16 de enero de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

El producto interno bruto (PIB) cayó 0,5% en el segundo trimestre

9 de noviembre de 2009
9 de noviembre de 2009

No obstante, la caída anual de la demanda interna de 2,1% fue mayor que la estimada, especialmente por el descenso en el consumo de los hogares y la caída en la inversión.

Para el tercer trimestre de 2009, los nuevos datos de indicadores de actividad económica muestran que la demanda interna sigue débil, y es probable que vuelva a presentar un descenso similar al registrado en el segundo trimestre. Esto último debido a una menor inversión, ya que los diferentes indicadores líderes reflejan una mejoría en el consumo de los hogares. La demanda externa neta podría contribuir al crecimiento, debido a un mayor descenso en las importaciones comparado con el de las exportaciones. Por el lado de la oferta, sectores como la industria y el comercio seguirían presentando tasas negativas de crecimiento, aunque las cifras de agosto ya dan cuenta de alguna mejoría. Los sectores con mayor contribución positiva serían el minero, el financiero y las obras civiles.

En este contexto, se espera que el crecimiento del PIB en 2009 esté alrededor de 0%, mientras que para 2010 se proyecta que un crecimiento en un rango entre 2% y 4%.

 Inflación

En la segunda parte de su presentación, el doctor Uribe señaló que la inflación anual al consumidor en octubre fue 2,72%. Esta menor inflación se explica por: 1) el menor ritmo de aumento de los precios de bienes y servicios regulados; 2) los excesos de capacidad instalada de la economía; 3) la reducción de las expectativas de inflación de los agentes; 4) la apreciación del peso; y 5) la menor oferta de productos colombianos en Venezuela.  

La Junta Directiva del Banco de la República acordó en su sesión del pasado 23 de octubre que la meta de inflación para 2010 se encuentre en un rango entre 2% y 4%, con 3% como meta puntual para efectos legales. El Gerente resaltó que las condiciones de la economía permiten que en lo sucesivo la inflación se mueva en el rango meta de largo plazo, lo cual debe contribuir a anclar las expectativas de inflación en dicho nivel.

En particular, el Gerente sostuvo que es muy probable que al finalizar 2009 la inflación sea inferior a 3%. Esta tasa servirá de punto de referencia en los procesos de indexación de precios y salarios de la economía. Así mismo, en 2010 se pueden seguir presentando excesos de capacidad instalada de las empresas que induzcan estabilidad de precios o bajos incrementos de los mismos. Por su parte, las restricciones al comercio impuestas por países vecinos podrían generar una ampliación de la oferta interna de aquellos productos que se exportan hacia esos destinos.
 
Por el lado de la demanda, la lenta recuperación de la demanda interna y externa esperada en 2010 permite esperar que por este concepto no existan presiones que lleven a una desviación de la inflación de los niveles definidos en el rango meta de largo plazo. Además, de continuar la debilidad mundial del dólar, ello contribuiría a contrarrestar posibles aumentos de precios internacionales de los productos básicos.

Por último, el fenómeno de El Niño, anunciado desde el tercer trimestre de 2009, puede generar un aumento de los precios de los alimentos en el primer semestre de 2010. Es altamente probable que este fenómeno no coincida con una situación de depreciación abrupta del peso, de incrementos muy fuertes en los precios internacionales de productos básicos, ni de presiones de demanda. En consecuencia, es de esperar que los precios de los alimentos retornen a su nivel inicial durante la segunda mitad de 2010.

Al concluir su presentación, el Gerente sostuvo que una inflación baja y estable es la mejor contribución que puede hacer la política monetaria al crecimiento sostenido de la economía y el empleo, y a la competitividad nacional.