28 de febrero de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Papel de la iglesia en el sometimiento de criminales: garante

13 de febrero de 2010
13 de febrero de 2010

El funcionario dijo que no se trata de una tarea de mediación o de facilitación de diálogos con los ilegales, sino de prestar un servicio como garante en el momento que un ciudadano perteneciente a una banda criminal quiera someterse a las autoridades judiciales.

“En la práctica, una persona que esté en una banda criminal llama a un obispo y dice yo quiero someterme a la justicia y quiero que usted esté en el momento que me entregue a las autoridades competentes que administran justicia en este país, y ese monseñor lo acompaña; es así de sencillo”, explicó.

Durante la Asamblea Plenaria del Episcopado, el Comisionado recalcó que el Gobierno no autoriza negociaciones de treguas, cese el fuego o cese de hostilidades con estas bandas criminales. La Iglesia ofrecerá sus servicios para generar confianza en quienes quieran entregarse a la ley y que requieran un garante para hacerlo.

“El Gobierno nunca tramita ni avala ni participa en acuerdos entre estas bandas de criminales. Aquí lo que hay es una responsabilidad inmensa del Gobierno para solucionar el problema de violencia estructuralmente. Para esto no hay atajos, no hay caminos cortos, no puede haber paños de agua tibia. La Policía y la Justicia siguen funcionando y de eso se trata”, señaló.

El funcionario sostuvo que hay total coherencia entre el servicio que la Iglesia quiere prestar y las funciones que el Ejecutivo puede autorizarle: “La actividad pastoral es una actividad del resorte de las iglesias en lo cual el Gobierno no interviene. Lo que ha quedado claro aquí es que no hay diálogos ni puede haber diálogos con los grupos de narcotraficantes, pero los obispos pueden ser garantes en procesos de sometimiento a la Justicia cuando alguien quiere presentarse a las autoridades y quiere ir ante un juez, ante un fiscal, ante un defensor del pueblo, para someterse al régimen penal ordinario”.

Subrayó que el Gobierno no entablará procesos de negociación con bandas emergentes o de narcotraficantes. “Eso debe quedar absolutamente claro que no, no estamos dispuestos. Es sometimiento a la Justicia. Y si en eso tenemos, cuando las personas lo soliciten, el acompañamiento de un obispo, bienvenido”.