¿qué hace Elsa Noguera un fin de semana?

Así como soy de intensa con el trabajo, lo soy en los momentos de esparcimiento. Me encantan las reuniones familiares, salir con mis amigos e ir a la playa los domingos. Adoro ir a la piscina, pues, además de ser divertido, me sirve de fisioterapia para las piernas.

¿Un momento difícil?

La reciente muerte de mi amiga María José Falquez. Fue durísimo para nuestro grupo de amigas, pero la vida es así. Esta campaña nos está ayudando a tener la mente ocupada.

¿Qué pasa si pierdes?

Estoy segura de que vamos a ganar.

Su gestión en Barranquilla

Según Elsa Noguera, el alcalde Alejandro Char recibió una ciudad que, por estar sumida en la Ley 550, no podía acceder a ningún tipo de crédito. También, dijo, tenían una deuda de 525 mil millones de pesos y un ingreso de 660 mil millones. O sea que se debía el 80 por ciento de los ingresos de la ciudad. “Hoy debemos sólo el 34 por ciento y nuestros ingresos son de 1.2 billones de pesos”, agregó. También afirmó que la Alcaldía, antes de Char, gastaba mucho dinero en gastos de funcionamiento. GC