28 de enero de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

El gobernador del Caquetá fue degollado

22 de diciembre de 2009
22 de diciembre de 2009

El mandatario seccional fue sacado anoche de su residencia en Florencia por guerrilleros de las Farc en una audaz acción en la murió un patrullero y resultaron heridos dos policías.

Despacho de la AP

Hallan muerto a gobernador secuestrado por FARC

Por VIVIAN SEQUERA

BOGOTA (AP) – El secretario de la gobernación de Caquetá Edilberto Ramón Endo informó el hallazgo del cadáver del gobernador departamental secuestrado en la víspera por la guerrilla de las FARC.

El cadáver del gobernador Luis Francisco Cuéllar, quien cumplía en la jornada 69 años, apareció en una localidad cercana a Florencia, capital del Caquetá y a unos 380 kilómetros al suroeste de Bogotá, dijo Endo en diálogo telefónico.

El funcionario declinó ofrecer otros detalles.

Cuéllar había sido secuestrado la noche del lunes por un comando de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) que mató a un policía en la casa del gobernador en Florencia y se llevó al funcionario en una camioneta gris, según ha dicho la policía.

Las autoridades informaron que unos 2.000 efectivos militares y de la policía habían sido desplegados para buscar al gobernador del sureño departamento de Caquetá, un territorio que tradicionalmente ha tenido una fuerte presencia de las FARC.

"Yo preferiría que no me preguntara detalles, pero es oficialmente la noticia", dijo Endo al ser consultado sobre las versiones del hallazgo del cadáver.

La esposa del gobernador, Himelda Galindo de Cuéllar, y uno de sus hijos, Luis Fernando, de 37 años, indicaron vía telefónica que la información que tenían del fallecimiento también se las había proporcionado el secretario de gobierno.

Las autoridades policiales y de la Fiscalía General encargadas del levantamiento de un cadáver, no confirmaron de inmediato la noticia.

Temprano, la esposa del gobernador había dicho que Cuéllar ya había sido secuestrado cuatro veces y ella misma, una. Los secuestros anteriores, que se extendieron entre dos y medio a siete meses, fueron todos en Caquetá a partir de 1987 para cobrar rescates, que la familia pagó, aunque Galindo dijo no recordar los montos.

La familia posee dos fincas en Caquetá. Uno de los cuatro hijos de la pareja fue asesinado en febrero del 2003 en el departamento norteño de Magdalena.

En su escape los secuestradores también hirieron a otros dos policías que estaban en la parte posterior de la residencia, dijo el general Orlando Páez, director de operaciones de la Policía Nacional. Los rebeldes abandonaron Florencia en la camioneta, que más tarde apareció incendiada en un área del norte de aquella población, agregó Páez temprano en diálogo telefónico.

El analista Armando Borrero, ex asesor de seguridad de la presidencia en los años 90, lo ocurrido en Florencia fue "un error monumental" desde el punto de vista tanto del manejo de datos de inteligencia como de seguridad a un funcionario. "No es difícil imaginar que un gobernador de Caquetá está expuesto" a este tipo de acciones debido a lo conocido de la presencia rebelde en la zona.

Florencia es la sede de una brigada y una división del ejército. Lo ocurrido "no tiene justificación… (los militares) se confiaron demasiado porque la situación estaba relativamente tranquila", dijo Borrero.

León Valencia, de la no gubernamental Corporación Nuevo Arco Iris, que analiza el conflicto interno colombiano, opinó que con esta acción los insurgentes buscan mostrar "que llegaron vivos al 2010" a pesar de la ofensiva militar contra los grupos armados ilegales que implantó el gobierno del presidente Alvaro Uribe desde su llegada al poder en agosto del 2002.

Recordó que las FARC a fines de año realizan ataques porque saben que son fechas en que se relaja la seguridad.

Ningún gobernador había sido secuestrado desde abril de 2002, cuando las FARC plagiaron al entonces gobernador de Antioquia, Guillermo Gaviria y a su asesor de paz y ex ministro de Defensa, Gilberto Echeverri cuando realizaban una caravana a pie en pro de la paz. Los dos murieron en mayo de 2003 durante operativo de rescate oficial.