13 de noviembre de 2019
Aguas de Manizales. Banner octubre de 2019.

Homenaje póstumo a Carmiña Gallo en los 15 años de las Clásicas del Amor

3 de septiembre de 2009
3 de septiembre de 2009

Y que hacen o hicieron de sus vidas un monumento  a la entrega, al altruismo, a la formación integral, a la amistad y  y al amor a sus  cercanos y a su prójimo.
 
La muerte es el olvido, dicen los poetas en lóbrega setencia. Que no cobija a Carmiña, porque ella no ha muerto. Está aquí presente. Su recuerdo ronda por todas partes.En sus disciplinadas enseñanzas. En el corazón de sus hijos,de sus nietas, de Alberto, de sus alumnos. En esta obra tangible de las Clásicas del Amor. Y en el sentimiento de sus amigos, que hoy nos hemos reunido para celebrarle su cumpleaños y para festejar y regocijarnos con los quince años del nacimiento de su entrañable logro, las Clásicas del Amor.
 
Este doble motivo, entonces, no es de tristeza ni de duelo, ni de homenaje lastimero a la muerte. Es una celebración de goce, de alegría, en una palabra, de la vida.Y de  cálido agradecimiento. A Carmiña, a usted Alberto, a los integrantes del espectáculo, cogestores de este  empeño que enorgullece a todos los colombianos. Aquí están consolidados los esfuerzos,  los desvelos, los sacrificios de quince años ininterrumpidos,como un mentiz y una amable cachetada para los incrédulos,para los indiferentes, para los cicateros y avaros con las iniciativas que  de la cultura y del  espíritu se tratan y para los soterrados críticos y detractores de lo que se defiende por sí solo.. Pero no es el momento de las lamentaciones ni de las quejas ni del menor asomo de resentimiento, que ensombrecerían la calidez de este acto.Es, insisto, la hora y el día del agradecimiento de miles y miles de colombianos que han desfilado por este recinto durante 452 lunes y ovacionado sus conciertos por todos los rincones de la geografía colombiana. Sus aplausos, que son el alimento del artista, resuenan esta noche.Y los  comprometedores bises de los emocionados públicos, que son la retribución  al profesionalismo y a la entrega en la interpretación de la música  y de las canciones, que  han ejecutado con  impecable asepsia, para  traer el término  que ha acuñado  y que le es tan propio a Alberto Upegui.

Pero soy portador de un especial  y  sentido agradecimiento. El de los Amigos y Compañeros de las Clásicas del Amor, que imperceptiblemente nos convertimos en una cofradía, en la que ustedes tienen un lugar privilegiado y  en cuya representación digo estas palabras.A través de todos estos años, en las primeras filas, con  religiosidad votiva, hemos recibido de ustedes el viático de la música, de la emoción.Con sus  actuaciones , nos han hecho mejores, mas sensibles,fraternos, pacíficos, amorosos, soñadores, mas colombianos. Y mas amigos.Con una amistad que se la hemos  extendido a ustedes que ya son de nuestros mas caros afectos, brotados de la nobleza de la gratitud. Por eso es que humildemente nos hemos convertido en  voluntario y desinteresado clac,en la caja de resonancia de  sus actuaciones y alcances. Y permítaseme aquí una pequeña digresión.Ustedes, con sus voces y sus notas, con sus intervenciones individuales y corales, lo hemos sentido así, nos han servido de paliativo para mitigar hasta el olvido nuestras angustias y miedos humanos,después de la ominosa noche de el Club El Nogal, en que las fatídicas y tenebrosas ondas del odio  y la  nefasta violencia quisieron exterminar nuestras existencias. Ustedes han sido, Paola, nuestros Angeles de la Esperanza.
 
Entonces, muchas , muchísimas gracias a Carmiña, a usted Alberto, amigo y Maestro, a los integrantes y exintegrantes del Coro Filármónico,a los solistas invitados, a los de la Orquesta digital, a los muchachos del equipo de apoyo, a los Administradores, a los Directivos de la Corporación Artística y  Cultural Carmiña Gallo,(Dr. Víctor Manuel Moncayo y demás integrantes de su Junta Directiva), a los patrocinadores, a los benefactores anónimos, a los  apasionados simpatizantes innominados o conocidos (Dr. Fernando Londoño Hoyos). Lo que ustedes hacen no cae en tierra Yerma. Muchas gracias por estar aquí y que el espectáculo continúe sin límites en el tiempo.Gracias, muchas gracias.Y todos los aplausos para ustedes…..