27 de enero de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Unasur buscará garantías de que fuerzas extranjeras no se utilicen para atacar la región

27 de noviembre de 2009
27 de noviembre de 2009

"Buscaremos garantizar formalmente que los países donde se tenga un grado de presencia militar extranjera garanticen que éstas no serán utilizados contra algún país de la región", dijo Ponce.

Por su parte el canciller ecuatoriano, Fander Falconí, afirmó que en el documento se estipula la creación de una ley donde se establezca un grupo de seguridad para la región, que tenga un sistema un intercambio de información y transparencia. Además cada uno de los países se verán en la obligación de declarar sus gastos en materia de defensa.

Falconí indicó que aún quedan diferentes tareas para avanzar en materia de desarrollo en la industria de la defensa, la economía y la modernización de las Fuerzas Armadas.

Aseguró que existe una necesidad de caminar "hacia una región libre de bases extraregionales".

Con respecto al ambiente de tensión que existe entre Colombia y Venezuela, originado por la decisión de Bogotá de permitir la instalación de siete bases militares de Estados Unidos, el canciller ecuatoriano indicó que no se trató el tema en el seno del Consejo de Defensa, pero en el documento suscrito este viernes se plasman una serie de elementos que podrían mermar la situación. "Se buscará hacer una resolución para que se retome la seguridad y la confianza en la región".

El diplomático afirmó que el tema de las bases estadounidenses en Colombia seguirá siendo un problema, pues no son consideradas como seguras para el resto de los países del cono sur.

"Las bases seguirán siendo un problema para aquellos que piensan que son un riesgo para la región", como es el caso de Ecuador, enfatizó el jefe de la diplomacia ecuatoriana.

Más temprano, Quito, a través de su ministerio de Relaciones Exteriores, había anunciado en un comunicado que la reunión se mantenía estancada debido a la negativa de la delegación colombiana a incluir un párrafo de condena a la instalación de bases extranjeras en la región.

La decisión se tomó para superar el impasse que amenazaba con una ruptura de la reunión y que los delegados colombianos tenían "argumentos legítimos para no aceptar el documento que actualmente se debate", señaló la misiva.

El canciller colombiano, Jaime Bermúdez, y el ministro de Defensa, Gabriel Silva, no viajaron a Quito debido a que "la actitud y reciente escalada de agravios que han recibido el Gobierno y el pueblo de Colombia no permiten prever que las discusiones (…) se desarrollen en el tono de respeto, objetividad y equilibrio temático que este foro exige", se expresó este jueves.

En el mismo comunicado se anotó que "Colombia desea que Unasur adelante las tareas que le han sido encomendadas y está dispuesta a aportar en ese propósito de manera constructiva".