17 de noviembre de 2019
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina
Aguas de Manizales. Banner octubre de 2019.

No más despilfarro… por favor!!

15 de octubre de 2009
15 de octubre de 2009

En su página WEB se lee lo siguiente:

Costo de la operación de la consulta $ 57 mil millones de pesos de los cuales 34 mil millones están destinados a lo que técnicamente llaman KIT electoral (elaboración de formatos para votar y accesorios complementarios)  y los restantes 23 mil millones para la contratación de 10.302 funcionarios en calidad de supernumerarios.

En la consulta participaron 51.398 candidatos en representación de dos partidos fundamentalmente: PARTIDO LIBERAL y POLO DEMOCRÁTICO, cuyos representantes exigieron a la Registraduría 23 millones de tarjetas para uso de los electores.

Escrutado del 97 por ciento de los votos (boletín número 16), el partido liberal obtuvo 1 millón 15 mil 910 votos y el Polo Democrático 450 mil 589 votos, para un gran total de  1 millón 466 mil 499 votos.  Es decir que más de 21 millones de tarjetas para votar fueron desperdiciadas e indefectiblemente pasarán a la basura.

A mí en lo personal me da pena que se despilfarre de esta manera el dinero de los contribuyentes que le cumplen al Estado con el pago de sus impuestos. Esta cifra astronómica de dinero hubiera sido de mejor provecho para miles de familias desprotegidas que no tiene techo y en muchas oportunidades carecen del alimento diario.

Claro está que con ese gasto infernal de dinero, se da cumplimiento a una norma democrática de garantía para las consultas internas de los partidos políticos, pero ya va siendo el momento de que los legisladores vayan replanteando la norma, porque los colombianos no nos podemos dar el lujo de tirar la plata así de fácil cuando algunos sectores de la sociedad viven en la zozobra.

EL AUSENTISMO

Al mirar los datos que ofrece la página WEB de la Registraduría Nacional del Estado Civil, Colombia tiene un potencial electoral de 29 millones 93 mil 851 ciudadanos habilitados para ejercer el voto.

De ese potencial, acudieron a las urnas casi 1 millón y medio de personas en las mesas que se instalaron en los 1.102 municipios colombianos. Es decir que la gran mayoría de electores (más de 26 millones) no tuvieron el más mínimo interés en la jornada.

Pienso que mucha gente con aptitud de votar  (como quedó demostrado) está desinteresada en el tema porque al decir de muchos lo acontecido en los últimos tiempos con la "para-política" por citar un solo ejemplo, que mantiene a un considerable número de congresistas en la cárcel, ha restado el interés por este tipo de acontecimientos.

Aunque en las democracias la existencia de los partidos políticos es fundamental para un país, pareciera que en Colombia se acabó el fervor por las colectividades.

Para quienes vivieron en el siglo pasado la época de los “chulavitas” y del “trapo rojo”, cuando los partidos políticos eran instituciones muy respetables, hoy pueden ir cambiando de parecer frente a las colectividades. (Los tiempos cambian)

Hoy en día el elector vota por personas y no por partidos.

Retomando el comienzo de esta columna, siento vergüenza como colombiano de lo ocurrido con la famosa consulta que llevó al gobierno a hacer un astronómico gasto inútil para cumplir con una norma de garantías.