21 de octubre de 2019
Aguas de Manizales. Banner octubre de 2019.

Falleció en Medellín el ex futbolista Mario Agudelo

18 de febrero de 2010
18 de febrero de 2010

Agudelo, nacido en el barrio La Floresta de la capital antioqueña, arrancó su carrera en el fútbol aficionado y desfiló por los equipos Atlético Nacional, Independiente Medellín, Deportivo Cali, Cúcuta Deportivo y Deportes Quindío e integró la selección preolímpica de Colombia que en 1959 derrotó 2-0 a Brasil en Bogotá y luego cayó 7-2 en el estadio Maracaná de Río de Janeiro.

Agudelo además participó en la Copa América de 1966 e intervino en las eliminatorias del Mundial de México 1970.

También hizo parte de la selección que jugó el zonal suramericano contra Chile en 1967.

MARIO AGUDELO: SEÑOR Y CRACK, DE ESTOS SON POCOS

Por Álvaro Galeano, especial para Cápsulas

Mario Agudelo Pérez nace en el barrio La Floresta en el que se venía al mundo con el carné de futbolista: La Floresta, cuna de figuras del fútbol nacional, la lista es inmensa y se daba por familias: los Mesa,los Sierra, los Monsalve, los Mayas. los Agudelo no se quedaban atrás, Alberto, Armando y el de mayor figuración Mario Agudelo, intelectual por esencia y crack por genética. e

El fútbol antioqueño lo disfrutó en el gran equipo que representaba a Vicuña y algunas selecciones departamentales, pero Mario saltó muy rápido al fútbol profesional, dejando truncas las aspiraciones de estudiar medicina, luego de graduarse como bachiller del Liceo Marco Fidel Suárez. Nacido a destiempo, para esta época sería apetecido por los grandes clubes del área; los aficionados de hoy, se perdieron de ver a un grande de verdad, clase, limpieza en el corte, cabeza levantada, cierta falencia en la entrega, pero con un panorama espectacular, era el rey del anticipo.

Mario Agudelo hizo parte de la selección preolímpica que definió cupo con Brasil, ganado en Bogotá 2-0 y cayendo en el Maracaná, creo fue 7-2. Luego estaría en varias Selecciones Colombia como la del zonal Suramericano contra Chile en 1967 y la eliminatoria al mundial de Méjico 70, siempre como titular.

Continuando con un recuento desordenado sobre su trayectoria, Mario se inicia como profesional en el Atlético Nacional en el año 1959, aunque su intención era llegar al Independiente Medellín; con los verdes hace una campaña brillante haste el año 1962 cuando por fin llega a los rojos del DIM, convirtiéndose en idolo de la afición, ejemplo para los jóvenes por su profesionalismo.

Su excelente nivel durante 5 años con el Medellín lo llevan al club soñado por los grandes jugadores, el Deportivo Cali en el ano 1967, justo cuando estaba para irse su amigo y compañero de siempre Bernardo "Cunda" valencia. no mas llegar a Cali y hacerse dueño de la afición, un equipo económicamente bien, contrataba jugadores de alto nivel en el exterior, pero Mario con su bondad futbolística ni se inmutaba, su puesto tenía su firma; su temporada azucarera se prolonga hasta 1972 cuando tiene un paso fugaz por el Cúcuta y en 1973 por el Atlético Quindio, pero dura muy poco y da fin a su dilatada carrera en ese año, dedicándose a la direccion técnica en el fútbol aficionado primero, llega a mnejar el equipo de reservas del Medellin, hace pintos en el área profesional con los rojos, luego maneja sus divisiones inferiores; en la década de los ochenta Millonarios funda una escuela en Medellin y son Mario Agudelo y Bernardo Valencia quienes tratan de darle vigencia, pero el apoyo capitalino es muy pobre y se quedan en el intento y entonces Mario Agudelo se dedica a la industria de la implementacion deportiva, especialmente en el calzado de fútbol.

Hoy mario sigue el fútbol aficionado desde la tribuna con la natural preocupación por el bajo nivel del fútbol paisa, resultado de la mala dirigencia actual, se reúne con sus amigos Jairo Tapias, "Ccunda" Valencia, con Tulio Tamayo, Libardo Ayala, hablan de música, su mayor afición pues es un amplio conocedor de la música del ayer y posee páginas del repertorio romántico de difícil consecución.

Recuerda con cariño todo lo que le sucedió en el fútbol y en noches de copas, no muy frecuentes, se convierte en un tesoro de anécdotas pues es un maravillloso conversador. Mario Agudelo Pérez, orgullo paisa, ídolo de la afición que, ante su presencia como crack, olvidaba los colores y daba gracias a Dios por lo que siempre nos brindó: clase, señorio y transparencia como ser humano.