23 de enero de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Lo que dice el vecino…..

15 de septiembre de 2009
15 de septiembre de 2009

Evangelista Gómez, Presidente de la Junta de Acción comunal del barrio La Mariela, en Armenia, refleja hoy en su rostro la misma angustia que tenía el 25 de enero de 1999, cuando ocurrió el terremoto que afectó a Armenia y que lo dejó sin casa.

Junto con otras 499 familias, recibió una de las 500 casas que entregó el Fondo para la Reconstrucción del Eje Cafetero (Forec), en el norte de la capital quindiana.

Según los propietarios, los problemas son agrietamientos de las paredes, de la plancha superior y desplazamiento de las estructuras.

"Hace dos meses les pregunté (a la Alcaldía) y me dijeron que esperaban que fuera aprobado el proyecto", dice. Mientras tanto, vecinos como Uriel Bermúdez levantan otra pared para separar su casa de la del vecino. "No es justo que un error de un ingeniero nos quite diez centímetros de espacio y tres millones de pesos", dijo el señor, quien se preocupó más después del sismo de la semana pasada.

Según la Alcaldía de Armenia, el problema se repite en barrios como Bosques de Gibraltar, Simón Bolívar, La Cecilia y Las Colinas, entregados a través del Forec.

Julio César Quintero, geólogo de la Oficina Municipal de Atención y Prevención de Desastres (Ompad) indica que "la solución es reubicar o soportar con pilotes hasta llegar a suelo firme".

Pero estas medidas no se pueden tomar hasta que se haga un estudio de suelo, que vale un millón de pesos.

'Sí cumplimos': interventor

Jorge Enrique Arcila, quien realizó la interventoría, a través de la Sociedad de Ingenieros del Quindío, argumenta que en materia técnica y administrativa se cumplieron los requisitos.

"Hay que contemplar es qué ha pasado después de la construcción. Las viviendas cumplen las Normas Colombianas de Construcción Sismorresistente", dice.

Pese a que la legalización del barrio nunca se hizo efectiva, la constructora Oikos, cumplió con el acuerdo de entrega con la documentación. La Alcaldía dice que no puede intervenir en el caso, pues sin la legalización no se pueden hacer inversiones públicas y además, por estar ubicado por fuera del perímetro urbano de Armenia, se encuentran imposibilitados.

Para buscar una salida, la Oficina de Planeación propone que en los cambios al Plan de Ordenamiento Territorial (POT), se incluya a este barrio en el perímetro urbano.

Sin embargo, esta medida no será suficiente, pues una vez legalizados los barrios, los reubicados no podrán acceder a las pólizas de estabilidad, ya que estas sólo tienen una vigencia de cinco años.

Andrés Mauricio Henao
Especial para EL TIEMPO
ARMENIA