17 de noviembre de 2019
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina
Aguas de Manizales. Banner octubre de 2019.

Frente y perfil de Harold Orozco

2 de septiembre de 2009
2 de septiembre de 2009

En la capital del país el ídolo era Guillermo Valderrama, alias “Pipo”, un cantante de la cantera de Emisoras Mil XX, la de Carlitos Pinzon. Como todos los que allí comenzamos empíricamente con afanes artísticos cobijados bajo los exóticos nombres  de Dangers, Black Jets,  Dinámicos y el mencionado  Pipo.
Harold, comenzó sus grabaciones en los estudios de Radio 15, acompañado de su guitarra, instrumento con el que hacía la segunda guitarra grabada y la primera en directo. Recordamos de los primeros temas que logró imponer en los espacios de esa emisora, en el espacio diario su versión de “En tu pelo”, clamoroso éxito del mejicano  Javier Solis, quien sustituyó en el bolero ranchero al malogrado Pedro Infante. Con este cover comenzó a conquistar al esquivo público juvenil bogotano.
Inteligentemente, el director Alfonso Lizarazo se apoyó en el talento musical de Harold, quien se constituyó en alma y nervio de Radio 15. Sin ningún egoísmo,  en 1963, apoyó y promocionó al carismático Oscar Golden, ¡alma bendita! Fue Harold quien catapultó a Golden al éxito. El acompañó con sus  guitarras su primera grabacion "Zapatos Pon Pon", tema del argentino Jhonny Tedesco que Harold descubrió en un ranking de éxitos llegado del Río de La Plata.
La primera vez que tuve la oportunidad de hablar con Harold fue en El Chez Dedy, un restaurante-grill francés del centro de Bogotá. Fue allí en busca de músicos para mejorar sus grabaciones. Necesitaba especialmente un bajista, un pianista y un percusionista.
El nos invito a Oscar Lasprilla, Mario Cuesta y a mi a sus grabaciones en Estudio 15. En la primera casi se electrocuta. Estaba estrenando su primera guitarra eléctrica (una Teisco japonesa), que al hacer contacto con el paral del micrófono produjo un corto circuito el que le hizo exclamar en vivo y en directo un sonoro madrazo a través de la ondas radiales.
haroldUn día me comentó sobre el doblaje de un tema de "Los Teen Agers". Esto me sonó descabellado. Esto era nuevo para mi. No entendía lo de doblar un disco. Todo me imaginé menos lo que ese día le vi hacer. Tomó el tema y fue grabando poniéndole más guitarras y un bajo, sobre la versión original. Aquel lejano día Harold le madrugó a todos los DJ del mundo en materia de creatividad.
Orozco apoyó y proyectó a nuevas figuras como  Lyda Zamora,  Alex González, Ernesto Satro, Tammy , las estrellas de Fuego, Alvaro Román y Eliana, entre otras revelaciones de la nueva ola colombiana, dos años antes que llegara el tan recordado  Club de Clan.
Fue el primer cantante nacional de esta onda musical  en cantar en el Show central de Emisoras Nuevo Mundo, La Hora Philips, acompañado de una Orquesta, en vivo y en directo  Allí no se le podía mentir al respetable; en semejante escenario era cantando de verdad., verdad.
Para la grabación de su versión "Destino la ciudad", tema central de la telenovela del mismo nombre, llamó al pianista  Rodrigo García Blanca, de "Los Speakers". Esta grabación fue ejecutada en los estudios de Discos Daro, en el centro bogotano. El ingeniero de sonido fue Guillermo Torres, el recordado “Chaparrín”. Luego de la grabación, Rodrigo me comentó: "Esta música de Harold es arrismica…  qué vaina tan jodida" . Esta bella canción es muy sincopada, por lo que es difícil de interpretar”.
En 1967 comenzamos la gira de espectáculo promocional “Milo a gogó”, con un elenco de lujo integrado por Harold – Oscar Golden,  "The Speakers", "The Ampex", Las las chicas a go gó,  Katy Chamorro  y Alfonso Lizarazo.El autor de estas remembranzas iba con los “Ampex”. El productor ejecutivo era Juan David Botero, hermano del maestro Fernando Botero. Como manager oficiaba Pedro Schambon.
Este fue el tour más exitoso de todos los que hice a lo largo de mas de cuarenta años de trabajar con la música. Visitamos el país desde Ipiales hasta la Guajira durante seis meses de trabajo, con llenos en todas las plazas. Hubo  pinceladas inolvidables: el intento de suicidio de María Eugenia Dávila, en Pereira, por el amor no correspondido de Harold; la excomunión de un obispo de Medellín porque encontraba “inmoral” la música juvenil  y el mal ejemplo que, supuestamente, se le daba a la raza antioqueña; el tremendo susto en un avión DC 3 de regreso de Pasto. Ese día estuvimos cerca de la otra vida. Una semana más tarde el mismo avión se cayó con un saldo fatal.
Harold, gracias por su talento. Usted fue el verdadero pionero de la nueva ola nacional;  el primer gran cantante, a quien nadie se ha detenido a hacerle un reconocimiento a su  vida y obra; usted es un maestro por su versatilidad y talento. (Edgard Hozzman).