18 de enero de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Plan de Aguas de Risaralda, el de mayores avances en Colombia

30 de diciembre de 2009
30 de diciembre de 2009

Esta gestión del Gobernador Víctor Manuel Tamayo Vargas, por sacar adelante un plan adecuado a las necesidades de los risaraldenses, fue reconocida en diferentes escenarios por el Viceministerio de Aguas.

El Plan Departamental de Aguas logró consolidarse en esta vigencia con el ingreso de la totalidad de todos los municipios risaraldenses, la firma de convenios para la ejecución de los recursos y la presentación de proyectos en la ventanilla única del Ministerio de Ambiente, Vivienda y Ordenamiento Territorial, lo cual significó tener a la fecha proyectos viabilizados por $24.000 millones.

De acuerdo con los estimativos de la Empresa de Aguas y Aseo de Risaralda, que gerencia Hugo Armando Arango, para lo que resta de este periodo administrativo y constitucional el Plan de Aguas cuenta con una bolsa de inversiones del orden de $63.000 millones.

Ola invernal

En la actualidad, se están ejecutando recursos adicionales por $1.670 millones, provenientes del gobierno nacional, los cuales fueron destinados para atender contingencias ocasionadas por la ola invernal en Marsella, Quinchía, Pueblo Rico, Santa Rosa de Cabal, Belén de Umbría y Santuario.

Santa Rosa de Cabal fue el primer municipio en dar testimonio de las bondades del Plan de Aguas, con las obras realizadas en el sector de la cantera, sobre la vía que conduce a la Laguna del Otún, donde de manera satisfactoria se adelantan los trabajos de arreglo y mejoramiento de la línea de conducción del acueducto que surte a esta localidad, con inversiones por $330 millones.

Acueductos Indígenas

También en materia de mejoramiento de las condiciones del suministro de agua para las familias risaraldenses más alejadas de los cascos urbanos, 8.000 habitantes de las comunidades indígenas de las veredas Sinaí, Santa Teresa, Barakirura Alta y Baja en Pueblo Rico y de Socorro – Canchivare y Barrancas en Mistrató, se beneficiaron en el 2009 con la construcción de 20 acueductos indígenas, lo cual demandó una inversión de $2.800 millones.