15 de enero de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Exportaciones de Café disminuyeron un 27 por ciento

13 de noviembre de 2009
13 de noviembre de 2009

Bogotá. (Prensa-FNC) – En los últimos doce meses del año los caficultores de Colombia exportaron 8.406.000 sacos de café de 60 kilos a los diferentes mercados en el mundo.

La cifra representa una disminución de 27% frente a las ventas externas de un año atrás, es decir, noviembre de 2007 a octubre de 2008 cuando fueron de 11.5 millones de sacos. En el mes de octubre se exportaron 529.000 sacos. En lo corrido del año, enero-octubre de 2009, las ventas de café ascendieron 6.484.000 sacos.

Frente a este complejo balance, el gerente de la Federación Nacional de Cafeteros, Luis Genaro Muñoz, afirmó que con la revisión de los programas de apoyo al caficultor y con la normalización de las condiciones climáticas, el nivel actual de la fertilización, la tecnificación y renovación de la caficultura colombiana se doblara la esquina y  se
plantean mejores perspectivas para el sector cafetero.

Producción

De acuerdo con los registros de exportación, la producción de café en el último año, noviembre de 2008 – octubre de 2009, ascendió a 8.269.000  sacos de café de 60 kilogramos.  

En lo corrido del año, enero-octubre, la producción de café ascendió a 6.231.000. El valor de la cosecha en lo corrido del año superó los 2.7 billones de pesos, levemente inferior al ingreso del año anterior. Este  comportamiento llevó a la Federación Nacional de Cafeteros a revisar los estimativos de producción para el año completo.  Así las cosas, para el 2009 se proyecta una producción de 8.3 millones de sacos.

Según el gerente de la Federación Nacional de Cafeteros durante el año 2008 y los primeros meses del 2009, se presentó un fuerte y pertinaz invierno en todas las regiones cafeteras, con incrementos en la cantidad de agua, y en algunas zonas hasta se duplicó el promedio histórico mensual y anual de precipitación pluvial.

La ocurrencia de una temporada de lluvias tan rigurosa y extensa, con su consecuente excesiva humedad del suelo y el escaso brillo solar, tiene dos efectos: disminuye la producción y dispersa la cosecha.

“Lo que también está claro, es que el parque cafetero o la capacidad instalada de la caficultura Colombiana hoy, bajo condiciones normales de clima, fertilización, renovación y sanidad vegetal, está en capacidad de producir más de 11 millones de sacos anuales” afirmó el gerente de la Federación de Cafeteros.