23 de enero de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Farc querían vengar muerte de ‘Patamala’

23 de diciembre de 2009
23 de diciembre de 2009

El secuestro y posterior asesinato del gobernador del Caquetá, Luis Francisco Cuéllar, por un comando de las Farc, habría sido retaliación por la muerte en combate del jefe guerrillero Hermes Triana, alias ‘James Patamala’, en octubre pasado.
Los insurgentes llegaron a la vivienda, detonaron un petardo para derribar la entrada, mataron al patrullero de la Policía Javier García Gutiérrez, y se llevaron al Gobernador.
Al arribar, los subversivos pintaron en la fachada de la casa del funcionario, el grafiti ‘Comando James’ haciendo referencia al jefe guerrillero abatido por la Policía en la vereda El Cóndor, en Puerto Rico (Caquetá) en desarrollo de la operación ‘Redentor’, el pasado 25 de octubre.
‘Patamala’

‘James Patamala’ o ‘El Muerto’, nació en 1965 en El Paujil, Caquetá, y sepultado en el Cementerio Central de Neiva. Estaba en las Farc desde hacía 15 años y llevaba 11 en la ‘Teófilo Forero”.
Triana se desempeñaba como jefe de finanzas de la ‘Teófilo Forero’. El subversivo tenía en su contra órdenes de captura de la Fiscalía Cuarta Especializada de Neiva por los delitos de terrorismo, secuestro extorsivo, homicidio con fines terroristas, homicidio en persona protegida, concierto para delinquir, porte ilegal de armas de fuego, y empleo de sustancias peligrosas, entre otros.
El subversivo, junto a Hernán Darío Velásquez, alias ‘El Paisa’, fue trasladado al Meta para reforzar la seguridad de alias ‘El Mono Jojoy’, jefe militar de las Farc.
El subversivo además fue incluido en la Lista Clinton en noviembre de 2007, al tiempo que hacía parte del grupo de los 50 terroristas colombianos más buscados por la justicia de los Estados Unidos.
‘James Patamala’, según las autoridades, planeó y coordinó asesinatos, atentados y secuestros en el Huila, Caquetá, Bogotá y en los últimos meses en Risaralda y Cundinamarca.
El abatido jefe guerrillero estaba comprometido en la masacre de la familia Turbay Cote, el 29 de diciembre de 2000; planeó y financió el atentado contra el Club El Nogal en Bogotá, el 7 de febrero de 2003 y la casa-bomba en el barrio Villa Magdalena en Neiva el 14 de febrero de 2007.
Además se le relaciona con el secuestro y posterior asesinato de Liliana Gaviria Trujillo el 27 de abril de 2007 a las afueras de Pereira; el homicidio del ex senador huilense Jaime Lozada Perdomo, el 3 de diciembre de 2005, y la masacre de concejales en Rivera el 27 de febrero de 2006.
Las declaraciones de ex guerrilleros lo comprometen en el plan de secuestro contra contratistas norteamericanos en Melgar, Tolima, en junio de 2007; el frustrado secuestro masivo de personalidades en Armenia el 28 de agosto del mismo año, y en el atentado contra el ex ministro de Defensa Juan Manuel Santos y su familia.
Cuando en octubre pasado fue dado de baja, junto al cuerpo sin vida de ‘Patamala’ el Ejército encontró una agenda con una lista de elementos necesarios para acometer aparentemente un operativo de importancia mediante una de las estrategias preferidas de la ‘Teófilo’: disfrazarse de fuerza pública.