17 de enero de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

¿Qué le espera a Caldas en las próximas elecciones?

31 de octubre de 2009
31 de octubre de 2009

Como se sabe, Caldas ha perdido en la última legislatura dos senadores y un representante. Primero fue la renuncia de Adriana Gutiérrez Jaramillo, motivada por la demora de la Corte Suprema de Justicia para decidir sobre la investigación en su contra por presuntos nexos con la parapolìtica. Y segundo, la desaparición del veterano líder del Partido Liberal Víctor Renán Barco López, fallecido a principios de año por complicaciones de salud después de que sufriera un accidente en su residencia del Municipio de La Dorada.
En la Cámara de Representantes se perdió una curul también como consecuencia de las investigaciones por parapolítica. Pero aquí la perdió, sin posibilidades de recuperarla, el Partido Liberal que seguía las orientaciones del senador de la Dorada. Dixon Ferney Tapasco, que llegó a esa corporación con una elevada votación, fue el primer dirigente político de Caldas involucrado en este asunto. Luego fue llamado a juicio el dirigente de Salamina Enrique Emilio Angel Barco.
A Dixon Ferney Tapasco lo reemplazó en esa corporación Carlos Arturo Gálvez, un militante del Partido Liberal en Chinchiná que, sin embargo, no tiene buenas relaciones con los dirigentes de la colectividad en el departamento. A Angel Barco lo han reemplazado, en su orden, Jairo Alberto Llano y Juan Pablo Angel. El primero fue Alcalde de Villamaría, mientras el segundo es un abogado de 27 años de edad que llegó a esa corporación  con 792 votos. Los dos fueron detenidos por sus presuntos vínculos con el jefe paramilitar Iván Roberto Duque, conocido como Ernesto Báez.
Esta semana la opinión pública de Caldas fue sorprendida con un nuevo hecho: la Corte Suprema de Justicia ratificó una sentencia del Tribunal Superior de Manizales que condenó a cinco años de cárcel a tres ex funcionarias del senador Ómar Yepes Alzate involucradas en el proceso que llevó la Fiscalía contra su ex asesor y hombre de confianza, Josué Jaramillo, quien también fue condenado por un juez y ahora goza de libertad por pena cumplida.
La decisión de la Corte afecta a la diputada en ejercicio y ex presidenta de la Asamblea de Caldas, Marleny Osorio, considerada una baronesa electoral por las altas votaciones que ha logrado en los últimos procesos electorales. ¿Qué tanto podrá perturbar políticamente este hecho a su movimiento político?

LOS QUE ASPIRAN

Para algunos observadores políticos, con lo sucedido el Partido Liberal tiene una oportunidad de renovar sus cuadros directivos. Si bien es cierto que Ferney Tapasco seguirá manejando, por muchos años, esa colectividad, es más cierto todavía que la ausencia de Barco López abre las puertas para que otros dirigentes asuman la responsabilidad de renovar los liderazgos. Los exgobernadores César Gómez Estrada y Carlos Fernando Giraldo Angel encabezan la lista de dirigentes que quieren inyectarle sangre nueva a ese grupo polìtico. El problema es que quiénes manejan los votos de Víctor Renán Barco no van a permitir que otras personas lleguen a apoderarse de su caudal electoral.
Así las cosas, en este momento en el liberalismo caldense no hay consenso para escoger candidato al Senado de la República. Y todo parece indicar que será difícil escoger un nombre que no ofrezca resistencias dentro del grupo. La esperanza en ese movimiento es que de pronto Dixon Ferney Tapasco recupere la libertad para aspirar al senado. De no suceder eso en los próximos tres meses, tendrán que escoger otro nombre. Y ahí radica la gran dificultad. Sobre todo porque en ese movimiento  político no se ve alguien que pueda ocupar el puesto dejado vacante por Barco López. Algunos le apuestan a que Ferney Tapasco le dé el apoyo a la exdiputada Adriana Franco Castaño para aspirar al senado.
De presentarse este hecho, ¿qué nombres podrían surgir para integrar la lista a Cámara de Representantes? La tiene difícil el directorio liberal (Dígase Ferney Tapasco) en este sentido. Porque no se ve en ese movimiento quien muestre un trabajo político continuo como para alcanzar este honor. Podrían de pronto aspirar el médico Néstor Toro Villa, actual concejal, o el ingeniero Juan Carlos Jaramillo, que ya fue diputado. Pero Toro Villa está inhabilitado. ¿Quién queda para llenar el vacío que para esta aspiración dejaría Adriana Franco Castaño?

POR EL LADO CONSERVADOR

Más claras están las cosas por los lados del Partido Conservador. Aunque se encuentra dividido en dos fracciones, la que sigue las orientaciones de Omar Yepes Alzate y la que se denomina Salvación Nacional que orienta Luis Emilio Sierra, ya existen principios de acuerdo para la conformación de la lista a Cámara de Representantes. Por el sierrismo aspiran Carlos Uriel Naranjo y Juana Carolina Londoño, Y por el Yepismo ya está definido el nombre de Jorge Hernán Meza, exgerente de la Caja de la Vivienda Popular. Cada movimiento alcanza a sacar un representante. Pero la lista debe estar conformada por cinco nombres. ¿Cuáles serán los otros? Es posible que por el yepismo entre Wagner Zuluaga.
El otro cambio importante que se dará por  los lados del Partido Conservador es la llegada al senado de Arturo Yepes Alzate, quien entra en reemplazo de su hermano Omar. El jefe conservador se retira de esa corporación después de 36 años de asistencia ininterrumpida. Y deja como sucesor a Arturo, endosándole los votos que tiene en todo el departamento. Lo que falta ver es si todos los seguidores de Omar Yepes Alzate votan por Arturo. Como se sabe, el miembro menor de la casa Yepes tiene algunas resistencias dentro de la vieja guardia yepista.
Algunos observadores políticos hacen cuentas sobre el número de votos que puede sacar Arturo Yepes en las elecciones de marzo próximo. En el café La Cigarra sostienen que los votos que sacó Omar Yepes en los últimos comicios, (26 mil en Caldas, 50 mil en todo el país) no los alcanzará su hermano Arturo. Es decir, piensan que la votación disminuirá ostensiblemente. Lo que no ocurrirá con el senador Luis Emilio Sierra. Este, aseguran los entendidos, se fortalecerá políticamente. Y logrará aumentar su caudal electoral en perjuicio de Arturo. Así las cosas, Caldas mantendrá los dos senadores conservadores.

¿QUE PASARA CON LA U?

El gran dilema político del momento es lo que puede suceder en el Partido de la U debido a la división que existe en ese movimiento. Para nadie es un secreto que las fuerzas están divididas al interior de ese grupo. Por un lado está Jaime Alonso Zuluaga, que respaldado por sus paisanos Oscar Iván Zuluaga y Luis Alfonso Hoyos aspira a pasar de la cámara al senado. Para lograrlo, cuenta con la chequera del Ministerio de Hacienda. Es un candidato impuesto por arriba. Tanto que Adriana Gutiérrez no tuvo más que hacer que brindarle su respaldo.
Por el otro lado está Mauricio Lizcano, quien también aspira a llegar al Senado de la República. La gran incógnita es: ¿Sacará el partido de la U dos senadores? Muchos observadores se atreven a vaticinar que sí. En cambio otros aseguran que por la división ese partido puede perder su representación en el Congreso de la República. Lo cierto del caso, analizándolo objetivamente, es que el nombre de Jaime Alonso Zuluaga no despierta mucho fervor entre los militantes de ese grupo. Hay quienes dicen que no es la mejor carta para aspirar al senado. Todo porque a su paso por la Cámara de Representantes no se ha dejado escuchar.
De los dos aspirantes, el que muestra un mejor trabajo político es Mauricio Lizcano Arango. Al decir de sus seguidores, tiene más formación intelectual que su contrincante del mismo grupo. Es decir, está mejor preparado para asumir como Senador de la República. Todo parece indicar que por fuera del departamento ha logrado buenas alianzas políticas, lo que le asegura una buena votación por fuera de Caldas. Lizcano tiene votos propios. En cambio Jaime Alonso no. Los votos de este son todos endosados, es decir, pertenecen a sus padrinos políticos. Y ellos son Oscar Iván Zuluaga, Luis Alfonso Hoyos y Adriana Gutiérrez.
La división en el Partido de la U ha producido ya algunos roces dignos de analizarse. Por un lado, un grupo de concejales y líderes de los municipios publicó en La Patria una carta abierta donde cuestiona la forma cómo se escogieron los aspirantes a Cámara de Representantes. En ella critican a Adriana Gutiérrez porque no tuvo en cuenta para esta escogencia a personas que tienen un trabajo consistente con el movimiento. Miembros de ese partido como Héctor Mario Osorio y Alejandro Maya Martínez no están de acuerdo con la forma cómo fueron escogidos los candidatos a esa corporación.