16 de noviembre de 2019
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina
Aguas de Manizales. Banner octubre de 2019.

¿Risaralda sin senador?

29 de octubre de 2009
29 de octubre de 2009

En efecto, un peso pesado como Habig Merheg, cuando da a conocer su renuncia a la curul en el Senado y al mismo tiempo su interés de no presentarse como candidato a esa corporación, parecía darle vía libre a la aspiración de Carlos Enrique Soto, por demás merecida de quien se ha convertido en un verdadero peón del presidente Uribe. Sammy, el hermano de Habig entró entonces a la palestra como aspirante al Senado, tocando las puertas del liberalismo y luego, las del conservatismo, en donde no todos son amigos de su aspiración. Pero definido el respaldo conservador al hermano del doctor Habig, todo ello favorecía las aspiraciones de Carlos Enrique Soto como único aspirante al senado por cuenta del uribismo.

Pero sucedió lo que ya la gente esperaba, es decir, que la actual senadora por Cambio Radical, diera un salto mortal en materia política y de esa sede política que le había ofrecido su espacio luego de abandonar su casa conservadora, fuera a caer en el partido de la “U”, en donde aspirará, desde luego, a ser reelegida para el próximo período.

Como si fuera poco, la doctora Martha Bedoya, exalcaldesa de Pereira, se encuentra en plena campaña para la Cámara de Representantes, fenómeno que afectará sin ninguna duda las aspiraciones del doctor Burgos, quien se encuentra haciéndole la segunda a Carlos Enrique Soto.

En relación con el doctor Sammy Merheg, no hay duda que su hermano se encargará de endosarle sus votos y en tal sentido, la influencia que la familia tiene en materia de comunicaciones, será definitiva para que cuente con una votación importante fuera de Risaralda.

En cuanto a la candidatura de Juan Carlos Valencia para el Senado, no hay mucha claridad, toda vez que el análisis de las últimas cifras en materia de votación liberal no lo dejan bien librado y su influencia en otras regiones del país, todo indica que es escasa. Ha pesado mucho la pugna interna que se ha presentado en el seno del liberalismo por cuenta del exparlamentario Octavio Carmona que ahora regresa al liberalismo oficialista con cuerpo ajeno, es decir, por medio de su esposa, actual concejal de Pereira.

La pelea dura se dará en el seno de la “U”, partido en donde últimamente se han presentado roces importantes y en donde se presagia un duelo a muerte entre Elsa Gladys Cifuentes, quien ha toreado en varias plazas, y Carlos Enrique Soto que no es ningún aprendiz en materia política.