21 de septiembre de 2019
Aguas de Manizales. Banner septiembre de 2019.

Esto si tiene salida

30 de noviembre de 2009

Sin embargo, opté por atender el llamado de un ciudadano que me escribió: “Senador usted nos ha mostrado lo mal que estamos y  somos muchos los que tenemos confianza en usted, ¿Por qué no hace un intento más? Propóngale soluciones a la administración, que ante su absoluta incapacidad nos va a llevar a un abismo sin fondo”.

Pues bien, voy a  plantear en este primer artículo una serie de medidas de seguridad que pueden ser un comienzo para una salida definitiva, si se cuenta con el apoyo de toda la ciudadanía, la fuerza pública y  la administración de la ciudad.

1.   Medellín y el área metropolitana no son productores de estupefacientes, pero si hay expendios por toda la ciudad y esto facilita el consumo. Debemos controlar el acceso a las drogas evitando que estas ingresen fácilmente a nuestra urbe. Es necesario organizar operativos en cada una de las entradas del área metropolitana, estableciendo retenes mixtos, con cámaras de seguridad que permitan registrar estos operativos para evitar actos de corrupción. Así controlamos el ingreso de los estupefacientes y  que los carabineros se dediquen a proteger las zonas montañosas.

2.   Constituir un plan de cuadrantes en todo Medellín, con la vinculación de todas las autoridades, que funcionen cerrándose de acuerdo a las actividades delincuenciales y en el momento que se solucione el problema estos cuadrantes se amplíen y con esto haremos viable la recuperación la ciudad zona a zona.

3.   Instaurar un control minucioso: Casa a casa, cuadra por cuadra, para tener un registro de quienes habitan el sector y  a que se dedican y que esta información se actualice constantemente y sea  controlada por los inspectores de policía adscritos a la Secretaria de Gobierno. De igual forma las agencias inmobiliarias deben enviar y ser responsables de sus bases de datos ante las autoridades respectivas.

4.   Restablecer e incrementar el servicio de alarmas comunitarias  y cámaras móviles para que sean instaladas en todas las manzanas principalmente aquellas con mayores dificultades de seguridad y tendrán un centro de control en cada barrio para que las autoridades lleguen al lugar de una forma rápida en el instante que se activen. Este sistema resulta más económico y eficiente, así no desgastamos la fuerza pública disponible, que actuará cuando realmente se requiera.

5.   Implantar la práctica de la rotación mensual de los policías en los barrios y someter por sorteo a los uniformados a la prueba del polígrafo  para evitar posibles casos de corrupción.

6.   Aumentar el número de auxiliares de los fiscales, se podría habilitar a los estudiantes de los últimos años de derecho para que ejerzan su judicatura en estas labores como asistentes de los fiscales de la ciudad. Contamos con más de diez facultades de derecho que podrían contribuir con la eficiencia  y eficacia de las entidades responsables de la investigación y judicialización.

7.   Decretar restricciones en los horarios nocturnos de la ciudad para menores de edad pero sin excepciones para evitar que los jóvenes estén involucrados con actividades delictivas.

8.   Establecer vigilancia y operativos conjuntos entre policía y ejército por toda la ciudad permanentemente.

9.   Realizar consejos de seguridad con todas las fuerzas y los entes de investigación y establecer una sola central de inteligencia que debe ser coordinada directamente por el consejo de seguridad en cabeza del alcalde de la ciudad y que no se permita que ninguna fuerza actúe independientemente.

Estas son algunas de las soluciones que en materia de seguridad se podrían  aplicar en la capital de la montaña. En mi próximo artículo propondré diez soluciones en materia de prevención  y rehabilitación de drogas en nuestra ciudad.

“La generación anterior la mató el narcotráfico, no esperemos a que a ésta la acabe el  alcohol y las drogas”.

P.D. Que bueno saber que acuerdo tiene un concejal de la ciudad y la administración con una organización de taxistas para establecer las fronteras y hacer que los cupos de los taxis de Medellín aumenten su valor.