27 de enero de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

El inventor de ‘Terminator’, un manizaleño

12 de septiembre de 2009
12 de septiembre de 2009

No tiene cartones ni especializaciones. Simplemente cuenta con ese “algo de más” que le permite a algunos seres humanos utilizar una mayor parte de la capacidad del cerebro. No se formó en aulas ni en universidades, sino en un pequeño taller de radiotécnica de su papá.

Es un hombre inquieto, de palabras fáciles y apresuradas, pero está convencido de que con sus invenciones puede contribuir, en gran medida, a reducir el calentamiento global, con la utilización de combustibles alternativos, los cuales está aplicando en su auto Terminator, que según sus propias palabras, es modelo 2017.

Fabio Hernán, amante del Car Audio, se apasionó desde niño con los carros de control remoto de juguete. “Yo siempre me decía, ‘si puedo mover un auto pequeño sin estar dentro de él, porque no lo puedo hacer con uno de verdad’ ”. Fue así como le nació la idea de crear un vehículo que pudiera ser manejado sin conductor, pero en el que además se encontraran una serie de adelantos tecnológicos.

“Este carro se llama Terminator, un Dodge Dart que originalmente es modelo 1976, pero para mí es 2017, pues cuenta con mucha tecnología. Anda a control remoto, por intermedio de sensores de voz, canta, llora, habla e imita toda clase de animales. Pero lo más importante es que es un carro totalmente ecológico, pues le monté un reactor de hidrógeno. Echo el H2O en un recipiente, el hidrógeno se va al carburador y se convierte en combustible, mientras que el oxígeno se va para el medio ambiente. Cuenta con un motor híbrido, en el que combino el hidrógeno con la gasolina. Además, es posible utilizarlo con gas, combinado con el hidrógeno”, dice con orgullo y con marcado acento paisa Fabio Hernán.

Asimismo, “lanza llamas y es la mejor discoteca rodante, con láser, burbujas y cámaras de humo. Otro aspecto importante es que se puede prender desde cualquier parte del mundo, vía internet, y desde una pantalla de un computador se puede ver todo lo que está sucediendo dentro de él. También tiene sistema de karaoke, con el que se puede mezclar la voz del cantante con la de uno. Cuenta además con cinco pantallas de televisión, nevera y un sistema de aire acondicionado independiente para cada persona, que estoy a punto de patentar”.

Otras creaciones

Pero Terminator no es su único orgullo. También lo es Laura, la moto fantástica. “Esta moto la fabriqué como un homenaje a Laura Acuña. La hice con un motor de guadañadora y tiene frenos de disco. También camina sola y sin necesidad de conductor. Otro de mis inventos es un helicóptero, con el que se pueden vigilar las barras bravas en los estadios, pues está dotado de seis cámaras robóticas; también inventé un auto robótico que permite detectar minas quiebrapatas, el cual presenté al Ministerio de Defensa…”. Y así se podrían seguir enumerando más invenciones de Fabio Hernán, quien tiene como meta poderse entrevistar con el presidente Álvaro Uribe Vélez.

“Yo quiero demostrarle que acá en Colombia estamos en la capacidad de competir contra cualquier carro. Sueño con un auto que funcione sólo con hidrógeno, pero también estoy fabricando unos paneles solares para que alimenten un motor eléctrico, que si bien todavía se quedaría corto para mover un vehículo, al combinarlo con el hidrógeno podría ser una solución”, destaca.

“Dios me dio el don de inventar y crear y de hacer de las cosas ordinarias algo extraordinario. Hay que construir en lugar de destruir. Si seguimos utilizando los combustibles tradicionales, en 70 años las consecuencias para el planeta pueden ser nefastas”, reitera Jorge Hernán, quien fue galardonado en el II Salón de Inventores y Alta Tecnología, celebrado en el Palacio de Exposiciones de Medellín.

“El invento del hidrógeno como combustible, sacado del H2O, tiene descrestado a toda Colombia y parte del mundo. Me siento muy orgulloso y quiero que se den cuenta de que también en Colombia producimos noticias positivas”.

*
Juan Carlos Salgado J. | Elespectador.com

Foto El Espectador