23 de enero de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

El Gobierno subsidia a los ricos: senador Artunduaga

29 de septiembre de 2009
29 de septiembre de 2009

El parlamentario liberal se refirió a manejos del programa gubernamental que ha permitido la desviación de millonarias sumas hacia reconocidas familias políticas de la Costa Caribe Colombiana y del interior del país, además de reinas de belleza y miembros de la farándula, a quienes se les está pagando los favores políticos recibidos por el Gobierno Nacional y que permitieron la primera reelección del Presidente Álvaro Uribe Vélez

Artunduaga Sánchez dejó la siguiente constancia en la plenaria del Senado:

CONSTANCIA:

El programa AGRO INGRESO SEGURO, contenido en la ley 1133 de 2007, nació por iniciativa gubernamental, como una manera de fortalecer al sector frente a la eventualidad de la aprobación del Tratado de Libre Comercio con los Estados Unidos y posteriormente el Gobierno Nacional resolvió implementar la iniciativa con el argumento de proteger a los pequeños agricultores y parceleros del país, arrasando toda la historia jurídica del sector.

Ni siquiera el Ministro de la época, Andrés Felipe Árias, se tomó la molestia de redactar con profundidad, como lo exige la rigurosidad legislativa, una exposición de motivos que sustentara el articulado del proyecto y que explicara las razones verdaderas del ejecutivo al presentar a la consideración del Congreso esta iniciativa.

Sus argumentos, rebatidos insistentemente por los congresistas de la oposición, se centraban en buscar que la política de desarrollo rural se reorientara a potenciar las capacidades del sector para lo cual “propenderá por el ordenamiento productivo del territorio y la empresarización del campo”, mediante subsidios para la compra de tierras, cuya selección y elegibilidad estarían sujetos a la presentación de proyectos productivos por parte de los beneficiarios, que gozarían de la asesoría de los funcionarios del Incoder.

Hoy, la ley obliga al Gobierno a incluir una partida de $500 mil millones de pesos anuales dentro del Presupuesto Nacional para financiar el programa AGRO INGRESO SEGURO, que deberá ser aumentada en las vigencias posteriores con base en el IPC, recursos que serán invertidos en la modernización del sector para nueva tecnología, maquinaria, investigación, infraestructura y mejoramiento del sistema sanitario nacional.

Lamentablemente tres años después de aprobada la ley, nada se ha cumplido; la frontera agropecuaria se ha reducido en más de un diez por ciento en el país y por el contrario la productividad se encuentra estancada y las protestas de distintos sectores de la actividad agropecuaria crecen día a día.

Aunque el ex ministro Árias  y su pupilo actual de la cartera de Agricultura le hacen creer a la opinión nacional que a través del programa AGRO INGRESO SEGURO se está acabando la miseria en el campo, la verdad es que se está fortaleciendo la concentración de la riqueza en unos pocos terratenientes de gran vocación política.

En el nuevo estatuto agropecuario se establece que “sociedades de cualquier índole” reconocidas por el Ministerio de Agricultura como empresas especializadas del sector puedan solicitar adjudicación de baldíos en las zonas de desarrollo empresarial y optar a créditos y beneficios de AGRO INGRESO SEGURO. Cabe preguntar a que se refiere con “sociedades de cualquier índole”, que hoy están compitiendo con gran ventaja frente a comunidades indígenas, las negritudes y los campesinos de bajos recursos que son los verdaderos trabajadores de la tierra y a quienes se les impone todo tipo de talanqueras al momento de aspirar a un crédito o a los famosos auxilios exentos de impuestos como los que se les está otorgando a políticos, reinas de belleza, la farándula  y a sus potenciales electores y simpatizantes con el referendo reeleccionista.

No obstante hoy no nos podemos dar golpes de pecho, pues la situación que se vive en el país con la desviación de este tipo de recursos millonarios, es la consecuencia de la ligereza con que las bancadas oficialistas tratan los temas que propone el Gobierno a la consideración del Congreso.

Llamo la atención a la reflexión, en momentos en que aún no se aprueba de manera definitiva el Presupuesto Nacional para el año 2010, para que se exija mayor estudio de las partidas destinadas al programa AGRO INGRESO SEGURO y sus beneficios lleguen realmente a sectores de la población que trabajan la tierra por el desarrollo y engrandecimiento del sector agropecuario.

El Gobierno debe ordenar la revisión y reconsideración de los subsidios entregados a través de este programa y que se presenten informes sobre las auditorías realizadas en cada una de las partidas asignadas, mientras que los organismos de control deben dedicar sus mayores esfuerzos a clarificar esta vergonzosa manipulación de los recursos nacionales.