19 de marzo de 2019
Aguas de Manizales - Marzo 2019

Salario de hambre

10 de diciembre de 2009

Lo que no entiendo es que un mercado que en enero de este año 2009 costara, por poner un ejemplo, $200.000 (Doscientos mil pesos) pueda comprarse ahora en diciembre por $206.000 (Doscientos seis mil pesos).

Esta matemática elemental, que es la que entiende y sufre el colombiano del común, es la que no cuadra con las cuentas artificiosas del gobierno nacional, según el cual, el costo de vida apenas subió en esta anualidad próxima a terminar, algo menos del tres por ciento.

Con base en esas, para la inmensa mayoría del pueblo incomprensibles teorías, es que alguien sostuvo en estos días recientes que el salario – como gran cosa – se ha incrementado desde el año 2002 hasta el presente en un 11% (Once por ciento).

Falso de toda falsedad, como suelen decir todos los acusados de algo indebido, y para comprobarlo, sólo bastaría el siguiente ejemplo: en el 2002 el pasaje en bus urbano valía $600, y como cada año se ha incrementado en $100 pesos, ahora cuesta $1.300. Es decir, ha subido más del ciento por ciento.

En Medellín hay rutas integradas al metro que comenzaron este año con una tarifa de $600 pesos; posteriormente la subieron a $900 y ahora está a $1.200. Es decir, un alza del ciento por ciento, cuando el salario de hambre que llaman mínimo, apenas fue incrementado en un escaso 6%.

El sector financiero, los abusivos bancos incluidos, había ganado a noviembre 30 de este año algo más de siete billones y medio de pesos, y no es aventurado señalar que en marzo, el mes de las asambleas de accionistas, aunque éstos cada día sean menos en razón de la ofensiva concentración de la riqueza, todas las empresas reportarán utilidades del 15, el 20 o el 25%.

Sin embargo el llamado sector privado ya dijo que el salario mínimo o de hambre para el 2010, no puede aumentarse más del 3%, porque se afectaría el problema del desempleo. Vale la pena preguntarle a los patrones cuantos empleos crearon este año, cuando con esa misma cantaleta se opusieron a un reajuste digno del salario de hambre que rigió en el 2009 ?

No es mayor ahora la tasa de desempleo que la que había el año pasado ?

A principios del año la bolsa de leche – bastante aguada por cierto – valía $1.200. Ahora cuesta $1.300, es decir, subió más del 8%. Los huevos costaban a $250 y ahora valen $300, un alza del 25%. Y ni hablar de la carne, el arroz, la papa, el fríjol y todos los demás víveres de primera necesidad. De dónde saca entonces el gobierno que la inflación, o sea el costo de vida, subió menos del tres por ciento ?

El miserable y ofensivo tres por ciento de aumento defendido por el gobierno, el banco de la república y los empresarios equivale a $500 pesos diarios o $15 mil pesos en el mes. Mientras tanto, los HP del congreso – honorables parlamentarios – que devengan $21 millones de pesos y tienen una pensión de $11 millones cuando se jubilan, están buscando subirla a $16 millones, y seguro lo lograrán porque para eso si están puntuales y responden a lista como muchachos aplicados.

No importa que este año las grandes mayorías oficialistas, incluidos en ellas los representantes conservadores y uribistas de Antioquia, hayan hundido con su voto el restablecimiento de las horas nocturnas y los festivos para los trabajadores, beneficios de los cuales fueron despojados abusivamente por el gobierno para entregarles ese dinero a los empresarios, que todavía deben estar riéndose de las promesas de crear empleo que en su momento hicieron.

Por actuaciones como las anteriores es que no son necesarias las Farc para que haya subversión. Mientras subsista tal estado de injusticia, de inequidad y de desvergüenza, aupado por el gobierno y los poderosos, estos seguirán mejor pero la inmensa mayoría del país irá de mal en peor.