28 de enero de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Como lo soñó Ernesto Guevara

20 de diciembre de 2009

Sin embargo, no pudo ganar en los departamentos (provincias) del oriente, que conforman territorialmente algo más de la mitad de la nación, y albergan a la tercera parte de la población.

Para estas elecciones se estrenó el padrón biométrico. Sonaba moderno, y el gobierno se encargó de hacer creer que era la forma más cristalina y honesta de registrar a los votantes. (Un procedimiento donde el régimen controla la totalidad del sistema informático).

Con una bancada rival de cobardes y vendidos, que cada vez que tiraban una piedra contra sus ventanas, aprobaba lo que pedía el oficialismo, no hubo nadie que se plantara contra el nuevo esquema de empadronamiento.

El partido opositor, “Podemos”, después de ratificar las leyes introducidas por el imperioso señor Morales, incluida su nueva constitución política, desapareció del escenario para dejarle el bulto al país.

Sus dirigentes creyeron que hacer política era montarse en el potro amansado por otros y que disfrutarían de una placentera cabalgata luciéndose arrogantemente. Llegaron al escenario del debate, sin méritos, y se fueron como traidores.

El padrón biométrico es la base de datos que utilizará el gobierno boliviano-venezolano para seguirle los pasos a cada ciudadano. Es el método totalitarista digital, altamente cuestionado, y rechazado hasta en algunas de las mejores democracias, porque invade la libertad individual y la vida privada de las personas.

Nadie podrá hacer una operación bancaria, usar internet, comprar leche, cargar gasolina, tomar una cerveza o usar su tarjeta de crédito, sin que el gobierno se entere. Los servicios de inteligencia obtendrán instantáneamente su foto, sus datos personales y su ubicación.

Los que votaron son desde ahora prisioneros del régimen. No importa adónde vayan, es imposible escapar a la vigilancia del Estado. Donde muestren un documento de identidad o dejen sus huellas dactilares, el ministerio lo sabrá.
La violencia está a la vuelta de la esquina. El Estado policial se impondrá inclementemente.

El congreso permitirá el ingreso masivo de tropas venezolanas que tomarán supervisión militar de Bolivia, creando desazón interior, y tensión fronteriza con Perú y Chile.

El corazón de Sudamérica está en manos de un régimen dictatorial marxista que alienta la guerrilla comunista, tal como soñaba Ernesto Guevara.

La influencia de Bolivia sobre la Argentina es mayor a la que la generalidad percibe. De acuerdo a estudios científicos infalibles, realizados en 2006 para la cancillería argentina en base al modelo desarrollado por Paul Collier y Anke Hoeffler. En Bolivia va a producirse una guerra civil con repercusiones hemisféricas.

Se calcula que entre 600.000 y un millón de bolivianos buscarán resguardo en la Argentina, con incidencia catastrófica para su economía. La Casa Rosada deberá gastar entre 400 y 1.000 millones de dólares (que no los tienen) para dar cobijo a los “cabecitas negras”.

Es probable que la violencia, con efecto dominó, comience cuando Hugo Chávez decida atacar Colombia, como tanto viene anunciando. Cuando un presidente, militar, golpista, despótico, desequilibrado y presumido, amenaza con guerra, hay que escucharlo. El Heraldo.

* Ex diputado boliviano. www.josebrechner.com