16 de enero de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Familias poderosas de Magdalena no solo se beneficiaron subsidios no reembolsables

15 de octubre de 2009
15 de octubre de 2009

Según los objetivos de la iniciativa, los beneficiados serían los agricultores de la zona norte del departamento ¿cerca de 40.000 hectáreas¿ afectados por las inundaciones, a quienes se les prestaría un servicio adecuado y oportuno para  mantener los canales de riego y drenaje, y las vías de acceso a cuatro distritos de riego: Sevilla, Aracataca, Tucurinca y Riofrío.

La idea era que el banco fuera manejado y operado por Corpoica para ofrecer tarifas mucho más bajas que las del mercado, para que pequeños productores pudieran acceder a equipos que, dado su alto costo, no podían comprarlos o arrendarlos a precios comerciales. "La filosofía era simple: ayudar a los agricultores que en cada inundación veían cómo se les dañaban los cultivos y no tenían los recursos para evitar o superar el problema", le dijo a CAMBIO un funcionario del Ministerio de Agricultura que conoce el programa.

Seis días después, el 20 de diciembre, Eduardo Carlos Gutiérrez, entonces director del Incoder en Magdalena y hoy secretario general del Ministerio ¿cuota de los ex congresistas Miguel Pinedo Vidal y Luis Eduardo Vives, según fuentes de Santa Marta¿, encabezó una reunión con representantes de Corpoica, de la Secretaría de Agricultura departamental, y con grandes propietarios de tierras de la zona, para decidir el tipo de maquinaria que el banco debía comprar.  "Como era el primer banco de maquinaría agrícola en el país, se hizo con toda la calma ¿aseguró un funcionario del Incoder¿. En el Ministerio querían que todo saliera perfecto". Los millonarios recursos se invirtieron en pala-dragas anfibias, excavadoras sobre orugas, retroexcavadoras hidráulicas, vibrocompactadores, buldózeres, tractores y  motoniveladoras, entre otros equipos.

Oficialmente, los primeros arriendos de maquinaria se hicieron en noviembre de 2008 y curiosamente la mayoría de los empresarios que recomendaron la compra de los equipos  aparecen como los primeros arrendatarios. Y son los mismos que figuran como beneficiarios de los millonarios subsidios no reembolsables del programa Agro Ingreso Seguro en ese departamento. "A ellos les dieron todo: subsidios, créditos y hasta maquinaria arrendada a bajo costo ¿le dijo a CAMBIO un funcionario del Ministerio de Agricultura¿. Mejor no pudo ser".

Los beneficiados

Si bien algunas asociaciones de campesinos se han beneficiado con el banco de maquinaria agrícola, CAMBIO pudo establecer que de nuevo fueron unas pocas y poderosas familias las que más han sacado provecho del banco, que ofrece tarifas hasta del 25 por ciento (dependiendo del tipo de maquinaria) por debajo del alquiler comercial y, además, con pago a crédito.

Según documentos obtenidos en Magdalena, varias empresas de los Lacouture y los Vives, el hijo de un congresista del Partido de la U, y un palmicultor que enfrenta un proceso por delitos ambientales, figuran en la lista de arrendatarios de la maquinaria agrícola oficial. 

C.I. El Roble, la principal empresa de la familia de Alfredo Lacouture Dangond, alquiló durante cuatro meses, entre 2008 y 2009, buena parte de la maquinaria para obras en Pueblo Viejo y pagó 57,9 millones de pesos, 20 millones menos que si la hubiera arrendado en una empresa comercial privada. El Roble  también recibió subsidios no reembolsables por cerca de 900 millones de pesos en 2007 y 2008. De ella hacen parte Alfredo Lacouture Dangond, su esposa Isabel Mónica Pinedo y sus hijos Alberto Mario, Victoria Eugenia y María Claudia ¿directora del programa Colombia es Pasión¿, entre otros. Entre todos recibieron más de 3.800 millones de pesos en subsidios.

En la lista también aparece C.I. Banapalma S.A., de los Vives Lacouture, familiares directos del ex congresista Luis Eduardo Vives, procesado por 'parapolítica' y hoy en libertad condicional. Los Vives, que recibieron más de 13.000 millones de pesos en subsidios no reembolsables, han rentado maquinaria para sus fincas de la zona bananera por 18 millones de pesos este año, nueve millones menos de lo que hubiera costado en el sector comercial. San Diego, S.A., otra de sus empresas, alquiló equipos en enero y marzo de este año por 5,6 millones de pesos, dos millones menos que el valor comercial.