15 de enero de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Minhacienda, el mejor ministro

14 de diciembre de 2009
14 de diciembre de 2009

Analistas del mercado aseguraron que Zuluaga se destacó al realizar un excelente trabajo para hacerle frente a la crisis. Asimismo, señalaron que en 2010, el mayor desafío del jefe de la Cartera de Hacienda será lograr que Colombia obtenga el grado de inversión.

En el caso de Plata, las opiniones son encontradas, mientras ejecutivos como el presidente de Call Center S.A., Jaime Rico, califican como positiva su gestión para encontrar nuevos mercados, frente a la crisis con países como Ecuador y Venezuela, otros como el gerente general de PVC Gerfor, José María Escovar, consideran que abrió mercados "sin que las empresas locales estuvieran preparadas".

En tanto, el ministro de Minas y Energía, Hernán Martínez, también dividió las opiniones. Algunos piensan que ha hecho un buen trabajo trayendo inversión extranjera al sector minero-energético, mientras otros creen que aún le falta luchar más por los proyectos en el Congreso de la República y aclarar los planes con la Cartera de Hacienda.

En la lista siguen los Ministerios de Agricultura (donde el tema de Agro Ingreso Seguro afectó la imagen de la Cartera), Ambiente y Vivienda (que con la entrega de créditos por 700 mil millones permitió grandes avances en vivienda), Protección Social (criticado ampliamente por el aumento del desempleo y la informalidad, así como reiteradas fallas en el sistema de salud) y Transporte (donde grandes licitaciones son opacadas por temas de normatividad pendientes y algunas polémicas con el gremio).

Finalmente, aunque poco reconocido por empresarios ajenos al sector, la ministra de Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC), María del Rosario Guerra, recibió un espaldarazo reiterado por sus avances en conectividad y cobertura de servicios de comunicación durante el último año. En general, las tareas pendientes se cuentan a dos manos y en 2010 se verá quiénes podrán cumplir con las promesas.