15 de enero de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

El optimismo moderado

16 de noviembre de 2009

Además, la demanda de energía creció en el tercer trimestre a un ritmo del 2.2% anual, superior al 0.8% y 0.3% del primero y segundo trimestre, respectivamente.

Pero, el efecto positivo de dichos factores se está viendo neutralizado por otros, tales como la caída entre un 13% y un 14% de las exportaciones que ya completan tres trimestres consecutivos. En ello han influido la revaluación del peso que ya supera el 12% en lo corrido del año, el deterioro de los precios y el menor acceso a los principales mercados.

Al tiempo que se han visto reducidas las exportaciones a los EEUU, nuestro principal mercado, las exportaciones a Venezuela y Ecuador también se han resentido tanto por las medidas administrativas retaliatorias tomadas por sus gobiernos como por la onda recesiva que acusan sus economías. Pero, no sólo cayeron dramáticamente las exportaciones, lo propio ocurrió también con las importaciones, las cuales registraron una merma del 18.7% en los primeros nueve meses de 2009.

Lo más preocupante es que en el mes de septiembre la baja en las exportaciones se hizo mayor al alcanzar el 27.6% y lo que es peor, el 60% de ella se explica por las menores compras de bienes de capital, materias primas y bienes intermedios para la industria, lo cual incidirá notoriamente en el desempeño de la economía el año entrante. Ello se habrá de traducir en una baja sensible en la formación bruta de capital fijo, que fue líder indiscutible del dinamismo económico en el pasado.

De hecho durante el primer semestre del año la economía se contrajo 0.5% respecto al mismo semestre de 2008, debido a una fuerte caída de sectores como la industria (- 8.9%), el comercio (- 3.3%), el agropecuario (- 1.2%) y el transporte (-1.1%). La caída no fue mayor por el crecimiento de la actividad minera (10.6%), de la construcción (7.7%) y financiera (4.6%). Según el reporte de la ANDI, la producción industrial siguió cayendo en agosto (- 7.9%) y las ventas también (- 5.8%) y es muy diciente que todos los 21 sectores que mide en su Encuesta mensual muestran una caída a lo largo del año. Excepción hecha de la minería y el petróleo, con el 66% en el primer semestre del año, la afluencia de la Inversión Extranjera Directa (IED) se ha desplomado.

Como lo tituló Portafolio en primera plana “el Emisor es poco optimista con el PIB para 2009” y no es para menos, pues según sus pronósticos en el tercer trimestre del año el crecimiento de la economía será cercano al – 0.5%; de tal suerte que el cambio de signo está reservado para el último trimestre. Pero no porque esperen un repunte de la economía el fin de año, sino porque en el último trimestre de 2008, contra el cual se contrasta el de este, fue justamente cuando se presentó el frenazo en seco de la economía, asediada como estaba por los temores que despertó el estallido de la burbuja inmobiliaria en los EEUU a mediados de septiembre del año pasado que vino acompañada del desplome de los precios de los productos básicos.

De allí que al revisar sus proyecciones para este y el año entrante, redujo el rango del crecimiento de – 1% a 1% a – 1 a 0.5%, con lo cual bajaría su proyección puntual de 0% a – 0.25%; entre tanto para el 2010 mantuvo su proyección en la horquilla 2% – 4%, pero aclarando que se inclina por la parte baja de la misma, es decir más cerca del 2% que del 4%.

Contra todos los pronósticos el Ministro de Hacienda le sigue apostando a un crecimiento positivo en 2009 entre 0.5% y 1.5%, para lo cual la economía tendría que sacar un 5 aclamado en el quiz del último trimestre. Su meta para el 2010 es de un crecimiento de 2.5%, en lo cual coincide con la más reciente proyección del FMI. Por nuestra parte, nos declaramos moderadamente optimistas sobre las perspectivas de la economía para el 2009.

1 Ex presidente del Congreso de la República