28 de enero de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

¡Urgente: vendo mi riñón!

29 de noviembre de 2009
29 de noviembre de 2009

En realidad ese número de celular existe y la oferta es en serio. Al otro lado de la línea responde una mujer que dice llamarse Alejandra. Su voz es tímida, casi apagada y se escucha lejos. Ella asegura que está en una finca en Yaguará y sus datos prefiere guardarlos como un verdadero secreto.

La huilense de 24 años no tuvo otra opción, dice ella, que ofertar en el periódico regional más importante la venta de uno de sus riñones para poder cancelar una deuda que la tienen preocupada desde hace días. Sin pensarlo y sin consultarlo, optó por avaluarlo en $30 millones, como lo precisa en el clasificado.

“Tengo una deuda grande con una entidad bancaria, no es por todo lo que estoy pidiendo, pero debo pagarla”, dijo al otro lado del teléfono sin entregar mayores datos. “Veo que las personas lo están tomando por otro lado, me han llamado como 15 veces, me insultan, me dicen cosas muy feas, me piden que no juegue con la gente cuando mi intención no es esa”.

Alejandra parece no estar muy enterada de lo que significa donar un árgano y su oferta pareciera radicar solo en la necesidad económica.

“No conozco mucho del tema, solo lo que he consultado por la internet y lo que mis amigas me han dicho. He podido aprender que un ser humano puede vivir solo con un riñón y no le pasa nada”, aseguró al aclarar que aparte de su necesidad económica busca ayudar a una persona que lo necesite, “quiero ofrecer ese apoyo”.

Sin embargo, hay algo que la atormenta. “A mí me da miedo es la intervención quirúrgica, uno no sabe si pueda salir viva. Hay médicos muy buenos, pero otros no tanto y eso me preocupa”, dijo telefónicamente.

Alejandra se despide; mientras habla un nuevo mensaje por su celular ha recibido. Antes de colgar alcanza a leerlo y comenta que la están insultando.

LA NACIÓN pudo establecer en el dialogo que sostuvo con la mujer que es bachiller, que ha culminado algunos cursos cortos de computación en el Sena, que comercializa flores en varios municipios del Huila, vive con su hija, hermanos y con su madre en Yaguará. ¡Se escuchan ofertas!